Federico Engels y el Partido

Desde hace algunos años se viene hablando de la crisis de la “política”, de la crisis de los partidos políticos e incluso de la crisis del concepto de representación. Y no es una discusión académica, de universitarios y estudiosos, no. Se puede comprobar como existe un desapego de la ciudadanía a participar en la política (realmente existente, debemos matizar), o a participar sin encuadrarse en partidos o sindicatos (es lo que ocurre en Portugal o en España con los movimientos de indignados, 15M y demás). Un debate, que al dar por finiquitado el modelo clásico de partido, abre un nuevo debate sobre qué o cuál forma de organización es la adecuada al momento en que vivimos.

La entrada de hoy trata de esas cuestiones. Trata de como Marx y Engels también deambularon de unas organizaciones a otras hasta dar con el modelo de partido más interesante para la defensa de los intereses de la clase obrera. Y trata, una vez más, de devolver a Engels parte de la importancia que tuvo en la consecución de organizar a la clase obrera y del respeto que se merece. El trabajo es obra de Elvira Concheiro, investigadora de la UNAM, que se publicó originalmente por la FIM bajo el título de “Engels y el Marxismo”. 

Que os aproveche. A. Olivé

________________________________________

Federico Engels y el Partido

Elvira Concheiro

Durante la centuria que ha transcurrido desde la muerte de Federico Engels, los partidos políticos, especialmente aquellos que de una u otra forma se reconocían o reconocen como partidos de la clase trabajadora, han cumplido todo un ciclo. Fundados en el último tercio del siglo pasado, los partidos obreros vivieron un período -una parte del cual Engels fue testigo directo- de gran crecimiento, vitalidad e influencia, pasando por una crisis de carácter histórico -que produciría una ruptura del movimiento obrero europeo que hasta nuestros días no termina de zanjarse-, hasta arribar a una nueva corriente política identificable por un modelo de partido -el de los comunistas, o el que solía designarse como modelo leninista-, que parece estar en sus momentos terminales. En todo este ciclo, es evidente la influencia de las ideas y experiencias políticas de Engels, en sus más diversas lecturas e interpretaciones.

Los partidos marxistas, actores destacados de la lucha política desarrollada a lo largo del siglo XX, se encuentran en nuestros días ante el imperioso requerimiento de una revisión a fondo de su papel, sus estructuras, sus propios objetivos. El enorme cúmulo de transformaciones sociales y políticas que se han estado operando en el mundo de este fin de siglo nos proporciona ahora condiciones privilegiadas para repensar la experiencia práctica y el aporte teórico que nos ha dejado un pensador y revolucionario tan importante corno Federico Engels.

Es necesario señalar que al intentar esta reflexión sobre el aporte específico de Engels en nuestra temática, nos topamos con la dificultad de que tanto en su experiencia práctica como en su elaboración conceptual este hombre estuvo siempre estrechamente vinculado a Carlos Marx. Como sabemos, a través de una amistad excepcional, la cual ha sido un paradigma en la historia, todo lo que Engels escribió y realizó políticamente (salvo unos cuantos años al principio de la década de los cuarenta del siglo pasado y de la última docena de años que vivió tras la muerte de su amigo) lo hizo al lado de Marx en una mutua colaboración.

Es por esto que resulta difícil intentar un análisis exclusivo de Engels, al menos en la temática del partido político. Sin embargo, después de explicar lo que consideramos fundamental en la concepción y la práctica política de los dos revolucionarios alemanes, aquí hemos de realizar un intento de atender en especial la contribución de Engels.

Otra dificultad que se nos presenta es que la visión dominante del marxismo como un cuerpo doctrinal cerrado, que tanto peso tuvo en nuestro siglo (aunque nunca haya sido la única visión), difundió por todo el mundo, gracias al poder ideológico que le otorgaba el contar con una revolución obrera triunfante, que en materia del partido político las elaboraciones de Marx y Engels no habían sido más que elementos sueltos de una rica experiencia práctica (la Liga de los Comunistas y la Asociación Internacional de Trabajadores), que serían recuperadas, asimiladas y -esto fue lo peor- sistematizadas y completadas por Lenin, en una verdadera teoría del partido, la cual fue encarnada por la organización de los comunistas. A partir de esta idea, los marxistas de este siglo han analizado poco y aprendido menos sobre los conceptos de Marx y Engels acerca del partido, los cuales contienen aspectos centrales de su propuesta teórica y política.

Muchos estudiosos de la obra de los dos revolucionarios alemanes han considerado, además, que el aporte de éstos en la temática del partido no podía ser profuso, dado el escaso desarrollo de la organización partidista, y que muchas de sus formulaciones al respecto son, por tanto, imprecisas o vagas. Los más de cien años de experiencia partidista de los trabajadores de todo el mundo, con muchos rasgos comunes y muchas más diversidades, son un material inigualable para el estudio de los partidos políticos alternativos a los poderes establecidos, con el que no contaron los fundadores del socialismo crítico revolucionario. Pero esta obviedad no implica que su legado sea escaso o irrelevante. Como intentaremos demostrar, el análisis de la obra teórica y práctica de Federico Engels no sólo nos proporciona una gran cantidad de elementos respecto del partido político, sino que éstos son de especial actualidad ahora que la lucha política socialista se enfrenta a una severa crisis y que, por tanto, incursiona en nuevos e inéditos caminos.

¿De qué partido hablamos?

Los partidos políticos existentes hacia mediados del siglo XIX eran formaciones muy incipientes, con escaso desarrollo organizativo y compuestos, en general, por reducidos grupos de personas cuya identidad se limitaba a proyectos sociales y políticos relativamente poco desarrollados y, con frecuencia, vinculados sólo a la función pública y a los asuntos del Estado. Por su parte, las agrupaciones de obreros de la época tendían casi siempre a apoyar a los partidos que expresaban de alguna forma los intereses populares o, en términos más amplios, representaban las posturas más progresistas de entonces. Aunque en la clase trabajadora existía ya una larga historia de formación de círculos revolucionarios, concebidos al margen de la actividad estatal, es decir, ilegales y con una extraordinaria vocación conspirativa, sectores obreros más amplios estaban aún lejos de verse a sí mismos como fuerza independiente y con alternativa propia.

