La permanencia de la acumulación primitiva: fetichismo de la mercancía y constitución social

akkumulat procVamos con nuestra propuesta para el fin de semana, con la Ursprüngliche Akkumulation. ¿Qué es eso? Pues uno de esos conceptos importantes en el marxismo. Desarrollado por Marx en los capítulos XXIV y XXV del primer volumen de El Capital, es lo que conocemos por acumulación originaria, acumulación previa o acumulación primitiva y que viene a ser en  la Economía política el pecado original en la teología. Un acto extremo de pura violencia (ver El gran olvido del sr. Peel).

En este trabajo, Werner Bonefeld sostiene que la acumulación primitiva no se restringe al período de transición entre modos de producción que culminó con la emergencia del capitalismo, sino que también debe entendérsela como el fundamento de las relaciones sociales capitalistas y, por ende, de la constitución de la sociedad a través de la cual subsiste la explotación del trabajo. Esperamos que os resulte interesante…

Un saludo. A, Olivé

________________________________________________________________

La permanencia de la acumulación primitiva: fetichismo de la mercancía y constitución social 1

Werner Bonefeld 2

 

Introducción

En el transcurso de la década pasada, se han incrementado la trata de mujeres y niños, la prostitución y la esclavitud. Los dueños de la fuerza de trabajo no sólo se enfrentan con nuevas formas de explotación (cf. Caffentzis, 1999). También se los transforma en un recurso vendible con el que se opera y se comercia –incluso se producen bebés para exportación (Federici, 1997). Algunos comentaristas han sugerido que asistimos a una nueva emergencia de condiciones de acumulación primitiva (cf. entre otros: Dalla Costa, 1995a, 1995b). Estos trabajos muestran con claridad que la explicación de Marx, según la cual, “No pocos capitales que ingresan actualmente a Estados Unidos sin partida de nacimiento, son sangre de niños recién ayer capitalizada en Inglaterra (2008: 945)” se mantiene vigente como una poderosa crítica de la situación actual.

Este ensayo sostiene que la acumulación primitiva no sólo describe el período de transición que llevó a la emergencia del capitalismo. La acumulación primitiva es, de hecho, la base de las relaciones sociales capitalistas y por ende de la constitución de la sociedad a través de la cual subsiste la explotación del trabajo. En otras palabras, los desarrollos contemporáneos de la acumulación primitiva no son casuales. El argumento, entonces, es que la acumulación primitiva se reproduce constantemente, ya sea en términos de la renovada separación de nuevas poblaciones de los medios de producción y subsistencia, o en términos de la reproducción de la relación salarial dentro de las relaciones “establecidas” del capital. La primera busca poner nuevos trabajadores bajo las órdenes del capital, mientras que la última intenta contenerlos como recursos humanos a ser explotados: el denominado factor humano de la producción. Las relaciones sociales capitalistas descansan en el divorcio de las masas de población de los medios de producción. Este divorcio fue resultado de la acumulación primitiva y es el supuesto sobre el cual descansa la explotación capitalista. La acumulación primitiva es, entonces, un elemento necesario del capitalismo. O mejor: es el supuesto del capital y el resultado de su reproducción. En pocas palabras, la acumulación primitiva es la constitución de la sociedad y de las relaciones capitalistas.

Acumulación primitiva y capital

Dentro de la tradición marxista, la acumulación primitiva se ve habitualmente como la prehistoria del capitalismo, que se desarrolló a partir de ella. Una vez que aquel se hubo establecido, la acumulación primitiva –una historia de sangre y fuego en que las ovejas desplazaron a los humanos cuando los campos fueron despejados– simplemente se reduce a historia. Aquella, entonces, se ve como un período histórico de transición desde relaciones sociales pre-capitalistas hacia otras de tipo capitalista. El carácter temporal, específico y sistemático de la acumulación primitiva se refiere al “despejamiento de las fincas*, que es la separación del trabajo de sus condiciones naturales y de los medios de producción. Los escritos marxistas sobre el imperialismo, especialmente Luxemburgo (1968), reconocen de modo implícito que “el capitalismo propiamente dicho” en los centros imperialistas, depende para su reproducción ampliada de la subyugación de nuevas poblaciones a las relaciones de intercambio capitalista. Luxemburgo, aunque sin negar la visión convencional de la acumulación primitiva como un período distintivo en el despuntar del capitalismo, aceptó sin embargo la coincidencia entre las relaciones capitalistas constituidas y la acumulación primitiva. No obstante, es importante destacar que la acumulación primitiva no era vista por Luxemburgo como “acumulación originaria” sino, más bien, como una consecuencia de la lógica contradictoria del capitalismo en lo concerniente a la realización del valor, extraído al trabajador, en la forma de ganancia: la acumulación del capital necesitaba de la apertura de nuevos mercados donde poder realizar la plusvalía extraída mediante el intercambio. Desde este punto de vista, entonces, la acumulación primitiva deriva de la lógica contradictoria de la acumulación y su crisis. Así fue posible para Luxemburgo aceptar la perspectiva de la acumulación primitiva como marca del período de transición hacia el capitalismo y proponer, al menos como implicancia, que la misma es un aspecto del carácter plagado de crisis de la acumulación capitalista. Amin, quien escribe en los ‘70, enfoca bien esta cuestión:

Estos mecanismos [de acumulación primitiva] no se ubican, entonces, sólo en la prehistoria del capitalismo; son también contemporáneos. Son estas formas renovadas pero persistentes de la acumulación primitiva en beneficio del centro, las que constituyen el objeto de la teoría de la acumulación en escala mundial (Amin: 1975, 11-12) 3.

