La segunda contradicción del capitalismo

Quizás tocaría reflexionar, al hilo de la abdicación del Borbón español, de la república, de la participación de la ciudadanía…Pues bien, Marx desde Cero lo tiene claro: no solo crisis procreferendum monarquía/república, es necesaria una reforma de la Constitución del 78 a través de un proceso constituyente. Pero tampoco perdemos de vista que en estas cuestiones, la correlación de fuerzas hace mucho: el más fuerte o influyente impone sus condiciones, con lo que nos conviene ir sumando efectivos, en forma de partidos, de movimientos sociales -nuevos y viejos-, de individuos… Y a lo anterior añadimos aquella advertencia de Marx sobre la destrucción de ambas clases en liza. Y viendo el estado en que el capitalismo está dejando el planeta, no parece tan tremendista.

Algunos marxistas han profundizado esta línea. Por ejemplo James O’Connor, economista marxista conocido por su libro La crisis fiscal del Estado de 1973 (que hoy es otra vez muy pertinente al haber aumentado tanto las deudas públicas con la crisis del 2008-09). Hoy difundimos un fragmento de su libro Causas naturales: ensayos de marxismo ecológico, donde nos explica “la segunda contradicción del capitalismo”. La “primera contradicción” ya nos la sabemos, ¿te atreves con la segunda?

Un saludo. Antoni Olivé

______________________________________________________________

LA SEGUNDA CONTRADICCIÓN DEL CAPITALISMO

James O’Connor

 

INTRODUCCIÓN

Este capítulo expone una versión elemental de la tradicional teoría marxista de la contradicción entre las fuerzas y las relaciones de producción, la sobreproducción del capital y la crisis económica, y el proceso de la restructuración de las fuerzas productivas y las relaciones de producción, inducido por la crisis, hacia formas socialmente más transparentes, y por ende potencialmente socialistas. Este artículo representa un punto de partida para una teoría “marxista ecológica” de la contradicción entre las relaciones productivas capitalistas, las fuerzas productivas y las condiciones de producción, la subproducción del capital y la crisis económica, y el proceso de restructuración, inducido por la crisis, de las condiciones de producción y de las consiguientes relaciones sociales, también en formas socialmente más transparentes y, por ende, potencialmente socialistas.

Aunque los dos procesos de sobreproducción y subproducción capitalista de ninguna manera son mutuamente excluyentes, pueden cancelarse o compensarse de maneras que crean la apariencia de procesos de desarrollo capitalista relativamente estables (véase la adenda a este capítulo). El estudio del desarrollo combinado de los dos procesos en la nueva economía global puede arrojar luz sobre la declinación del trabajo tradicional y los movimientos socialistas, y el surgimiento de “nuevos movimientos sociales” como agentes de transformación social (véase la Introducción de este libro). El marxismo tradicional esclarece las prácticas de los movimientos laborales tradicionales, y de manera similar el marxismo ecológico puede esclarecer las prácticas de los nuevos movimientos sociales. Si bien la ecología y la naturaleza, la política del cuerpo, el feminismo y la familia, los movimientos urbanos y temas relacionados suelen discutirse en términos posmarxistas, la retórica que se despliega en este capítulo es deliberadamente marxista y destinada a atraer a los teóricos marxistas y a los compañeros de viaje cuya obra sigue estando dentro del marco de un discurso científico social, y que por lo tanto son los que menos probabilidades tienen de ser convencidos por los análisis posmarxistas del problema del uso y abuso de la naturaleza (incluyendo la naturaleza humana) por parte del capital en el mundo (pos)moderno. Sin embargo, el énfasis que se hace aquí en un discurso económico político o “científico” es táctico, no estratégico. En realidad, las relaciones sociales más o menos autónomas, muchas de ellas no capitalistas o anticapitalistas, constituyen la “sociedad civil”, a la que por consiguiente hay que dirigirse en sus propios términos prácticos y teóricos. En otras palabras, la acción social y colectiva no debe construirse como una mera derivación de las fuerzas sistémicas que se analizan en este capítulo (véase la tercera parte de este libro).

