LA CRISIS DE LA INDIFERENCIA

IndiferenciaLA CRISIS DE LA INDIFERENCIA

Dejen ustedes de rezar. Dejen de confiar. Y, sobre todo, dejen de esperar. Esta crisis no pasará con actitudes indiferentes y pasivas.

¿Pesimista? No, esta afirmación es positiva. Es optimista: Exige cambios, sí. Pero son cambios posibles.

Esta crisis no es solamente económica, política o jurídica. Es todas esas cosas a la vez. Desempolvando el clásico, mil veces enterrado, mil y una resucitado y siempre vivo análisis marxista, de la pluma de Antonio Gramsci, es una crisis orgánica. Afecta a todos los elementos económicos, sociales, culturales, políticos y jurídicos del constructo humano llamado capitalismo.

Ante tal magnitud, superar la crisis requiere una respuesta coordinada de la mayoría social, la que sufre y paga las consecuencias de la crisis de unos pocos banqueros con recortes sociales y paro. Los banqueros, esa casta oculta, llevan ya más de medio billón de euros en dinero público: Riqueza procedente de los impuestos y recortes de jubilados, autónomas, estudiantes, pequeños y medianos empresarios, trabajadoras… Y también desempleados. Seis millones largos. Aumentando.

Sigamos empleando esa vieja pero rabiosamente actual herramienta de análisis social que es el Marxismo. Lenin, hace un siglo, se planteaba: “¿Qué hacer?”. Lo positivo: Hay solución.

Pero, ¿consiste esa solución en rezar, confiar, esperar…? No. Consiste en abandonar la indiferencia. En reaccionar, en pensar en el origen de la crisis. En ese medio billón de euros que, desde sus bolsillos, han acabado en las cajas de unos pocos banqueros.

Piensen. Piensen ustedes qué harían, y luego actúen junto a quienes compartan sus problemas. ¿Y si los banqueros devolviesen nuestro medio billón de euros? Vayan redactando su carta a los Reyes Magos. Para empezar, ¿qué tal si esos Reyes abdican? Sus camellos color rojo ferrari, su prole zángana y sus trofeos de marfil arrancados a tiros a los elefantes africanos nos resultan inmoralmente caros.

No es posible concluir sin volver a lanzar un importante mensaje a la Ciudadanía, usando de nuevo las palabras del gran luchador por la Libertad que fue el comunista italiano Antonio Gramsci: Instruyámonos porque necesitamos de toda nuestra inteligencia, organicémonos porque necesitamos de toda nuestra fuerza, movilicémonos porque necesitamos de todo nuestro entusiasmo”

Rafa Garzó

Esta entrada fue publicada en Actualidad y Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s