Entender la acumulación primitiva como un mero período de transición no permite ver que el divorcio entre los medios de producción y el trabajo no es sólo la premisa histórica de las relaciones capitalistas sino, de un modo importante, la condición y el supuesto de la explotación capitalista del trabajo. Como dice Marxel intercambio de trabajo por trabajo – aparentemente la condición de la propiedad del trabajo– descansa sobre la carencia de propiedad por parte del trabajador en cuanto base del trabajo” [destacados en el original] (2009: 479). Las relaciones sociales capitalistas se fundan en la separación del trabajo de los medios de producción, y esto entraña que la acumulación capitalista en sí descanse en el divorcio continuamente reproducido entre el trabajo y sus medios. En suma, la separación del poder deliberadamente productivo del ser humano de sus medios es constitutivo del fetichismo de la forma mercantil. La sección que sigue se centra en esta cuestión.

Acumulación primitiva y constitución de la sociedad

La crítica de Marx a la economía política dejó en claro que el “capital” no es una “cosa” y que el punto de vista del capital y del trabajo asalariado es el mismo (cf. Marx, 2006c, capítulo 48). El capital no es una cosa porque es una relación social definida y el punto de vista del capital y del trabajo asalariado es el mismo porque ambos son formas pervertidas de la reproducción social (cf. Marx, 1972: 491; 2006c). Para Marx, cada una de estas “formas”, incluso la forma más simple como, por ejemplo, la mercancía, “es ya una inversión y hace que las relaciones entre los sujetos aparezcan como atributos de las cosas” (Marx, 1972: 508) o, más enfáticamente, cada una de estas formas es una “forma pervertida” (Marx, 1962: 90). 4 La perversión más desarrollada, el fetiche constituido de la sociedad capitalista, es la relación del capital consigo mismo, de una cosa consigo misma (cf. Marx, 1972: 515). La expresión extrema de esta perversión es el capital que devenga interés: la forma “más enajenada y fetichista” del capital (Marx, 2006b: 499). ¿Y el “salario”, la característica definitiva del trabajo asalariado? Para Marx, la expresión “salario del trabajo o precio del trabajo” es una expresión que resulta “tan irracional como plantear un logaritmo amarillo” (2006c: 1042). Lo que necesita ser explicado, entonces, no es la relación entre el capital y el trabajo asalariado en su sentido más directo e inmediato sino, más bien, la constitución de la sociedad en la que se funda esta relación y a través de la cual subsiste. En otras palabras, lo que necesita ser explicado es por qué la práctica productiva humana toma la forma del capital. Así, la pregunta de Marxpor qué ese contenido [la práctica social productiva humana] adopta dicha forma [la forma del capital]” (2002: 98) plantea el tema de la constitución social del valor. La trascendencia crítica de esta conclusión es la siguiente:

Lo que necesita explicación, o es resultado de un proceso histórico, no es la unidad del hombre viviente y actuante, con las condiciones inorgánicas, naturales, de su metabolismo con la naturaleza y, por lo tanto, su apropiación de la naturaleza, sino la separación entre estas condiciones inorgánicas de la existencia humana y esta existencia activa, una separación que por primera vez es puesta plenamente en la relación entre trabajo asalariado y capital [destacados en el original] (Marx, 2009: 449).

El antagonismo de clase entre el capital y el trabajo se apoya y subsiste en la separación de la práctica social humana de sus medios. No puede existir la acumulación capitalista sin la reproducción continua del divorcio entre el trabajo y sus condiciones.

El intercambio mercantil y el “dinero” anteceden la producción capitalista. Sin embargo, según Marx, para que el dinero se “transforme en capital, deben existir los requisitos previos para la producción capitalista” (Marx, 1972: 272). El primer supuesto histórico es la separación del trabajo de sus condiciones y “por lo tanto la existencia de los medios de trabajo como capital” (Ibíd.). Para Marx, esta separación comprende una historia mundial.

Mercancía y dinero son transformados en capital debido a que el trabajador […] es obligado a vender su propio trabajo (vender directamente su fuerza de trabajo) como una mercancía al dueño de las condiciones objetivas de trabajo. Esta separación es el prerrequisito para la relación del capital y el trabajo asalariado, de la misma forma en la que es el prerrequisito para la transformación del dinero (o de la mercancía por la que se encuentra representado) en capital (1972: 89).

La constitución de la actividad humana plena de sentido como relaciones entre cosas se basa en esta separación y, una vez establecida, acontece como el supuesto constitutivo de las relaciones sociales capitalistas (cf. Krahl, 1971: 223). En suma, la separación del trabajo de sus condiciones es la pre-condición de su existencia como capital, y es “el fundamento de la producción capitalista […] y está dada en la misma” (Marx, 1972: 272).