En 1944 Karl Polanyi publicó su obra maestra, La gran transformación, que analiza varias formas en que el crecimiento del mercado y de las relaciones económicas capitalistas afectaba o destruía, en general, sus propias condiciones sociales y ambientales.1 Los temas de los límites ecológicos al crecimiento económico y las interrelaciones entre desarrollo y ambiente fueron reintroducidos al pensamiento occidental en los sesenta y principios de los setenta. Los resultados han sido mixtos y muchas veces sumamente dudosos. La obra de Polanyi sigue siendo una luz brillante en un cielo lleno de estrellas moribundas y agujeros negros de naturalismo burgués, neomalthusianismo, tecnocracia del Club de Roma, ecologismo romántico profundo y la visión de un mundo único de las Naciones Unidas.2 En las visiones de ese tipo están ausentes la explotación de clase, la acumulación capitalista por medio de la crisis, el desarrollo capitalista desigual y combinado, las luchas nacionales y muchos temas relacionados. Los resultados de estos esfuerzos (y otros similares) por discutir el problema del capitalismo, la naturaleza y el socialismo, fracasan en parte porque no se concentran en el significado de la escasez específicamente capitalista, es decir, el proceso por el cual el capital es su propia barrera (¿o límite?) debido a sus formas autodestructivas de proletarización de la naturaleza humana, enajenación de la fuerza de trabajo, apropiación del trabajo y capitalización de la naturaleza externa y de lo “urbano”.3 Los acercamientos usuales al problema, la identificación de “límites al crecimiento” en términos de “escasez de recursos”, “fragilidad ecológica”, “tecnología industrial nociva”, “valores culturales destructivos”, “tragedia de las áreas comunes”, “sobrepoblación”, “consumo dispendioso”, “producción imparable” y demás, ignoran o retuercen las teorías de tipo marxista sobre las formas de naturaleza históricamente producidas y la acumulación y el desarrollo capitalistas.

Esto no resulta sorprendente ya que el mismo Marx escribió muy poco respecto a las formas en que el capital se limita a sí mismo afectando sus propias condiciones sociales y ambientales y, por lo tanto, elevando sus costos y gastos, poniendo en peligro así su capacidad de producir utilidades, es decir, creando el riesgo de acarrear una crisis económica. También escribió poco o nada sobre los efectos de los conflictos socioeconómicos y políticos organizados en torno a la provisión de las condiciones de producción sobre los costos y gastos, así como sobre la variabilidad (flexibilidad) del capital. Tampoco teorizó respecto a las relaciones entre las dimensiones sociales y materiales de las condiciones de producción, aparte de sus notas acerca de los efectos de diferentes procesos de ecorregularidad en diversas industrias sobre la circulación y reproducción del capital, y de su largo análisis de la renta de la tierra (es decir, las relaciones sociales entre el capital terrateniente e industrial, y las relaciones materiales y económicas entre las materias primas y la producción industrial). No obstante, Marx da la impresión de haber estado convencido de por lo menos tres cosas. La primera es que las deficiencias de las condiciones de producción o de las “condiciones naturales” (“malas cosechas”) pueden adoptar la forma de crisis económicas.4 Segundo, creía en la proposición más general de que si bien algunas barreras a la producción son realmente externas al modo de producción (por ejemplo, “la productividad del trabajo está determinada por las condiciones físicas”),5 en el capitalismo estas barreras asumen la forma de una crisis económica.6 Dicho de otra manera, algunas barreras son “generales”, no “específicas” del capitalismo; lo que es específico del capitalismo es que estas barreras asumen la forma de crisis económicas. Tercero, Marx creía que el capital subvalúa la naturaleza, de lo que se deriva que, por ejemplo, la agricultura capitalista sea nociva para el suelo, así como que la explotación capitalista es física y biológicamente dañina para los trabajadores y destructiva para la comunidad.

En suma, Marx creía que las granjas capitalistas (por ejemplo) arruinan la calidad del suelo. Pensaba también que las malas cosechas adoptan la forma de crisis económicas. No obstante (aunque afirmó que una agricultura racional es incompatible con el capitalismo),7 nunca tomó en consideración la posibilidad de que los métodos agrícolas ecológicamente destructivos pudieran elevar los costos de los elementos del capital, lo cual, a su vez, podría amenazar con crisis económicas de un tipo particular, a saber, la subproducción de capital.8 Dicho de otra manera, Marx no llegó a sumar dos más dos y afirmar que las “barreras naturales” pueden ser barreras producidas de modo capitalista, es decir, una “segunda” naturaleza capitalizada.9 Insinuó, pero no desarrolló, la idea de que puede existir una contradicción del capitalismo que conduzca a una teoría “ecológica” de la crisis y la transformación social.