Para que esto último ocurriera habrían de mediar muchas luchas y varias revoluciones. En medio de la convulsión europea de 1848 y ante la incapacidad de otras fuerzas sociales, grandes masas de trabajadores insurrectos realizan una importante experiencia propia y ensayan sus primeros pasos como fuerza política diferenciada del resto[1].

Aunque esto casi no ocurrió todavía a través de agrupaciones claramente estructuradas y organizadas, Engels y Marx extraen valiosas experiencias que confirmaban mucho de lo planteado por ellos en su famoso Manifiesto del Partido Comunista, parecido en el momento mismo en que se abrían las puertas de dicho movimiento.

Después de que fue puesta a prueba por el movimiento revolucionario aquella primera organización partidista en la que Engels y Marx participaron en forma muy destacada (la recién designada como Liga de los Comunistas), ambos arriban, a partir del análisis puntual del desenvolvimiento del proceso revolucionario, a la conclusión de que los partidos de la aristocracia, representantes de los poderes establecidos, tanto como los de la emergente burguesía y pequeña burguesía, se definen esencialmente en torno al Estado y la legalidad de éste, tal como se había mostrado en 1848 en Francia y en 1849 en Alemania. La actividad secreta e ilegal que estos partidos habían ejercido en determinadas circunstancias no los alejaba de una definición central en los términos de la existencia dada del Estado. En cambio, el partido obrero, al que, como hemos dicho, comienza a vérsele en ciertos episodios de esas revoluciones,aprende y actúa de acuerdo con otro patrón,en la medida en que representa,o puede representar,el rompimiento más profundo de lo establecido. De esta manera, el cambio radical que se propone dicho partido es, a la vez, una forma de conocer y de actuar.

La experiencia revolucionaria había mostrado que la independencia del proletariado no está dada en forma natural o automática, ni tampoco en los términos de la difusión de una doctrina. Se requiere la conjunción de medios de conocimiento y de acción política, ya que unos y otros no están definidos de antemano. En esta visión, la independencia del partido obrero no es gremialista, como tampoco un medio para mantener la pureza de algunos postulados doctrinales, sino que es el producto del análisis realizado cuando los intereses de las clases y sus conductas políticas son más nítidas y conocibles: el momento de la crisis, la circunstancia de la revolución.

La valoración del partido como instrumento de la lucha emancipadora de los trabajadores no llevó a Marx y Engels, sin embargo, a la adoración de alguna de las organizaciones partidistas en las que participaban o con las que mantenían relación. Por el contrario, éstas fueron sometidas por ellos al más severo análisis y crítica[2]. De esta forma, mientras la revolución aún estaba en curso, plantearon la reestructuración de la Liga con el objetivo de lograr convertirla en el instrumento capaz de disputar la dirección de los obreros al partido democrático de la pequeña burguesía, es decir, lograr mantener y desplegar la independencia política de los trabajadores. Pero en el momento en el que los autores del Manifiesto llegan a la conclusión de que la revolución ha sido derrotada y que, además, las condiciones de recuperación económica alejaban toda posibilidad de un nuevo ascenso revolucionario, sostienen una áspera lucha contra las tendencias conspirativas y voluntaristas que proliferaron entonces entre sus compañeros de lucha, lo que llevaría a la división de ese partido y, finalmente, a su disolución. Lo mismo sucedería con el intento articulador de las principales fuerzas revolucionarias europeas de la época, que tomó cuerpo en la brevísima Liga Universal de los Comunistas Revolucionarios[3].

Como sabemos, las primeras grandes organizaciones políticas de obreros comienzan a gestarse años después, al calor de una serie de luchas gremiales que desembocarían en la formación, en 1863, de la Asociación Internacional de Trabajadores y, especialmente, después de la primera revolución obrera de la historia emprendida por los comuneros parisinos. Efectivamente, durante la década de los setenta y ochenta del siglo pasado comienza la formación de lo que durante todo el siglo XX, conocimos, propiamente, como partidos obreros.

En la experiencia de la Primera Internacional volvemos a advertir la misma actitud que Engels y Marx habían asumido una década atrás. Tratándose de una organización diferente a las que hasta entonces habían existido, tanto por su alcance como por su composición más abierta y plural que no permite considerarla como un partido, los actores y los conflictos fueron distintos. Sin embargo, tanto en las discusiones con proudhonistas, owenistas y bakuninistas, la postura de Marx y Engels siguió siendo la de luchar, por una parte, para que su propia concepción fuese ganando carta de naturalización dentro de lo que ellos mismos consideraban que era una importante representación de las «fuerzas reales» de los trabajadores europeos y, por la otra, para que la estructura organizativa de la Internacional correspondiera a las necesidades y condiciones de la lucha obrera del momento y que, por tanto, superara en forma definitiva el carácter de las sectas.

En toda la rica experiencia de Engels y Marx, tanto la que extraen de su participación en organizaciones específicas de diverso carácter como aquella de los períodos en los que se mantienen al margen de toda militancia directa en alguna organización, es posible observar la clara diferenciación que realizan los autores del Manifiesto entre dos modalidades, por así decirlas, de partido: por una parte, la que llamaremos «partido en sentido histórico» y, por la otra, el «partido en sentido efímero»[4].

La conceptualización realizada por Engels y Marx sobre el partido político es, en su sentido más estricto, de carácter histórico. Es decir, no existe para ellos un determinado partido para todo tiempo y lugar, como tampoco una determinada teorización universal e inmutable. Por el contrario, los partidos son expresión del movimiento político real y del desarrollo de la elaboración teórica y de la experiencia práctica que se realiza desde una ubicación específica a partir de la que se conoce la realidad social, lo cual, a su vez, la diferencia y le otorga singularidad y carácter de clase.