Separación” significa que las condiciones del trabajo se le enfrentan como “capital ajeno” (Marx, 1972: 422), porque están “perdidas para el trabajador y han asumido la forma de propiedad ajena”. El divorcio, entonces, de la práctica humana plena de sentido de sus condiciones, y su transformación en una fuerza independiente, esto es, el capital, convierte el producto del trabajo en una mercancía y hace que ésta aparezca como un “producto del capital” (Marx, 2006c: 1116). Esto entraña “la cosificación de las determinaciones sociales de la producción y la subjetivación de las bases materiales de la producción (2006c: 1117). Así, según Marx, el capitalista y el trabajador asalariado “sólo son, en cuanto tales, encarnaciones, personificaciones de capital y trabajo asalariado, determinados caracteres sociales que el proceso social de producción estampa en los individuos” (2006c: 1116). De este modo, la acumulación primitiva aparece asumida (aufgehoben) en la forma mercancía. No obstante, aunque asumida, es la condición constitutiva de las relaciones sociales capitalistas como relaciones entre cosas. Los supuestos del capital “que originariamente aparecían como condiciones de su devenir –y que por tanto aún no podían surgir de su acción como capital–, se presentan ahora como resultados de su propia realización, como realidad puesta por él: no como condiciones de su génesis, sino como resultados de su existencia” [destacados en el original] (Marx, 2009: 421). En resumen, la acumulación primitiva no es sólo una época histórica que precediera las relaciones sociales capitalistas, y a partir de la cual emergiera el capital. Entraña, fundamentalmente, el supuesto constitutivo a través del cual subsiste el antagonismo entre el capital y el trabajo: la acumulación primitiva es “el fundamento general del sistema capitalista” (Marx, 2002: 618) y por lo tanto, del trabajo asalariado.

La acumulación primitiva es el punto centrífugo, alrededor del cual se resuelve el modo específicamente capitalista de existencia del trabajo asalariado, la determinación de la actividad humana plena de sentido en la forma de una mercancía que trabaja. 5 Mientras la producción capitalista y las relaciones de intercambio subsisten a través de la forma mercantil, la acumulación primitiva constituye la historia secreta de la determinación de la práctica humana plena de sentido en la forma de una mercancía: el trabajo asalariado. La forma mercantilizada subsiste a través de esta determinación, la presupone y, a través de dicha forma, la niega en nombre de una igualdad y libertad abstractas. Esta conclusión está enfocada en la crítica de Marx del fetichismo

El complejo de estos trabajos privados es lo que constituye el trabajo social global. Como los productores no entran en contacto social hasta que intercambian los productos de su trabajo, los atributos específicamente sociales de esos trabajos privados no se manifiestan sino en el marco de dicho intercambio. O en otras palabras: de hecho, los trabajos privados no alcanzan realidad como partes del trabajo social en su conjunto, sino por medio de las relaciones que el intercambio establece entre los productos del trabajo y, a través de los mismos, entre los productores. A éstos, por ende, las relaciones sociales entre sus trabajos privados se les ponen de manifiesto como lo que son, vale decir, no como relaciones directamente sociales trabadas entre las personas mismas, en sus trabajos, sino por el contrario como relaciones propias de cosas entre las personas y relaciones sociales entre las cosas [destacados en el original] (Marx, 2002: 89).

Así, el individuo social subsiste como tal no en un sentido “inmediato” sino “mediado”: está mediado por la forma mercantil. La forma mercantil moldea la totalidad de las relaciones sociales burguesas y como totalidad dispone la base de la práctica productiva de todos los individuos alienados. La forma mercantil no sólo incluye la actividad de cada individuo, también es independiente de esta conexión con el individuo. El divorcio, entonces, del trabajo y sus condiciones no sólo entraña la independencia completa de los individuos entre sí sino también su dependencia completa de las relaciones aparentemente impersonales que establece la forma mercantil. Así, la independencia del individuo es una “ilusión que podría designarse más exactamente como indiferencia” (Marx, 2009: 91). Su independencia es la de individuos atomizados en el mercado que son “libres de enfrentarse unos a otros y de intercambiar en esta libertad” (2009: 91). La separación de la actividad humana de sus condiciones es entonces no sólo el proceso real de generación de capital sino, además, una vez constituida, el proceso “real” de la forma mercantil. En otras palabras, la acumulación primitiva está implícita en la forma mercantil como su condición “subterránea”, su supuesto constitutivo y su base histórica.

La “lógica de la separación” (cf. Negri, 1984) entraña que el capitalista individual deba expandir “continuamente su capital para conservarlo, y no es posible expandirlo sino por medio de la acumulación progresiva” (2006a: 732). El riesgo es la quiebra. Así, mediado por la competencia, el capital personificado es empujado a la acción. “Como fanático de la valorización del valor, el capitalista constriñe implacablemente la humanidad a producir por producir” incrementando “la masa del material humano explotado” (2006a: 731-732). La disposición de los resultados del trabajo humano como una fuerza por encima y por debajo del individuo social –incluidos tanto el capitalista como el obrero asalariado–, y la inclinación “fanática” por hacer a los trabajadores trabajar por el trabajo mismo, se fundan en la separación del trabajo de sus medios. “Los medios de producción se convierten en capital sólo en la medida en que son separados del trabajador y enfrentan al trabajo como un poder independiente” (Marx, 1963: 408). En resumen, la liberación del trabajo de sus condiciones y su transformación en propiedad privada entraña que el derecho capitalista de propiedad preserve la riqueza abstracta a través de “el sacrificio de ‘máquinas humanas’ en las pirámides de la acumulación” (Gambino, 1996: 55). La ley de la propiedad privada entraña que

La capacidad de trabajo únicamente se ha apropiado de las condiciones subjetivas del trabajo necesario –de los medios de subsistencia para la capacidad de trabajo productivo, es decir, para su reproducción como simple capacidad de trabajo separada de las condiciones de su realización– y ha puesto estas condiciones como cosas, valores, que se le contraponen en una personificación dominante y ajena (Marx, 2009: 413).