DOS CLASES DE TEORÍA DE LA CRISIS

El punto de partida de la teoría marxista tradicional de la crisis económica y la transición al socialismo es la contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción capitalistas.10 La forma específica de esta contradicción se da entre la producción y la realización (o apropiación) del valor y el plusvalor, una especie de contradicción entre la producción y la circulación del capital. La clase trabajadora es el agente de la revolución socialista. Las relaciones de producción capitalistas constituyen el objeto inmediato de la transformación social. Las sedes de la transformación son el sistema político y el estado, así como el proceso de producción e intercambio.

En contraste, el punto de partida de una teoría marxista ecológica11 de la crisis económica y la transición al socialismo es la contradicción entre las relaciones de producción capitalistas (y las fuerzas productivas), por un lado, y las condiciones de producción capitalista, o “relaciones y fuerzas de reproducción social capitalistas”,12 por el otro.

Marx definió tres clases de condiciones de producción. La primera son las “condiciones físicas externas”,13 o elementos naturales que intervienen en el capital constante y el variable. Segundo, la “fuerza de trabajo” de los trabajadores se definió como las “condiciones personales de producción”. Tercero, Marx se refirió a “las condiciones comunales, generales, de la producción social”, por ejemplo, los “medios de comunicación”.14

En la actualidad las “condiciones físicas externas” se analizan en términos de la viabilidad de los ecosistemas, los niveles adecuados de ozono atmosférico, la estabilidad de las líneas costeras y las cuencas, la calidad del suelo, el aire y el agua, y cosas por el estilo. La “fuerza de trabajo” se discute en términos del bienestar físico y mental de los trabajadores, la clase y el grado de socialización de los mismos y de los seres humanos, en general, como fuerzas productivas sociales y organismos biológicos. Las “condiciones comunales” se analizan en términos del “capital social”, la “infraestructura”, y así sucesivamente (incluyendo, desde hace muy poco, el “capital comunitario”). En los conceptos de “condiciones físicas externas”, “fuerza de trabajo” y “condiciones comunales” están implícitos los conceptos de espacio y de “ambiente social”, De esta manera incluimos como una condición de producción el “espacio urbano” (“naturaleza urbana capitalizada”) y otras formas de espacio que estructuran –y son estructuradas por– la relación entre la gente y el “ambiente”,15 lo cual, a su vez, ayuda a producir ambientes sociales. En pocas palabras, las condiciones de producción incluyen la materialidad y la socialidad capitalizadas o convertidas en mercancías, excluyendo la producción, distribución y cambio de las mercancías mismas, estrictamente definidas.

La forma específica de la contradicción entre las relaciones (y fuerzas) de producción y las condiciones de producción capitalistas se da también entre la producción y la realización del valor y el plusvalor. Los agentes de la transformación social son los “nuevos movimientos sociales” o luchas sociales, incluyendo los conflictos dentro de la producción acerca de la salud y la seguridad en el sitio de trabajo, la producción y eliminación de desechos tóxicos, el uso de los recursos naturales y el espacio urbano, y así sucesivamente. Las relaciones sociales de reproducción de las condiciones de producción (por ejemplo el estado y la familia como estructuras de relaciones sociales, y también las mismas relaciones de producción en la medida en que dentro de la producción capitalista se producen “nuevas luchas”), constituyen el objeto inmediato de la transformación social. La sede inmediata de la transformación es el proceso material de la producción y reproducción de las condiciones de producción (por ejemplo, la división del trabajo dentro de la familia, los patrones de uso de la tierra, la educación, etc.) y el mismo proceso de producción, nuevamente en la medida en que dentro del lugar de trabajo capitalista se producen nuevas luchas.