Para Engels, como veremos, es de particular importancia el rechazo a todo espíritu de conservación de formas de lucha y de normas organizativas concretas de los grupos revolucionarios, las cuales deben estar siempre en directa dependencia de los nuevos y cambiantes requerimientos del movimiento revolucionario. Así, el partido «en sentido efímero» o «episodios en la vida del partido» (en sentido histórico) es aquella estructura organizativa que responde a condiciones políticas precisas, que cambian continuamente conforme  se modifican esas mismas condiciones.

Estas ideas llevaron a Engels a compartir plenamente con Marx la decisión de disolver varios agrupamientos aunque no hubiese otro que los sustituyera de inmediato. De esta forma, tras la derrota de la revolución alemana de 1849, la Liga de los Comunistas fue disuelta; posteriormente, la Asociación Internacional de los Trabajadores, después de un largo período de disputa con los bakuninistas y bajo la derrota de la Comuna de París, también fue disuelta; y respecto al Partido Socialdemócrata Alemán, tardaron bastante en discernir si sería o no el instrumento organizativo adecuado a la lucha de los trabajadores de aquel país.

Con la misma actitud analítica, Marx y Engels prestaron cuidadosa atención a todo elemento en el que se expresara ese «movimiento real» producto de la sociedad moderna, en el que se incubaran los elementos de la superación de todos los «poderes establecidos». De acuerdo a la concepción por ellos fundada, esto es posible en la medida en que se disponga del conocimiento científico para la comprensión de los procesos reales de la sociedad y sus contradicciones, al tiempo que se actúa prácticamente por lograr tal superación. Por tanto, el partido  «en sentido histórico» es entendido como la actividad teórico-política, que con frecuencia requiere de un cauce organizativo preciso aunque cambiante, encaminada a lograr la comprensión de las condiciones realmente existentes que posibilite la emancipación social de los hombres. La crítica teórica y la práctica política son entonces actividades estrecha e ineludiblemente vinculadas, interdependientes, dirigidas a lograr la superación del modo de vida dominante.

De esta forma, El Capital representa para su autor «una victoria científica» y la Comuna de París es «la hazaña más gloriosa […] desde la insurrección de junio en París» de ese partido «en el gran sentido histórico», puesto que, aunque de diversa índole, en ambas obras está contenida esa tendencia histórica anticapitalista y emancipadora que contiene la lucha de los trabajadores.

Las cambiantes situaciones de cada momento y país, que reclaman soluciones distintas respecto a la modalidad partidista, abren todo un campo a la existencia de organizaciones de la más variada índole. Los medios de la lucha política tienden a modificarse en forma incesante. Ahora bien, el contenido de la lucha política misma, en la medida en que busque la superación del estado de cosas, que explore sus capacidades alternativas al capitalismo, va creando los instrumentos organizativos necesarios. Por esto, el «partido en sentido efímero» recoge al partido «en sentido histórico» pero no lo agota. Es decir, las organizaciones específicas pueden proponerse desempeñar un papel relevante en la lucha revolucionaria, e incluso, lograrlo en un determinado momento, pero el movimiento tenderá a generar expresiones que irán más allá de los partidos organizados. La gran tarea de descubrir las condiciones reales de existencia del proletariado, así como el esclarecimiento de sus posibilidades como clase en el marco de un enramado social complejo, rebasan por sí solas el alcance de las organizaciones específicas.

Lo importante, insistimos, no es entonces la actuación de una u otra organización partidista específica, sino la tendencia histórica que se expresa en la lucha política de los trabajadores por la superación del régimen capitalista. En los momentos en que se despliega una auténtica revolución con dicho propósito, el partido «en sentido histórico» y la clase en movimiento efectivamente coinciden y, como se pudo observar a lo largo de las revoluciones del siglo XX, pueden llegar a ser una y la misma cosa.

ENGELS: MILITANTE DE ORGANIZACIONES «EFIMERAS»

Es conocido que Engels, aun antes que Marx, entró pronto en contacto con esas diversas agrupaciones revolucionarias que en términos más o menos definidos expresaban el pensamiento revolucionario de los obreros europeos. En realidad es él quien introducirá Marx al mundo conspirativo-revolucionario y lo entusiasmará para organizar sus propios instrumentos de acción, con los cuales ambos iniciarían una intensa actividad política, en un momento especialmente propicio para ello.

Estando en Londres, a principios de los años cuarenta, Engels entró en relación con el cartismo, al cual denominaría más tarde «el primer partido obrero de nuestra época». Engels entiende que la situación social explica el surgimiento del cartismo, y comienza a sentirse identificado con la lucha que éste representa, aunque todavía considere que su carácter obrero lo aislaba de los sectores cultos. El cartismo, como partido que se deriva del partido democrático, había pasado a ser un verdadero movimiento de los obreros, y es en esa cualidad que Engels lo conoce y, de inmediato, brinda su colaboración a una de las primeras y mejores publicaciones cartistas, el Norther Star, periódico fundado en 1837 y dirigido por George Julian Harney y J. Hobson. Con esa colaboración, Engels adquiere un nuevo compromiso político, ya no con una corriente ideológica, como lo había hecho en Alemania, sino con un verdadero movimiento político-social que involucraba a miles de trabajadores.

Al mismo tiempo, su adhesión a las ideas comunistas, iniciada en Alemania aun antes de su traslado a Inglaterra, llevaría a Engels a mantener contacto y participar en actividades propagandísticas de algunos círculos de trabajadores. Además de la difusión que entonces hiciese de las colonias comunistas norteamericanas y de la de Owen, a través del alemán socialista Mosses Hess, conoce a la Liga de los Justos (organización que Engels definiría como «un brote alemán del comunismo obrero francés»), a la que Hess pertenecía.

Por aquellos años (en septiembre de 1844, para ser precisos) Engels pasa unos días en París con Marx. De aquella primera visita, en la que ambos constatan la identidad de sus concepciones y deciden elaborar un escrito crítico de la corriente filosófica de la que procedían, se inicia, como sabemos, la larga y estrecha colaboración entre los dos revolucionarios alemanes. En su encuentro en Bruselas realizado en la primavera del año siguiente, es cuando, tras la redacción conjunta de la Ideología alemana, esbozan los caminos por donde decidieron avanzar en la construcción de su nuevo planteamiento teórico.