La lógica de la separación es el “proceso real del capital” (Marx, 1972: 422). De hecho, como argumenta Marx, el capital es “la separación de las condiciones de producción del trabajador” (Ibíd.).

En suma, Marx no concibe el capital como una cosa en sí misma que, dotada de su propia lógica objetiva, se intercambia a sí misma consigo misma y que, al hacerlo, genera ganancia. Más bien, se lo concibe como una relación social entre el trabajo y las condiciones del trabajo que son “presentadas como independientes en relación” al trabajo (Ibíd.). Según Marx, la pérdida de las condiciones de trabajo por parte de los obreros se expresa en el hecho de que estas condiciones de trabajo se vuelven independientes como capital o como cosas a disposición del capitalista (1972: 271). La acumulación primitiva, entonces, no es sólo el “período” a partir del cual emergieron las relaciones sociales capitalistas. Más bien, es el “acto” histórico que constituye las relaciones sociales capitalistas como un todo. Como escribió Marx, esta separación “constituye [bildet] el concepto [Begriff] del capital” (Marx, 2007: 316). La separación del trabajo de sus condiciones y la concentración de estas en manos de “no trabajadores” (Marx, 1978: 116) dispone el capital como una forma pervertida de práctica social en la cual “el proceso de producción domina al hombre, en vez de dominar el hombre a ese proceso” (Marx, 2002: 99). La lucha de clases, entonces, que liberó al amo del esclavo y al esclavo del amo, es constitutiva de la relación entre capital y trabajo (cf. Holloway, 1995). La acumulación primitiva, por lo tanto, persiste dentro de la relación de capital como acción que, presupuesta, le es constitutiva (cf. Psychopedis, 1992). Esta “acción” yace en el corazón de la reproducción del capital: la acción presupuesta de la separación del trabajo de sus condiciones no es el resultado histórico del capital sino su supuesto, un supuesto que provee al capital de una relación social de producción a través del divorcio de la fuerza social productiva del trabajo y sus condiciones. En breve, la lucha de clases es, en palabras de Simon Clarke, el supuesto lógico e histórico de la existencia de capitalistas individuales y obreros, así como la base sobre la cual descansa la explotación (1982: 80).

El carácter sistemático de la acumulación primitiva subsiste, así, en forma implícita a través de las relaciones constituidas del capital. La separación no es el resultado del capital sino su génesis, y ahora se presenta como su supuesto. Ya no “aparece” como la condición histórica de su emergencia sino, más bien, como el supuesto constitutivo de su inclinación fanática por reproducir las relaciones humanas como relaciones entre poseedores de mercancías, esto es, como categorías sociales de la reproducción capitalista. En breve, la separación

se inaugura con la acumulación originaria, aparece luego como proceso constante en la acumulación y concentración del capital y se manifiesta aquí finalmente como centralización de capitales ya existentes en pocas manos y descapitalización de muchos (que bajo esta forma modificada se presenta ahora la expropiación) (Marx, 2007: 316).

El terror de la separación, del comienzo primigenio del capitalismo, pesa como un mal sueño sobre la práctica social de la actividad humana plena de sentido. La mercantilización de la capacidad productiva humana como trabajo asalariado implica que la práctica social, humana, confronte sus condiciones como ajenas, como condiciones de explotación, condiciones que aparecen y así existen, contradictoriamente, como relaciones entre cosas. Marx lo describe del siguiente modo:

el hombre se enfrenta a las cosas, el trabajo es confrontado por sus propias condiciones materializadas como si fueran sujetos extraños, independientes, autosuficientes; personificaciones, en breve, como la propiedad de alguien más y, en esta forma, como “empleadores” y “directores” del trabajo mismo, del cual se apropian en vez de adecuársele. El hecho de que el valor, tanto si existe como dinero o como mercancía, y, en el desarrollo posterior, las condiciones del trabajo se enfrenten al obrero como la propiedad de otros, significa simplemente que se enfrentan como la propiedad de quien no trabaja, o, en todo caso, como capitalista, él se enfrenta a las condiciones de trabajo no como trabajador sino como dueño del valor, etc.; como el sustrato en el cual estas cosas tienen su propia voluntad, se pertenecen a sí mismas y son personificadas como fuerzas independientes (Marx, 1972: 475-76).

El capital supone el trabajo como trabajo asalariado y el trabajo asalariado supone el capital como capital. Cada uno es la condición previa del otro. En palabras de Marx

cualquier condición previa del proceso de reproducción social es al mismo tiempo su resultado y cada uno de sus resultados aparece, en forma simultánea, como su condición previa. Todas las relaciones de producción dentro de las cuales se mueve el proceso son, así, sus productos en la misma medida en que son sus condiciones. Mientras más examina uno su naturaleza tal como es, más advierte que en la forma última se vuelve cada vez más consolidada, de modo que estas condiciones parecen determinar el proceso en forma independiente de él, y sus propias condiciones aparecen ante quienes toman parte en el proceso como condiciones objetivas, como fuerzas objetivas, como aspectos de las cosas, incluso más cuando, en el proceso capitalista, todo elemento, hasta el más simple, la mercancía por ejemplo, es ya una inversión y ocasiona que las relaciones entre las personas aparezcan como atributos de cosas y como relaciones de las personas con los atributos sociales de las cosas (Marx, 1972: 507-508).