En la teoría marxista tradicional la contradicción entre la producción y la realización del valor y las crisis económicas adopta la forma de una “crisis de realización”, o sobreproducción de capital. En la teoría marxista ecológica la crisis económica asume la forma de una “crisis de liquidez”, o subproducción de capital. En la teoría tradicional la crisis económica es el crisol en el cual el capital restructura las fuerzas productivas y las relaciones de producción de formas que hacen que ambas resulten más transparentemente sociales en su forma y su contenido; por ejemplo, fusiones y adquisiciones, planeación indicativa, redes corporativas, nacionalización, división de beneficios y cosas por el estilo. En el marxismo ecológico la crisis económica es el crisol en el cual el capital restructura las condiciones de producción, también de maneras que las vuelven más transparentemente sociales en su forma y su contenido; por ejemplo, bosques de explotación permanente, recuperación de tierras, uso y/o planeación de recursos de tierras regionales, política poblacional, política de salud, reglamentación del mercado de trabajo, planeación para eliminar los desechos tóxicos, y así sucesivamente.

En la teoría tradicional el desarrollo de formas más sociales de fuerzas productivas y relaciones de producción se ve como una condición necesaria pero no suficiente para la transición al socialismo (productivista). En el marxismo ecológico el desarrollo de formas más sociales para la provisión de las condiciones de producción es también una condición necesaria pero no suficiente para el socialismo (ecológico). El “socialismo ecológico” sería diferente del que imaginaron los marxistas tradicionales; primero, porque desde la perspectiva de las condiciones de producción la mayoría de las luchas tienen fuertes dimensiones particularistas, a veces “anticapitalistas románticas”, y por ende son “defensivas” más que “ofensivas”; y, segundo, porque se ha hecho obvio que gran parte de la tecnología capitalista y muchas de sus formas de trabajo, así como la ideología misma del progreso material, se han convertido en parte del problema, no de la solución. En síntesis, puede no haber una sino dos “vías al socialismo” o, para ser más precisos, dos tendencias que, en conjunto, llevan a una socialización mayor (aunque históricamente reversible) de las fuerzas productivas, las relaciones de producción, las condiciones de producción, y las relaciones sociales de la producción y reproducción de estas condiciones.

LA VERSIÓN MARXISTA TRADICIONAL DEL CAPITALISMO COMO SISTEMA EXPUESTO A LA CRISIS

En el marxismo tradicional la contradicción entre la producción y la circulación de capital es “interna” al capitalismo, porque la producción capitalista no es sólo producción de mercancías sino también producción de plusvalor (basada en la explotación del trabajo). Es un proceso de valorización en el cual los capitalistas extraen de la clase trabajadora no sólo trabajo socialmente necesario (trabajo requerido para reproducir el capital constante .y el variable), sino también trabajo excedente. Si todas las demás condiciones permanecen constantes,16 toda cantidad dada de plusvalor producido (o toda tasa dada de explotación), tendrá el efecto de crear una determinada reducción de la demanda de mercancías a precios de mercado. O, planteado desde el punto de vista contrario, toda reducción dada de demanda de bienes presupone una cantidad dada de plusvalor producido o una tasa dada de explotación. Además, cuanto mayor sea la cantidad de plusvalor producido o más alta sea la tasa de explotación, mayor será la dificultad para realizar el valor y el plusvalor en el mercado. El problema básico del capitalismo es dónde se origina la demanda extra de mercancías que se requiere para comprar el producto del trabajo excedente. Las respuestas tradicionales incluyen el consumo de la clase capitalista; la inversión de capital que se realiza independientemente de cambios en el avance de los salarios y la demanda de los consumidores; los mercados creados por estas nuevas inversiones; nuevo gasto en inversión, consumo o presupuesto gubernamental financiado por más crédito comercial, al consumo o gubernamental, y el robo de mercados de otros capitales y/o de capitales en otros países. Sin embargo, estas “soluciones” al problema de la realización de valor (mantener un nivel suficiente de demanda agregada de mercancías para conservar determinada tasa de utilidades sin el riesgo de crisis económicas y de la devaluación del capital fijo) se convierten en otras clases de “problemas” potenciales del capitalismo. El consumo capitalista constituye un uso improductivo del plusvalor, y lo mismo ocurre con la utilización del capital en la esfera de circulación con el objetivo de vender más rápido las mercancías. La nueva inversión de capital puede expandirse más rápido que la nueva demanda de consumo, o independientemente de ella, con el resultado de que aumenten las posibilidades de una crisis de desproporcionalidad o de una crisis de realización más grave en el futuro. Aunque un sistema de crédito bien desarrollado puede ampliar la demanda de mercancías al margen de aumentos en jornales y salarios, la expansión de la demanda de consumo basada en elevaciones del crédito al consumo o hipotecario mayores que dos aumentos de jornales y salarios presenta el riesgo de transformar una crisis potencial de sobreproducción capitalista en una crisis de subproducción capitalista. Además, toda expansión del crédito crea deuda (así como activos), especulación financiera e inestabilidades de las estructuras financieras, lo que puede presentar el peligro de una crisis del sistema financiero. El robo de mercados de otros capitales implica la concentración y/o centralización de capital y, por ende, el empeoramiento del problema de la realización de valor en el futuro, o de inquietud social debida a la destrucción de capitales más débiles, o inestabilidad política, amargas rivalidades internacionales, proteccionismo y guerra. En pocas palabras, la crisis económica puede asumir diversas formas además de la tradicional “crisis de realización”, incluyendo crisis de liquidez, crisis o colapso financiero, crisis fiscal del estado y tendencias a crisis sociales y políticas relacionadas. No obstante, cualesquiera que sean las formas específicas de las crisis históricas (la lista anterior pretende ser sugestiva, no exhaustiva), y cualquiera que sea el curso específico de su desarrollo y solución, la mayoría de los marxistas –si no todos– aceptan la premisa basada en las condiciones reales de explotación capitalista de que el capitalismo es un sistema expuesto a las crisis.