«Estábamos obligados -escribiría Engels mucho después- a razonar científicamente nuestros puntos de vista, pero considerábamos igualmente importante para nosotros ganarnos al proletariado europeo, empezando por el alemán, para nuestra concepción. Apenas llegamos a conclusiones claras para nosotros mismos, pusimos manos a la obra».[5]

En medio de esto y durante sus dos primeros años de colaboración, siguiendo la tradición obrera y jacobina del siglo XVIII, Engels y Marx se abocan a la organización de lo que llamaron Comité de Correspondencia Comunista, el cual les permitióestablecer relaciones con dirigentes de trabajadores de diversos países, aunque principalmente de Alemania, entre quienes buscaban difundir sus nuevas concepciones y llevar a cabo una acción política que superara las tradiciones utópicas.

Es entonces cuando también fundan la Asociación de Obreros Alemanes. Además, en 1846, propician junto a los cartistas la formación de la Sociedad de los Demócratas Fraternos, organización de carácter internacional con sede en Londres, que reunía, además de a los cartistas de izquierda, a varios grupos de demócratas exiliados de diversos países. Es probable que en estas organizaciones estuvieran pensando Marx y Engels cuando en El Manifiesto se refieren al «partido comunista».

Poco antes del estallido de la revolución en Francia, la Liga de los Justicieros había vivido un proceso de reestructuración y debate sobre el carácter de la organización y sus propósitos. En dicho proceso, como sabemos, fueron invitados a colaborar Marx y Engels. A partir de ese momento (que Marx ubica cuando los miembros de la Liga «aceptaron la condición de que se eliminase de los reglamentos todo lo que favorecía a la superstición autoritaria»), los autores del Manifiesto tendrán un papel principal en su condición, dándole una mayor proyección propagandística durante los embates revolucionarios en Alemania con la publicación de La Nueva Gaceta Renana.

Después de la disolución de la Liga, Engels se dedica durante dos décadas casi exclusivamente a sus estudios y a la dirección de la empresa de su padre, con lo cual pudo ayudar económicamente a Marx, quien redactaba en ese tiempo el primer tomo de su más importante obra, El Capital.

Es por ello que Engels no se incorpora a la Asociación Internacional de Trabajadores sino hasta 1870, cuando se traslada de Manchester a Londres, aunque se había mantenido siempre al tanto de los asuntos de ésta a través de la intensa correspondencia que mantenía con Marx. Durante los dos últimos años de existencia de la Internacional, Engels fue miembro de su Consejo General con el cargo de secretario, primero para Bélgica y, después, para España e Italia, países estos últimos donde la fuerza adquirida por los bakuninistas representaba, entonces, un serio riesgo para la dirección encabezada por Marx. La actuación de Engels fue, por tanto, decisiva en la Historia del último período de vida de la Internacional.

Su activa participación en el debate sobre algunos planteamientos de Bakunin, tales como la abstención en la lucha política y la posibilidad de abolir el Estado, así como en la elaboración (junto a Marx) de los principales documentos oficiales del Consejo General sobre la disputa con el revolucionario ruso y sus seguidores, llevó a Engels a tener una intensa comunicación con miembros de la Internacional de diversos países, la cual mantuvo y desarrolló, una vez disuelta esa agrupación, con el objetivo de apoyar la construcción de partidos políticos, lo que ocurrió en la mayor parte de los países europeos y en algunos de América (de manera destacada en los Estados Unidos) durante los años setenta y ochenta.

De especial interés resulta la actitud mantenida por el revolucionario alemán en este proceso en el que surgen los partidos obreros. Para Engels, lo principal es descubrir las peculiaridades de cada país, de tal forma que nunca se trasladaran mecánicamente experiencias, solamente adecuadas a las circunstancias precisas de determinados lugares, a naciones donde había la exigencia de soluciones originales. De esta forma, Engels promovió en los casos de Francia y Alemania, dada la maduración de la lucha obrera en esos países, una mayor precisión en sus programas políticos y la diferenciación orgánica de quienes representaban la postura más avanzada e independiente de los trabajadores, respecto de otras posiciones obreras (de los lasallistas alemanes, de los reformistas franceses, de los anarquistas).

«El desarrollo del proletariado -escribía Engels a Bebel, refiriéndose a la división ocurrida en Francia con los posibilistas- se realiza en todas partes en medio de luchas internas y Francia, que está formando ahora por primera vez un partido obrero, no hace excepción. En Alemania hemos superado la primera etapa de la lucha interna y nos esperan otras fases. La unidad es algo muy bueno mientras sea posible, pero hay cosas más elevadas que la unidad.»[6]

En cambio, en otros casos, como los de Inglaterra y Estados Unidos, para Engels carecía de especial relevancia la precisión teórica o programática, puesto que el nivel de la lucha obrera ponía en primer plano la creación de su organización autónoma, lo más amplia y unitaria posible.

«Nuestra teoría es una teoría de desarrollo, no un dogma a aprender de memoria y a repetir mecánicamente. Cuanto menos se les machaque a los norteamericanos desde afuera cuanto más la pongan a prueba con su propia experiencia -con ayuda de los alemanes- tanto más profundamente se incorporará a su carne y su sangre. Cuando nosotros volvimos a Alemania en la primavera de 1848, nos unimos al Partido Democrático por ser éste el único medio posible de llegar a la clase obrera; fuimos el ala más avanzada de ese partido, pero al fin y al cabo un ala. Cuando Marx fundó la Internacional, redactó las reglas generales de manera que pudieran ingresar todos los socialistas obreros de esa época: proudhonistas, lerrouxistas e incluso el sector más avanzado de las trade unions inglesas; y fue gracias a esa amplitud que la Internacional llegó a ser lo que fue; fue el medio para disolver y absorber gradualmente a todas esas sectas secundarias, con excepción de los anarquistas, cuya repentina aparición en varios países no fue sino el efecto de la violenta reacción burguesa que sucedió a la Comuna y que por eso podíamos dejar que se marchitasen solos, como ocurrió. Si de 1864 a 1883 hubiésemos insistido en trabajar sólo con quienes adoptaban ampliamente nuestra plataforma, ¿dónde estaríamos hoy? Creo que toda nuestra experiencia ha mostrado que es posible trabajar junto con el movimiento general de la clase obrera en cada una de sus etapas sin ceder u ocultar nuestra propia posición e incluso nuestra organización, y temo que si los germanoamericanos eligen una línea distinta cometerán un grave error.»[7]