En otras palabras, la forma pervertida del valor presenta el modo de existencia de la actividad humana plena de sentido en forma de relaciones impersonales, y le confiere al ser humano la indignidad de una existencia [Dasein] como la personificación de cosas. Así, en lo concerniente a la relación capital-trabajo, “el obrero se produce a sí mismo como capacidad de trabajo”. Al mismo tiempo, “el capitalista se produce a sí mismo como capital y a la capacidad viva de trabajo que se le contrapone. Al reproducir su otro, su negación, cada uno se reproduce a sí mismo. El capitalista produce el trabajo como ajeno; el trabajo produce el producto como ajeno” (Marx, 2009: 419-420).

Una vez que se da por sentada la lógica de separación, esto es, una vez que su supuesto constitutivo se asume meramente como un pasado histórico, la lógica de separación puede entenderse meramente en términos de fetiche constituido del capital como el sujeto que estructura las acciones de los agentes humanos. Las elaboraciones ortodoxas se nutren de esta separación entre estructura (capitalista) y agencia (humana) (cf. Bonefeld, 1993). Como escribe Horkheimer (1985: 246), la separación de la “génesis” y la “existencia” constituye el punto ciego del pensamiento dogmático. Sin embargo, esto no significa que los enfoques dogmáticos no puedan proveer análisis valiosos. Pero sólo pueden hacerlo en términos del trabajo como una capacidad humana de actuar y del valor como trabajo encarnado. Esta teoría del valor sólo muestra que, como dice Negri (1992: 70), el desarrollo del trabajo social produce, o bien un proceso de acumulación de valor o una pauta compleja de distribución. Desde este punto de vista, la existencia pervertida de las relaciones humanas como relaciones entre cosas se asume verdadera en la práctica, y el impulso principal del desarrollo del capitalismo comienza a verse como el capital en sí mismo. 6 Estas propuestas analíticas meramente confirman que el “mito” no es simplemente una condición del pasado sino que, más bien, continúa ejerciendo su domino sobre el pensamiento mismo. De aquí la insistencia de Marx en la desmitificación: ni las “naciones” ni la “historia” ni el capital han hecho la guerra:

¡La historia no hace nada, ‘no posee una riqueza inmensa’, ‘no libra combates’! Ante todo es el hombre, el hombre real y vivo quien hace todo eso y realiza combates; estemos seguros que no es la historia la que se sirve del hombre como de un medio para realizar –como si ella fuera un personaje particular– sus propios fines; no es más que la actividad del hombre que persigue sus objetivos (Marx y Engels, 1971: 111-112).

La crítica que hace Marx del fetichismo es fundamentalmente una crítica a los supuestos no reflexionados: muestra la necesidad de las formas capitalistas a la luz de su constitución social. En breve, como denuncia Marcuse, la constitución del mundo ocurre a espaldas de los individuos y es, sin embargo, su obra (1988: 151).

Sin una comprensión de la constitución social del mundo pervertido del capital, no puede haber crítica del capital sin, al mismo tiempo, conceder que desempeña una función económica útil. Esto entonces conduciría a una visión del capital como “el sujeto” que encarna la lógica de una estructura de mercado abstracta cuya realidad empírica estaría mediada por la lucha de clases y otras fuerzas sociales (Jessop, 1991). Contra esta racionalización teórica del capital como una fuerza extra humana, sólo se puede proveer una crítica del capital con la base de una comprensión de la “separación”: esta crítica rompe con la comprensión de la explotación capitalista y la acumulación como formas constituidas y, como dice Negri (1992: 70), trastorna esta constitución, marca la singularidad y la dinámica del antagonismo que la ley del trabajo implica. La relación capitalista es producto histórico de la alienación del trabajo: el capital es, en palabras de Marx, la forma asumida por las condiciones de trabajo (Marx, 1972: 492) y la existencia del capital descansa no sólo en la explotación del trabajo sino, más bien, en la acumulación de capital continua a través de la explotación progresiva del trabajo (cf. Marx, 2006a: 732). El “poder natural” que tiene el trabajo de mantener el valor y crear valor nuevo (cf. Ibíd.: 745) está bajo el mando del capital en el proceso productivo que es, al mismo tiempo, el proceso de consumo de trabajo vivo. Es el trabajador quien

produce constantemente la riqueza objetiva como capital, como poder que le es ajeno, que lo domina y lo explota, y el capitalista, asimismo, constantemente produce la fuerza de trabajo como fuente subjetiva y abstracta de riqueza, separada de sus propios medios de objetivación y efectivización, existente en la mera corporeidad del obrero; en una palabra, produce al trabajador como asalariado. Esta constante reproducción o perpetuación del obrero es la [conditio] sine qua non de la producción capitalista [destacados en el original] (Marx, 2006a: 701-702).

Por lo tanto, sostenemos que la acumulación capitalista no se basa sólo en los resultados de la acumulación primitiva sino que, por el contrario, la acumulación primitiva es el supuesto constitutivo del antagonismo de clase entre el capital y el trabajo. Como escribió Marx, la acumulación capitalista simplemente presenta como un proceso continuo lo que en la acumulación primitiva aparece como un proceso histórico distintivo, como el proceso de emergencia del capital (Marx, 1972: 272; cf. Marx, 2006a: 759-ss.). No habría acumulación capitalista sin la reproducción del trabajo como “trabajador libre, como capacidad de trabajo puramente subjetiva, desprovista de objetividad” (Marx 2009: 459). La constitución social de los derechos de propiedad capitalista es el divorcio del trabajo y sus medios, el trabajo libre sin objetividad “bajo el mando del capital” (Ibíd.).