LA VISIÓN MARXISTA TRADICIONAL DEL CAPITALISMO COMO SISTEMA DEPENDIENTE DE LA CRISIS, Y LA TRANSICIÓN AL SOCIALISMO

En el marxismo tradicional el capitalismo no sólo está expuesto a las crisis sino que también depende de ellas. El capital acumula por medio de las crisis, que funcionan como mecanismo de disciplina económica. La crisis es la ocasión que aprovecha el capital para restructurarse y racionalizarse a fin de restaurar su capacidad de explotar el trabajo y acumular. Hay dos formas generales, interdependientes, en las que el capital se transforma para explotar la crisis y resolverla a su favor. Una consiste en hacer cambios en las fuerzas productivas; la otra en hacer cambios en las relaciones de producción. Los cambios en cualquiera de las dos presuponen o requieren, casi siempre, nuevas formas de cooperación directa e indirecta dentro y entre los capitales individuales y/o dentro y entre el estado y/o entre capital y estado. La mayor cooperación o planeación tiene el efecto de hacer más transparentemente social la producción, al tiempo que subvierte el fetichismo de las mercancías y el capital, o el aparente “carácter natural” del capital y de la economía capitalista. Así, el thelos de la crisis consiste en crear la posibilidad de imaginar una transición al socialismo.

Los cambios inducidos en las fuerzas productivas por la crisis por parte de capitales que procuran defender o restaurar las utilidades (y que ejemplifican los cambios tecnológicos que reducen los costos por unidad, aumentan la flexibilidad de la producción, etc.), tienen el efecto sistemático de disminuir los costos de reproducción de la fuerza de trabajo; volver más baratas las materias primas o más eficiente su utilización; reducir el periodo de producción y/o de circulación, y así sucesivamente. Cualesquiera que sean las fuentes inmediatas de la crisis, la restructuración de las fuerzas productivas con el objetivo de elevar las utilidades es una conclusión evidente. Más aún, los cambios de las fuerzas productivas inducidos por la crisis implican o presuponen formas más sociales de relaciones de producción, por ejemplo formas de cooperación más directa dentro de la producción.17 Entre los ejemplos de cambios actuales de las fuerzas productivas, y de cambios asociados en las relaciones de producción, se cuentan los sistemas de fabricación computarizados, flexibles, y la robotización, los cuales se asocian con el desarrollo de “juego creativo en equipo” y otras formas de cooperación en el lugar de trabajo y de participación en las utilidades, entre otras novedades. Y, por supuesto, la principal fuerza productiva es la cooperación humana. La ciencia o la producción social de conocimiento teórico y práctico se han vuelto una empresa casi totalmente cooperativa,18 en parte como resultado de crisis históricas económicas, sociales y políticas acumulativas.