Respecto a Rusia, país en el que ya entonces se esperaba una inminente revolución contra el zarismo, es decir, se acercaba «a su 1789» y, ello obligaba a que también la alternativa organizativa fuera original, Engels decía que era «uno de esos casos excepcionales en que a un puñado de gente le es posible hacer una revolución, es decir, hacer que con un pequeño empujón se derrumbe todo un sistema que (para emplear la metáfora de Plejánov) está en un equilibrio más que inestable, liberando, así, de un golpe, en sí insignificante, fuerzas explosivas incontrolables. Porque si alguna vez el blanquismo -la fantasía de revolucionar toda una sociedad por acción de una pequeña conspiración- ha tenido alguna justificación es, por cierto, en el caso de Petersburgo».[8]

De esta forma, con la lúcida idea de no apartarse de la divisa de «representar el movimiento del futuro en el movimiento del presente», Engels buscó contribuir a la formación del instrumento necesario, de acuerdo a las circunstancias políticas y sociales dadas, combatiendo toda rigidez en la estructura y el carácter de los partidos emergentes, pese a lo cual la idea de un «modelo de partido» fue abriéndose camino.

ENGELS: COFUNDADOR DEL PARTIDO «EN SENTIDO HISTÓRICO»

Como hemos señalado, no podemos entender el concepto de partido en Engels más que en su historicidad concreta, es decir, que no existe en sí mismo, que no es una generalización abstracta, sino parte de la conceptualización de un movimiento concreto, realmente existente y circunscrito en su momento histórico; movimiento real en el que Engels participa y se desenvuelve.

Aún con la «huella de la filosofía clásica alemana», es decir, bajo la influencia política de la izquierda hegeliana y la concepción del materialismo feuerbachiano, el encuentro de Engels con la realidad industrial de Inglaterra producirá en él una rápida transformación de su visión de la sociedad. Con tan sólo veintidós años de edad, el joven alemán introduce en el análisis de la realidad de la clase obrera inglesa y descubre, por así decirlo, el capitalismo.

Se trata no sólo de la Inglaterra posterior a la reforma de 1832, que la hacía el país de mayor desarrollo político de Europa, con libertad de prensa, de reunión y de asociación, derechos prácticamente desconocidos en el continente, sino también de una Inglaterra que vivía ya sus primeras convulsiones sociales, producto de los efectos de la revolución industrial, en la que aparecía un nuevo actor: el proletariado industrial. Unos meses antes de la llegada de Engels a Manchester, ocurrida a fines de 1842, se había producido un gran movimiento huelguístico en las principales ciudades industriales inglesas, lo cual generó algunos brotes insurreccionales. Es el momento en que el cartismo rompe con aquellos sectores de la burguesía con los que había lanzado años antes la iniciativa de la Carta del Pueblo, convirtiéndose, como lo señala Engels, en «un movimiento exclusivamente obrero».

Impactado por el desarrollo capitalista de Inglaterra y, particularmente, por las enormes desigualdades sociales que éste había producido, Engels escribe muchos artículos periodísticos acerca de las condiciones de vida de los obreros, así como sobre la vida política de aquel país. Las relaciones que pronto establece con esa izquierda obrera del cartismo y con los owenistas le permiten percatarse en forma directa del mundo proletario que le rodea y conocer al comunismo como corriente política y no filosófica, como ocurría en Alemania, reafirmando su adhesión a éste.

En mayo de 1843 Engels escribe:

«Sabido es que, en Inglaterra, los partidos se identifican con los escalones sociales y las clases; que los tories son idénticos a la nobleza y a la beata y rígidamente ortodoxa fracción de la alta iglesia, mientras que los wights se reclutan entre los fabricantes, comerciantes y dissenters y, en general, entre la alta clase media, la baja clase media, los llamados “radicales” y el cartismo, por último encuentra su fuerza entre los trabajadores, entre los proletarios […l. El socialismo no forma un partido político cerrado, pero se recluta, generalmente, entre la baja clase media y los proletarios.»[9]

En aquel primer momento, Engels se sorprende de la realidad inglesa. Aún está convencido entonces de que los intereses materiales no aparecen nunca como afines independientes y orientadores», sino que «sirven siempre consciente o inconscientemente, a un principio, que es el que guía los hilos del progreso histórico»[10]. Por ello se limita a constatar esa realidad como un hecho peculiar de Inglaterra y como motivo del «atraso» espiritual de la sociedad inglesa, con respecto al continente y, especialmente, a Alemania. De esto, Engels concluye que la revolución que se incuba entre los ingleses no tendrá un carácter político, sino social.

No obstante, y aún bajo esa óptica, Engels hace una aguda descripción de los partidos políticos ingleses, la cual, años más tarde, valoraría como decisiva en su proceso personal de evolución intelectual y consideraría significativa en la nueva concepción que elaboraría al lado de Marx.