El supuesto de la reproducción social del capitalismo es la libertad del trabajo respecto de sus condiciones; este supuesto influye y da forma al movimiento real de las relaciones sociales capitalistas. El capital[ista] “como fanático de la valorización del valor” (Marx, 2006a: 731), no puede hacer otra cosa más que intensificar la división del trabajo para incrementar su capacidad productiva. No hay duda de que, como sostiene Urquhart y cita Marx (2006a: 442) “la subdivisión del trabajo es el asesinato de un pueblo”; aunque ésta sólo consolida la separación “original” del trabajo de sus condiciones a través de más y más fragmentaciones del proceso social del trabajo, lo cual desmiembra al Hombre [Mensch] (cf. Marx, 1977: 155). Aunque mucho del trabajo de la sociedad sea fragmentado, dividido y subdividido, la cooperación humana “sigue siendo la forma básica del modo de producción capitalista” (Marx, 2006a: 408). Esta cooperación existe contra sí misma en la formamercancía que integra el “asesinato de un pueblo” junto a las formas respetuosas de las relaciones de intercambio libres e iguales.

El trabajo “es y sigue siendo el supuesto” del capital (Marx, 2009: 350). El capital no puede liberarse del trabajo, depende de la imposición del trabajo necesario, como aspecto constitutivo del plusvalor, sobre las clases obreras del mundo. Tiene que imponer trabajo necesario al mismo tiempo en que tiene que reducir el trabajo necesario hasta el punto máximo para aumentar el plusvalor. Esta reducción desarrolla la capacidad productiva del trabajo y, al mismo tiempo, la posibilidad real del reino de la libertad 7. La circunstancia de que se requiera cada vez menos tiempo de trabajo socialmente necesario para producir –a falta de una expresión mejor– las necesidades de la vida, limita el reino de la necesidad y permite el florecimiento de lo que Marx caracterizó como el reino de la libertad. Dentro de la sociedad capitalista, esta contradicción sólo puede contenerse a través de la fuerza (Gewalt), lo cual incluye no sólo la destrucción de las capacidades productivas, desempleo, empeoramiento de las condiciones laborales y pobreza generalizada, sino también la destrucción de la vida humana a través de la guerra, el desastre ecológico, las hambrunas, la quema de campos, la contaminación del agua, la devastación de comunidades, la producción de bebés para la venta, el uso del cuerpo humano como mercancía a intercambiar o con la cual operar, la industrialización de la producción de humanos a través de la clonación, etc. La existencia del Hombre como un ser degradado, explotado, devaluado, desamparado y esclavizado indica que el capitalismo no es producción para los humanos sino a través de los humanos. En otras palabras, la forma del valor no sólo representa una abstracción del individuo social real. Es una abstracción que es “prácticamente cierta” (cf. Marx, 2009: 25). La reducción universal de toda práctica específicamente humana a la única y muy abstracta forma del trabajo, desde el campo de batalla hasta el laboratorio de clonación, indica que la separación que comenzó con la acumulación primitiva aparece ahora en la determinación biotécnica para expropiar seres humanos. El capitalismo ha recorrido un largo camino desde que, indiferente a la vida, se conformaba con nada más apropiar una cantidad excedente de horas de trabajo. Ahora está comprometido con la producción de humanos trabajadores (Dalla Costa, 1995a: 21).

Conclusión

En este texto se ha argumentado que la acumulación primitiva es una acumulación reproducida en forma constante, ya sea en términos de renovada separación de nuevas poblaciones de sus medios de producción y subsistencia, o en términos de la reproducción de la relación salarial en las relaciones “establecidas” del capital. La primera busca llevar nuevos trabajadores bajo control del capital (Dalla Costa, 1995a, 1995b; Caffentzis, 1995) y la segunda, contenerlos allí como categorías sociales “liberadas” de sus condiciones. “La sociedad de libres e iguales” (cf. Agnoli, 2000) o el “modo de producción de los productores asociados” (Godelier, 2000) no puede lograrse a través de una acción política en favor de la clase obrera. Como escribió Marx, “ser un trabajador productivo no [constituye] ninguna dicha, sino una maldición” (2006a: 616). La teoría “en nombre” de la clase trabajadora lleva a la aceptación de programas y tickets cuya base común es la religión cotidiana de la sociedad burguesa: el fetichismo de la mercancía. La emancipación de la clase trabajadora sólo puede conseguirse a través de la clase trabajadora misma; y esto significa la trascendencia de la clase trabajadora como clase social y con ella, de todas las clases. Marx puso nombre a esta trascendencia de la clase trabajadora como clase social: “comunismo”. La Emancipación incluye a toda la humanidad. El Comunismo entraña el fin de las clases, la emergencia de una sociedad sin clases. La emancipación de la clase trabajadora significa que el Hombre “ha sabido reconocer y organizar sus ‘forces propes’ [propias fuerzas] como fuerzas sociales y cuando, por tanto, no desgaja ya de sí mismo la fuerza social bajo la forma de fuerza política [destacados en el original]y fuerzas materiales (Marx, 1987: 484).