La segunda manera en que el capital se restructura a sí mismo es realizando cambios, inducidos por la crisis, en las relaciones de producción dentro y entre el capital, dentro del estado y/o entre el estado y el capital, que se introducen con el propósito de ejercer mayor control de la producción, las inversiones, los mercados y demás; por ejemplo, la instauración de más planeación. Históricamente la planeación ha adoptado muchas formas (por ejemplo nacionalización, política fiscal, planeación indicativa), incluyendo, en el nivel político, el fascismo, el “new dealismo” y la democracia social. Cualesquiera que sean las fuentes inmediatas de la crisis, se puede dar por descontada la restructuración de las relaciones de producción con el fin de desarrollar más control del trabajo, del abasto de materias primas y demás. Más aún, los cambios de las relaciones de producción inducidos por la crisis implican o presuponen formas más sociales de las fuerzas productivas, por ejemplo, formas más directas de cooperación. Los ejemplos actuales de cambios de las relaciones de producción incluyen “acuerdos estratégicos” entre capitales de alta tecnología, una enorme intervención del estado en los mercados financieros, y la centralización de capital por medio de compras y fusiones. Estos cambios implican compartir o socializar los secretos de alta tecnología y personal técnico, nuevas formas de control financiero, y la restructuración de los sistemas de administración y producción, respectivamente.

HACIA UNA VISIÓN MARXISTA ECOLÓGICA DEL CAPITALISMO COMO SISTEMA EXPUESTO A LAS CRISIS

El punto de partida del “marxismo ecológico” es la contradicción entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas capitalistas, por un lado, y las condiciones de producción, por el otro. Ni la fuerza de trabajo humana ni la naturaleza externa ni las infraestructuras, incluyendo sus dimensiones espaciotemporales, se producen de manera capitalista, aunque el capital trata estas condiciones de producción como si fuesen mercancías o capital mercantil. Precisamente porque no se producen y reproducen de manera capitalista, aunque son compradas y vendidas y utilizadas como si lo fuesen, las condiciones de oferta (cantidad y cualidad, lugar y tiempo) tienen que ser reguladas por el estado o por capitales que actúan como si fuesen el estado. Si bien la capitalización de la naturaleza implica la penetración creciente del capital en las condiciones de producción (por ejemplo árboles producidos en plantaciones, especies alteradas genéticamente, servicios postales privados, educación en cuotas, etc.), el estado se ubica (o media) entre el capital y la naturaleza, con el resultado inmediato de que se politizan las condiciones de producción capitalista. Esto significa que el hecho de que estén o no disponibles para el capital –en las cantidades y calidades necesarias, y en los momentos y lugares adecuados– las materias primas, las capacidades laborales necesarias, las configuraciones espaciales e infraestructurales útiles, depende del poder político del capital, del poder de los movimientos sociales que cuestionan determinadas formas capitalistas de condiciones de producción (por ejemplo las luchas por la tierra como medio de producción y no como medio de consumo), de las estructuras estatales que median u ocultan los conflictos acerca de la definición y el uso de las condiciones de producción (por ejemplo consejos de zonificación) y demás.19 Si exceptuamos las ramas del estado que reglamentan el dinero, la ley y el orden, y ciertos aspectos de las relaciones exteriores (los que no tienen ninguna relación obvia con el acceso a fuentes externas de materias primas, fuerza de trabajo, etc.), todo organismo oficial y programa de un partido político puede verse como una especie de interfaz entre el capital y la naturaleza (incluyendo los seres humanos y el espacio). En síntesis, enfrente o no el capital “barreras externas” a la acumulación, incluyendo barreras externas en forma de nuevas luchas sociales respecto a la definición y el uso de las condiciones de producción (es decir, “barreras sociales” que median entre las barreras internas o específicas y las externas o generales);20 asuman o no estas “barreras externas” la forma de crisis económica, y se resuelva o no la crisis económica a favor o en contra del capital, son, en primer lugar, cuestiones sociopolíticas e ideológicas, y sólo secundariamente cuestiones socioeconómicas. Esto se debe (como vimos en el capítulo 7) a que las condiciones de producción, por definición, están politizadas (a diferencia de la producción misma); el acceso a la naturaleza está mediado por luchas, ya que la naturaleza externa no tiene identidad política y subjetividad propias.21 La fuerza de trabajo (y la comunidad) son las únicas que luchan en tomo a las condiciones de su propio bienestar y ambiente social en su definición amplia.