En 1885, Engels escribe al respecto:

«Viviendo en Manchester, me había yo dado de narices con el hecho de que los fenómenos económicos, a los que hasta allí los historiadores no habían dado ninguna importancia, o sólo una importancia muy secundaria, son, por lo menos en el mundo moderno, una fuerza histórica decisiva; vi que esos fenómenos son la base sobre la que nacen los antagonismos de clase actuales y que esos antagonismos de clase, en los países en que se hallan plenamente desarrollados gracias a la gran industria y, por tanto, principalmente en Inglaterra, constituyen a su vez la base para la formación de los partidos políticos, para las luchas de los partidos y, por consiguiente, para toda la historia política.»[11]

Simultáneamente, Engels se adentra al estudio de la clase obrera inglesa, tan diferente al artesanado alemán que él conoce. En su extenso escrito La situación de la clase obrera en Inglaterra, analiza los cambios operados en la producción material con la introducción de la gran maquinaria en la industria, cuyo primer producto es, precisamente, la clase obrera industrial. Cierto es que todavía reducirá su análisis al identificar a esta clase simplemente con los sectores pobres de la sociedad, lo cual a partir del empirismo que marca a esa que es su primera obra importante respondía a las condiciones reales del proletariado inglés.

La minuciosa descripción que hace Engels de la vida obrera, de sus condiciones de trabajo, de sus primeras luchas y perspectivas, lo lleva a descubrir las potencialidades revolucionarias de la clase obrera. En su acuciosa observación, Engels encuentra a los proletarios como «una clase aparte, con sus propios intereses y principios y con una concepción del mundo propia, que los distingue de todos los poseedores» y en los que palpita «la clara conciencia de que en ellos reside la verdadera fuerza y el futuro de la nación».[12]

A partir de una concepción del comunismo vinculada a la causa más general de la emancipación humana, Engels considera que el antagonismo del proletariado con la burguesía, esa «guerra totalmente abierta y directa de los pobres contra los ricos, que en Inglaterra es ya inevitable», es «legítima en su significación histórica para el presente, pero limitada en una perspectiva de futuro, dado que genera una reacción violenta de los obreros contra la burguesía en tanto individuos. A ningún comunista -agrega- «se le ocurre pretender tomar venganza sobre este otro individuo, ni mucho menos que tal o cual burgués, en las condiciones existentes, podría obrar de otro modo que como lo hace».

«Y puesto que el comunismo está por encima del antagonismo entre el proletariado y la burguesía, ello abrirá, evidentemente, el camino para que la parte mejor de la burguesía-que es, sin embargo, aterradoramente reducida en número y que sólo podrá reclutarse entre la gente joven- pueda pasar más fácilmente al campo del comunismo que al del cartismo, por el carácter exclusivamente proletario de éste.»[13]

Años más tarde, Engels escribió al respecto de esta idea: «En abstracto, esta afirmación es acertada, pero en la práctica es totalmente inútil e incluso algo peor. Mientras las clases poseedoras, lejos de sentir la más leve necesidad de liberarse ellas mismas, se opongan con todas sus fuerzas a la propia liberación de la clase obrera, ésta se verá obligada a iniciar y llevar a cabo ella sola la transformación social.»[14]

Como ya hemos señalado, en el período en que Engels se encuentra realizando el estudio de la clase obrera inglesa se produce su encuentro con Marx. A partir de ese momento y a lo largo de cuatro décadas, desarrollará su trabajo intelectual y político al lado de su colega alemán. No es propósito de este trabajo el estudio específico de lo que Engels aportó, en diversos campos, a la formulación de la nueva concepción que ambos realizaron, ni aquilatar la importancia de dichos aportes. Bástenos  señalar, por tanto, que pese a las imprecisiones que aún pudiera contener, la obra del joven Engels resultó de especial importancia en la construcción de lo que hemos denominado el partido «en sentido histórico», específicamente en lo referente a tres aspectos que aquí nos interesan en especial: 1) la conceptualización del proletariado como una clase específica del capitalismo, con intereses definidos pero de proyección universal; 2) el análisis de los partidos políticos como expresión de intereses materiales que se confrontan en la sociedad, y 3)el reconocimiento de la capacidad propia de los trabajadores para organizarse y actuar con el fin de superar el orden social prevaleciente.

Desde diversas organizaciones políticas, desde las páginas de la prensa de su época, desde las barricadas alemanas en la revolución de 1849, en su apoyo a la Comuna de París y, después, a los comuneros en el exilio, desde su correspondencia con tantos políticos revolucionarios, en sus polémicas obras de difusión del socialismo que junto a Marx fundara, en su incansable esfuerzo por editar y concluir el más importante trabajo de su amigo y compañero, en suma, en prácticamente toda su obra y desde donde pudiera, Engels luchó sin tregua en favor de ese partido «en el gran sentido histórico».

ENGELS: FUNDADOR DEL «MARXISMO» Y FIGURA DE LOS «PARTIDOS MARXISTAS»

Con el desarrollo democrático, los partidos, incluidos los partidos obreros, se convirtieron en estructuras incorporadas a los sistemas políticos, formaciones en las que se apoyó el desarrollo parlamentario, lo que exigió entonces su consolidación como agrupamientos más estables e institucionalizados. A la par, la experiencia y la concepción de Marx y Engels fueron adquiriendo carta de naturalización dentro de los agrupamientos de los obreros socialistas, dando lugar paulatinamente a la confluencia del que podemos denominar «partido de la praxis revolucionaria», que vendría siendo un componente del «partido en sentido histórico», con el partido de una organicidad y tiempos determinados, o «partido efímero». Es decir, estamos hablando de la aparición de los partidos marxistas.

Varios son los trabajos que han abordado ya el origen y desarrollo de la corriente de pensamiento y acción política que en sus variadas expresiones se autodenominó marxismo. Aquí, por tanto, sólo recordaremos que Engels participó en forma directa en los primeros momentos de ese proceso.

Por una parte, la preocupación de Engels de dar a conocer, entre los actores políticos de los trabajadores de su época, el nuevo planteamiento teórico y, en particular, la obra científica de Marx lo llevó a incursionar por el pantanoso camino de la divulgación. Así, pese a su convicción de que el pensamiento de ambos revolucionarios alemanes no podía ser entendido en forma cerrada y dogmática, en ocasiones Engels incurre (con la colaboración de Marx) en una sistematización doctrinal de la teoría, la que, en una situación para ellos novedosa, sería fácilmente aprehendida de manera simplificadora.