Marx vio esta nueva forma de sociedad anticipada en

la comunidad de los proletarios revolucionarios, que toman bajo su control sus condiciones de existencia y las de todos los miembros de la sociedad […] en ella toman parte los individuos en cuanto tales individuos. Esta comunidad no es otra cosa, precisamente, que la asociación de los individuos (partiendo, naturalmente, de la premisa de las fuerzas productivas tal y como ahora se han desarrollado), que entrega a su control las condiciones del libre desarrollo y movimiento de los individuos, condiciones que hasta ahora se hallaban a merced del azar y habían cobrado existencia propia e independiente frente a los diferentes individuos precisamente por la separación de éstos como individuos (Marx y Engels, 2005: 87).

Si parafraseamos a Adorno (1975: 44), el pleno empleo tiene sentido en una sociedad en la que el trabajo ya no es la medida de todas las cosas. En otras palabras, entonces, y como se argumentó en este texto, la teoría del valor-trabajo presupone la separación de la práctica humana de sus condiciones. Es este presupuesto el que constituye la explotación capitalista del trabajo como tal; y, de este presupuesto, trata la lucha por la emancipación humana. La cooperación humana debe ser liberada de sus relaciones antagónicas con el capital, o mejor: debe emanciparse de su forma capitalista para afirmarse a sí misma como cooperación humana que, ya no gobernada por las abstracciones propias de aquella, controle sus propias condiciones sociales y de existencia. En breve, para que los humanos puedan entrar en relación unos con otros, no como individuos separados cuya existencia social se manifiesta a sus espaldas en la forma mercantil, sino como individuos sociales, dignidades humanas que tienen sus propias condiciones sociales bajo control, el “dominio” económico del capital sobre el hombre debe ser abolido para que la reproducción social del hombre esté controlada por él (cf. Marx, 2002: 99).

Dentro del capitalismo, la cooperación es una fuerza productiva contradictoria. “No se trata aquí únicamente de un aumento de la fuerza productiva individual, debido a la cooperación, sino de la creación de una fuerza productiva que en sí y para sí es forzoso que sea una fuerza de masas” [destacados en el original] (Marx, 2006a: 396). Por supuesto que la crítica de la economía política sólo podrá manifestarse en la práctica cuando haya alcanzado a las masas; cuando, en otras palabras, las masas comprendan a fondo que es su propio trabajo, su práctica social, la que produce un mundo que las oprime (cf. Marx, 1987: 497). Este es un mundo de separación, de trabajo sin objeto. Lo que necesita ser superado, entonces, es la alienación que sufre la práctica social frente a sus propias condiciones de existencia. Es esta alienación la que constituye la relación entre trabajo asalariado y capital. En suma, la lucha por la autonomía humana, esto es, por la autodeterminación, entraña la transformación de los medios de producción en medios de emancipación.

*Publicado originalmente en Theomai 26 · segundo semestre de 2012. Traducción de Oriana Cosso

NOTAS

1 Quiero agradecer los provechosos comentarios de Massimo De Angelis sobre un borrador de este ensayo.

2 Department of Politics, University of York.

* Nota del traductor (N. del T.): clearing of the estates en el original.

3 Esta sección se basa en De Angelis (1999). En este ensayo tomamos la profunda conceptualización de De Angelis acerca de la acumulación primitiva como una acumulación constantemente renovada. Cf. Bonefeld (1988; 2001). 

4 En la versión inglesa la expresión alemana verrückt Form, es traducida como “forma absurda”. La traducción es “absurda”. En alemán, verrückt tiene dos significados: verrückt (demencial) y ver-rückt (desviada). Entones, el concepto de “formas pervertidas” significa que estas formas son tanto demenciales como desviadas. En lo que sigue, las expresiones “perversión” o “pervertida” serán utilizadas en este doble sentido. N. del T.: en la edición
en castellano, se traduce como “forma insensata” (2002: 93).

5 Sobre esto, ver Negt y Kluge (1981).

6 Cf. Brenner (1998), quien enfatiza la competencia capitalista como la fuerza constituyente del desarrollo del capitalismo. Para una crítica, cf. Bonefeld (1999) y Lebowitz (1999).

7 “De hecho, el reino de la libertad sólo comienza allí donde cesa el trabajo determinado por la necesidad y la adecuación a finalidades exteriores; con arreglo a la naturaleza de las cosas, por consiguiente, está más allá de la esfera de la producción material propiamente dicha […] La libertad en este terreno sólo puede consistir en que el hombre socializado, los productores asociados, regulen racionalmente ese metabolismo suyo con la naturaleza, poniéndolo bajo su control colectivo, en vez de ser dominados por él como por un poder ciego […] Pero éste sigue siendo un reino de la necesidad. Allende el mismo empieza el desarrollo de las fuerzas humanas, considerado como un fin en sí mismo, el verdadero reino de la libertad, que sin embargo sólo puede florecer sobre aquel reino
de la necesidad como su base” (Marx, 2006c: 1044). Ver el útil intercambio entre Wildcat y Holloway sobre este asunto (Wildcat, 1999).

Referencias bibliográficas

ADORNO, Theodor: Gesellschaftstheorie und Kulturkritik. Suhrkamp. Frankfurt, 1975.

AGNOLI, Johannes: “The Market, the State and the End of History”, en Bonefeld, W. and K. Psychopedis (eds) The Politics of Change. Plagrave. London, 2000.

AMIN, Samir: La acumulación en escala mundial. Buenos Aires. Siglo XXI, 1975.