Una visión marxista ecológica del capitalismo como sistema expuesto a las crisis se concentra en la forma en que el poder de las relaciones de producción y las fuerzas productivas capitalistas, combinadas, se autodestruye al afectar o destruir sus propias condiciones, más que reproducirlas (definidas las “condiciones” en términos de dimensiones tanto sociales como materiales). Esa visión hace hincapié en el proceso de explotación del trabajo y en el capital en expansión, en la reglamentación oficial de la prohibición o regulación de las condiciones de producción, y en las luchas sociales organizadas en torno al uso y abuso de estas condiciones por parte del capital. La pregunta más importante –¿crea el capital sus propias barreras o límites al destruir sus propias condiciones de producción?– tiene que plantearse en términos de valores de uso específicos, así como de valor de cambio. Esto se debe a que las condiciones de producción no se producen como mercancías, y por lo tanto los problemas relativos a ellas son “específicos del sitio”, incluyendo el cuerpo individual como un “sitio” único. La segunda pregunta –¿por qué afecta el capital sus propias condiciones?– tiene que plantearse en términos de la teoría del capital que se expande, de sus tendencias universalizadoras a negar los principios de especificidad del sitio, su falta de propiedad de fuerza de trabajo, naturaleza externa y espacio y, por ende (sin una planeación estatal o capitalista monopólica), la incapacidad del capital para abstenerse de dañar sus propias condiciones. La tercera pregunta –¿por qué las luchas sociales contra la destrucción de las condiciones de producción (que se resisten a la capitalización de la naturaleza, es decir el movimiento ambiental, el de salud pública, el de salud y seguridad ocupacionales, el urbano y otros) afectan potencialmente la flexibilidad y la variabilidad del capital?– debe plantearse en términos de conflictos acerca de las condiciones definidas como valores de uso y, al mismo tiempo, valores de cambio.

Son muchos y muy variados los ejemplos de acumulación capitalista que perjudica o destruye las propias condiciones del capital, poniendo en peligro con ello sus propias utilidades y su capacidad para producir y acumular más capital. El calentamiento de la atmósfera destruirá inevitablemente personas, lugares y utilidades, por no mencionar otras especies vivas. La lluvia ácida destruye por igual bosques, lagos, edificios y ganancias. La salinización de los mantos freáticos, los desechos tóxicos y la erosión del suelo dañan tanto los beneficios como la naturaleza. El capital urbano que corre sobre una “cinta urbana sinfín” lesiona sus propias condiciones y, por ende, sus utilidades, en forma de costos por congestionamiento y rentas altas, por ejemplo.22 También puede mencionarse en relación con esto la decrepitud de la infraestructura física en Estados Unidos. Hay asimismo una “banda sinfín de la educación”, una del bienestar, una de la atención a la salud, y otras.23 De manera que esta línea de pensamiento se aplica también a las “condiciones personales de producción… [la] fuerza de trabajo” en relación con la destrucción, por parte del capital, de la vida comunitaria y familiar establecida, así como con la introducción de relaciones de trabajo que reducen las aptitudes y crean, en general, un ambiente social tóxico. De estas maneras podemos introducir la “escasez” –sin temor a errar– en la teoría de la crisis económica de manera marxista, no neomalthusiana. También podemos introducir la posibilidad de subproducción del capital una vez que sumamos los crecientes costos de reproducción de las condiciones de producción. Los ejemplos de esto incluyen el presupuesto para salud que se requiere para las relaciones laborales y familiares capitalistas; el gasto en drogas y rehabilitación; las enormes sumas que se gastan como resultado del deterioro del medio social (por ejemplo los costos de policía y de divorcio); las inmensas cantidades que se invierten para impedir mayor destrucción ambiental y para limpiar o reparar el legado de la destrucción ecológica del pasado; el dinero que se requiere para inventar, desarrollar y producir sustitutos sintéticos y “naturales” como medios y objetos de producción y consumo; las inmensas sumas necesarias para pagarles a los jeques petroleros y las compañías eléctricas, en calidad de utilidades por la renta de la tierra y el monopolio; el costo de deshacerse de la basura; los costos extras del espacio urbano congestionado, y los costos que recaen sobre los gobiernos, los campesinos y los obreros del tercer mundo como resultado de la doble crisis de la ecología y el desarrollo. Y así sucesivamente. Nadie ha calculado los ingresos totales requeridos para compensar las condiciones de producción menoscabadas o perdidas y/o para restaurarlas y desarrollar sustitutos (y mucho menos cuánto de esos “costos” recae realmente en el capital). Es concebible que el gasto total asignado a proteger o restaurar las condiciones de producción pueda ascender a la mitad o más del producto social total: todos gastos inmediatamente improductivos desde el punto de vista del capital en expansión. ¿Es posible vincular estos gastos improductivos (y los que se prevén para el futuro) con el vasto sistema actual de crédito y deuda en todo el mundo? ¿Con el crecimiento del capital ficticio? ¿Con la crisis fiscal del estado? ¿Con la internacionalización de la producción? La teoría marxista tradicional de la crisis interpreta las estructuras de crédito/deuda como resultado de la sobreproducción del capital. Un enfoque marxista ecológico podría interpretar también los mismos fenómenos como resultado de la subproducción del capital y del uso improductivo del capital producido. Estas tendencias ¿se refuerzan o se cancelan mutuamente? Sin prejuzgar la respuesta, es evidente que esta cuestión requiere una elaboración teórica.