De esta forma, por ejemplo, el escrito conocido como Anti Dühring (hecho a solicitud de los dirigentes del Partido Socialdemócrata Alemán para responder a un profesor que alardeaba con poseer un sistema socialista completo, total), se convirtió pronto en un verdadero manual partidista. La preocupación de Engels (compartida por Marx) de dar a su polémica una forma sencilla y accesible fue recibida por quienes estaban al frente del partido como un valioso instrumento que completaba a lo que ya apuntaba a ser una poderosa maquinaria partidista.

El partido alemán estaba en un momento en el que comenzaba a requerir fuertes elementos ideológicos cohesionadores, en la medida en que el partido se había convertido en sinónimo de conciencia del ser obrero, es decir, la organización en concreto pronto había ido más allá de su carácter de instrumento de la lucha proletaria, para constituirse en instancia de autorreconocimento de la clase de los obreros. Esto llevó de inmediato a requerir una visión global del mundo y de la consecuente sociedad futura por la que se luchaba. Además, ante la valoración de la ciencia como factor de progreso que se abría paso en aquella época, el conocimiento que representaba el marxismo  era el arma que requería el partido: una teoría social científica que se ponía a su servicio.

Por otra parte, es conocido el hecho de que, desde el momento de la muerte de Marx, ocurrida en 1883, Engels decide propagar que el nuevo pensamiento social que ellos expresaban había tenido un autor principal: Carlos Marx. Con razón o no, durante la docena de años que sobrevivió a su amigo, Engels insistió en que el papel que había jugado él había sido secundario o, cuando mucho, complementario.

Vale la pena, aquí, recordar que en una nota a pie de página de su trabajo Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana, escrito en 1886, refiriéndose a la corriente que «va asociada al nombre de Marx)), Engels aclara:

«Últimamente, se ha aludido con insistencia a mi participación en esta teoría; no puedo, pues, por menos de decir aquí algunas palabras para poner en claro este punto. Que antes y durante los cuarenta años de mi colaboración con Marx tuve una cierta parte independiente en la fundamentación, y sobre todo, en la elaboración de la teoría, es cosa que ni yo mismo puedo negar. Pero la parte más considerable de las principales ideas directrices, particularmente en el terreno económico e histórico, y en especial su formulación nítida y definitiva, corresponden a Marx. Lo que yo aporté -si se exceptúa, todo lo más, dos o tres ramas especiales- pudo aportarlo también Marx aun sin mí. En cambio, yo no hubiera conseguido jamás lo que Marx alcanzó. Marx tenía más talla, veía más lejos, atalayaba más y con mayor rapidez que todos nosotros juntos. Marx era un genio; los demás, a lo sumo, hombres de talento. Sin él la teoría no sería hoy, ni con mucho, lo que es. Por eso ostenta legítimamente su nombre»[15]Con ello, Engels, el único autorizado entonces para hacerlo, bautizaba la teoría que durante cuatro décadas había trabajado con Marx.

Como se sabe, Engels dedica sus últimos años a realizar algunos trabajos suyos y, principalmente, a preparar para su publicación la obra inconclusa de su amigo. Sin embargo, con mucha frecuencia dirigentes socialistas de las más diversas nacionalidades buscan en él consejo y apoyo en sus tareas políticas.

Al poco tiempo de desaparecida la Asociación Internacional de Trabajadores y ante la insistencia de algunos de sus compañeros de crear una nueva agrupación con ese carácter, Engels había  considerado que las condiciones que se vivían en ese momento, tras la derrota de la Comuna y la ola reaccionaria que ello desató en toda Europa, no lo hacían posible, pero también les había expresado su convicción de que «la próxima Internacional –después de que los escritos de Marx hayan ejercido influencia durante algunos años será directamente comunista y proclamará nuestros principios…».[16] Como se sabe, en el año 1889, en París, se reunirían los partidos obreros que, para entonces, ya se decían seguidores de la obra teórica y política de Marx y que, continuamente, solían buscar asesoría en el viejo Engels, quien disfrutaba de un reconocido prestigio en todos los medios revolucionarios de finales del siglo pasado.

La Segunda Internacional, como fue después conocida, representaría la organización propia de un nuevo momento en el que se despliega la lucha de la clase obrera europea y norteamericana. Engels apenas alcanzaría a ver los primeros logros de su etapa de construcción. Satisfecho por ser testigo viviente de acontecimientos que entendía corno fruto directo de la lucha que, a lo largo de todas sus vidas, habían dado él y Marx, se congratula con cada uno de los avances, grandes o pequeños y, sobre todo, con los de sus colegas alemanes. Sin embargo, fiel al contenido esencialmente crítico de su pensamiento, en la cuestión del partido Engels no deja de preocuparse por mantener el análisis específico de cada situación nacional y evitar caer en una concepción del marxismo despojado de su historicidad concreta.

Hombre que resume en forma extraordinaria lo más avanzado de su época, Engels nos obliga a pensar en la complejidad de cada momento histórico y, ante ello, a crear las alternativas adecuadas que hagan posible la transformación revolucionaria de la sociedad. Ante las tareas transformadoras de hoy, el análisis concreto, como siempre, permite descubrir lo nuevo por donde deben discurrir las actuales fuerzas del cambio.

En estos últimos cien años, muchas de las creaciones de la lucha de los trabajadores se fueron consolidando, otras se modificaron, otras más han llegado a su fin. Así, la mayor parte de los partidos políticos obreros, que fueron cada vez más espacios de identidad ideológica de las diversas corrientes de pensamiento y acción socialistas, las cuales se fueron confrontando, separando y dividiendo, como producto de la propia lucha política, siguieron, primero el «modelo» de partido que representó la socialdemocracia alemana hacia fines del siglo XIX y principios de éste y, después, el otro «modelo» diseñado a partir de la experiencia del partido bolchevique que había encabezado la revolución rusa de octubre de 1917 y pasó a ser el constructor de un nuevo Estado.