BONEFELD, Werner: “Class Struggle and the Permanence of Primitive Accumulation”, en Common Sense, 1988, N° 8.

BONEFELD, Werner: “Crisis of Theory”, en Capital & Class, 1993, N°50.

BONEFELD, Werner: “Capital as Subject and the Existence of Labour”, en Bonefeld, W. et al (eds), Open Marxism, vol. III. London. Pluto, 1995.

BONEFELD, Werner: “Notes on Competition, Capitalist Crises and Class”, en Historical Materialism, no. 5, 1999, N°5.

BONEFELD, Werner: “Labour, Capital and Primitive Accumulation: Class and Constitution”, en Dinerstein, A. and M. Neary (eds) The Labour Debate. Aldershot. Ashgate, 2001.

BRENNER, Robert: “The Economics of Global Turbulance”, en New Left Review, 1998, N°299.

CAFFENTZIS, George: “The Fundamental Implications of the Debt Crisis for Social Reproduction in Africa”, en Dalla Costa, M. and G.F. Dalla Costa (eds) Paying the Price. London. ZedBooks, 1995.

CAFFENTZIS, George: “The End of Work or the Rennzissance of Slavery?”, en Common Sense, 1999, N°24.

CLARKE, Simon: Marx, Marginalism and modern Sociology. London. Macmillan, 1982.

DALLA COSTA, Mariarosa: “Development and Reproduction”, en Common Sense, 1995a, N°17.

DALLA COSTA, Mariarosa: “Capitalism and Reproduction”, en Bonefeld, W. et al. (eds.) Open Marxism: Emancipating Marx. London. Pluto, 1995b.

DE ANGELIS, Massimo: “Marx’s Theory of Primitive Accumulation: a Suggested Reinterpretation”, http://homepages.uel.ac.uk/M.DeAgnelis/PIMACCA.htm, 1999.

FEDERICI, Silvia: “Reproduction and Feminist Struggle in the New International Division of Labour”, en Dalla Costa, M. and G.F. Dalla Costa (eds) Women, Development and Labour Reproduction. Lawrenceville. African World Press, 1997.

GAMBINO, Ferruccio: “A Critique of the Fordism and the Regulation School”, en Common Sense, 1996, N°19.

GODELIER, Maurice: “The Disappearance of the ‘Socialist System’: Failure or Confirmation of Marx’s View on the Transition from One Form of Production and Society to Another?”, en Bonefeld, W. y K. Psychopedis (eds), The Politics of Change. London. Palgrave, 2000.

HOLLOWAY, John: “Capital Moves”, en Capital & Class, 1995, N°57.

HORKHEIMER, Max: Zur Kritik der instrumentellen Vernunft. Frankfurt. Fischer, 1985.

JESSOP, Bob: “Polar Bears and Class Struggle”, in Bonefeld, W. y J. Holloway (eds) Post-Fordism and Social Form. London. Macmillan, 1991.

KRAHL, Hans-Jürgen: Konstitution und Klassenkampf [1971]. Frankfurt. Verlag Neue Kritik, 4th ed. 1985.

LEBOWITZ, Michael: “In Brenner, Everything is Reversed”, en Historical Materialism, 1999, N°4.

LUXEMBURG, Rosa: La acumulación del capital. Buenos Aires, 1968.

MARCUSE, Herbet: “Philosophy and Critical Theory”, en Negations. London. Free Association Press, 1988.

MARX, Karl: Das Kapital, vol. I, MEW 23. Berlin. Dietz Verlag, 1962.

MARX, Karl: Theories of Surplus Value, Part I. London. Lawrence & Wishart, 1963.

MARX, Karl: Theories of Surplus Value, Part III. London. Lawrence & Wishart, 1972.

MARX, Karl: Das Elend der Philosophy, MEW 4, Berlin. Dietz, 1977.

MARX, Karl: Capital, Vol. II. Harmondsworth. Penguin, 1978.

MARX, Karl: Escritos de juventud. México D.F. Fondo de Cultura Económica, 1987.

MARX, Karl: El Capital, Tomo I [Vols. 1, 2, 3]. Buenos Aires. Siglo XXI Editores, 2002; 2006a; 2008.

MARX, Karl: El Capital, Tomo III [Vols. 6, 7, 8]. México D.F. Siglo XXI Editores, 2007; 2006b; 2006c.

MARX, Karl: Grundrisse. México D.F. Siglo XXI Editores, 2009.

MARX, Karl y ENGELS, Friedrich: La ideología alemana. Buenos Aires. Santiago Rueda editores, 2005.

MARX, Karl y ENGELS, Friedrich: La sagrada familia. Buenos Aires. Claridad, 1971.

NEGRI, Antonio: Marx beyond Marx. Massachusetts. Bergin & Garvey, 1984.

NEGRI, Antonio: “Interpretation of the Class Situation Today”, en Bonefeld, W. et al. (eds.)

Open Marxism: Theory and Practice. London. Pluto, 1992.

NEGT, Oskar y KLUGE, Alexander: Geschiche und Eigensinn. Frankfurt. Verlag 2001, 1981.

PSYCHOPEDIS, Kosmas: “Dialectical Theory”, en Bonefeld, W. et al. (eds.) Open Marxism: Dialectics and History. London. Pluto, 1992.

WILDCAT y HOLLOWAY, John: “Wildcat (Germany) reads John Holloway – A Debate on Marxism and the Politics of Dignity”, en Common Sense, 1999, N°24.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Temas marxistas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s