Desde hace ya algunas décadas, esa compleja estructura partidista mundial a que dio lugar la corriente comunista, creada a partir de este último «modelo de partido, reclamaba profundas transformaciones y venía siendo cuestionado por algunos de sus propios integrantes, discutiéndose sus principios organizativos, su carácter e, incluso, su razón de ser. Hoy, varios de esos partidos han desaparecido, otros se transformaron radicalmente dando lugar a nuevas formas de organización por completo diferentes.

La debacle de los países del llamado «socialismo real» ha cerrado definitivamente un ciclo de las luchas por la transformación del capitalismo. De inmediato, las fuerzas  de la conservación se unieron para declarar como inviable todo proyecto alternativo. Sin embargo, la necia realidad de nuestras sociedades, con toda su diversidad y creatividad, hace presente, a través de las formas más inesperadas, la emergencia, en todas partes, de ese partido «en el gran sentido histórico». Las formas «efímeras» en que busca expresarse –no debemos olvidarlo- no son más que eso: maneras concretas de organización que no pueden ser las mismas para todo lugar y tiempo.

Las crisis, decía el marxista boliviano René Zavaleta, trastocan todo, pero permiten conocer las cosas tal como son en realidad. Esa es la posibilidad que hoy tenemos.

NOTAS


[1] Refiriéndose a la insurrección obrera del 25 de junio de 1848 en París, Engels escribiría, años después, que se había tratado de la “primera gran batalla por el poder” entre la burguesía y el proletariado. Cf. Engels, F. Introducción a las luchas de clases en Francia, en Obras escogidas, tomo I. Ed. en Lenguas Extranjeras, Moscú, p. 116

[2] En relación a la actuación de la Liga de los Comunistas en la revolución europea de 1848-1849, tiene especial relevancia el Mensaje del Comité Central a La Liga de los Comunistas, escrito en marzo de 1850 por Marx y Engels.

[3] Constituida en la primavera de 1850, como resultado de los vínculos establecidos entre el Comité Central de la La Liga de los Comunistas (a la cabeza del cual se hallaba Marx) y la Sociedad Republicana Central (“el verdadero partido proletario”, que tenía por jefe a Blanqui, quien lo había fundado en 1848) y los Demócratas Fraternos (dirigida entonces por el cartista Julian Harney), la Liga Universal fue disuelta por Marx, Engels y Harney, tras la división entre alemanes y el conflicto que ello provocó con los blanquistas, en octubre del mismo año.

[4] Los términos los hemos adoptado de la carta de Marx al poeta alemán Ferdinand Freiligrath, del 29 de febrero de 1860. Ante el equívoco que se había producido entre ellos, por una carta anterior de Marx en que quería involucrar a su amigo en la respuesta a Karl Vogt (demostrando la falsedad de la acusación de éste sobre la supuesta participación de Marx en la preparación de complots revolucionarios y en la dirección de diversas sociedades secretas. Cf. Marx, K. El señor Vogt, Ed. Juan Pablos, México, 1977). Freiligrath había respondido a Marx que ya no mantenía, desde la disolución de la Liga, nexo alguno con el partido. A ello, Marx respondió: “Te hago notar, ante todo, que desde noviembre de 1852, cuando a propuesta mía la Liga fue disuelta, nunca más pertenecí ni pertenezco a ninguna asociación, secreta o abierta, y, por consiguiente, hace ya ocho años que en este sentido, totalmente efímero, de la palabra, el partido dejó de existir para mí […]. Recuerdas que recibí de los dirigentes de la Liga Comunista de Nueva York una carta en la que me pedían reorganizar la antigua Liga. Tardé un año en contestarles y finalmente les dije que desde 1852 no estoy ligado a ninguna organización y tengo el conocimiento profundo de que mi trabajo teórico es mucho más beneficioso para la clase obrera que la participación en organizaciones cuyo tiempo ha pasado en el continente […]. Si tú eres poeta, yo soy crítico, y la verdad sea dicha, me basta con la experiencia de 1850-1852. La Liga, lo mismo que la Sociedad de Estaciones y que centenares de otras sociedades, son sólo episodios en la historia del partido que nace espontáneamente, por doquier, del suelo de la sociedad moderna”. Y concluía: “Yo me he esforzado por disipar el equívoco de que por “partido” entendía la Liga, cuya existencia terminó hace ocho años, o la redacción de diario, que dejó de salir hace doce años. Por partido yo entendía el partido en el gran sentido histórico del término”. Cf. Marx a Ferdinand Freiligrath, del 29 de febrero de 1860, en Marx, K. y Engels, F. Collected Works, vol. 41, Ed. International Publishers, N. York, 1985, pp. 81-87

[5] Engels, F. Contribución a la historia de la Liga de los Comunistas, en Obras escogidas, en dos tomos tomo II. Ed. en Lenguas Extranjeras, Moscú, p. 364

[6] Engels, F. Carta a Bebel, de 28 de octubre de 1882, en Carlos Marx-Federico Engels. Correspondencia, tomo 3, Ed. de Cultura Popular, México, 1972, p.82

[7] Engels, F. Carta a Florence Kelly Wischnewetsky, de 27 de enero de 1887, en op. cit., p. 142

[8] Engels, F. Carta a Vera Zasúlich, 23 de abril de 1885, en op. cit., p. 122

[9] Engels, F. Cartas desde Londres,  en Escritos de Juventud, Ed. FCE, México, 1981, p. 133

[10] Engels, F. Cartas desde Inglaterra, en op. cit., p. 119

[11] Engels, F. Contribución a la historia de la Liga de los Comunistas, en op. cit., p. 362

[12] Engels, F. La situación de la clase obrera en Inglaterra, en Escritos de Juventud, op. cit., p. 530

[13] Ibídem

[14] Engels, F. Prefacio, en La situación de la clase obrera en Inglaterra, op. cit., p. 536

[15] Engels, F. Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana, en Obras Escogidas, tomo II,  op. cit., p. 407

[16] Engels, F. Carta a Sorge, 12 de septiembre de 1874, en Correspondencia de  Marx y Engels,  tomo 2, Ed. de Cultura Popular, México, 1972, p. 209

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Temas marxistas y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s