HACIA UNA VISIÓN MARXISTA ECOLÓGICA DEL CAPITALISMO COMO UN SISTEMA EXPUESTO A CRISIS Y DEPENDIENTE DE LA CRISIS, Y LA TRANSICIÓN AL SOCIALISMO

Ni Marx y los marxistas han desarrollado una teoría cíe la relación entre los cambios de las condiciones de producción capitalista inducidos por la crisis y el establecimiento de las condiciones del socialismo ecológico. En el marxismo tradicional los cambios de las fuerzas productivas y las relaciones de producción inducidos por la crisis están determinados por la necesidad de reducir costos, intensificar el trabajo, restructurar la organización del capital y así sucesivamente. Las fuerzas y las relaciones tienden a convenirse en formas sociales más transparentes. En el marxismo ecológico (igual que en el marxismo tradicional), el capitalismo no sólo está expuesto a las crisis sino que también depende de ellas. Los cambios de las condiciones de producción inducidos por la crisis (ya se origine ésta en la sobreproducción del capital, la subproducción o ambas) también están determinados por la necesidad de abatir costos, reducir la renta de la tierra, aumentar la flexibilidad y demás, y de restructurar las condiciones mismas, por ejemplo mediante la expansión de la salud preventiva, la reforestación, la reorganización del espacio urbano y otros modos de reducir el tiempo de trabajo socialmente necesario.

Hay dos maneras generales, interdependientes, en las que el capital (con ayuda del estado) cambia sus propias condiciones para hacer frente a las crisis y para resolverlas a su favor. Una son los cambios de las condiciones definidas como fuerzas productivas. La otra son cambios de las relaciones sociales de reproducción de las condiciones. Los cambios de cualquiera de las dos casi siempre presuponen o requieren nuevas formas de cooperación entre y dentro de los capitales y/o entre el capital y el estado y/o dentro del estado, o formas más sociales de “regulación del metabolismo entre la humanidad y la naturaleza”, así como del “metabolismo” entre el individuo y el ambiente físico y social. Una mayor cooperación tiene el efecto de hacer que las condiciones de producción (ya politizadas) sean más transparentemente políticas, subvirtiendo así aún más la aparente “naturalidad” de la existencia del capital. Así, el thelos de la crisis es crear la posibilidad de imaginar con mayor claridad una transición al socialismo.

Los cambios inducidos por la crisis en las condiciones definidas como fuerzas productivas, con el propósito de defender o restaurar la utilidad (ejemplificadas por los cambios tecnológicos que reducen los costos de congestión, aumentan la flexibilidad en la utilización de materias primas, etc.), tienen el efecto sistémico de bajar los costos de reproducción de la fuerza de trabajo, permitir obtener materias primas más baratas, y reducir de otras formas el costo, aumentando la flexibilidad. Cualesquiera que sean las fuentes inmediatas de la crisis, se da por descontado que habrá esfuerzos por restructurar las condiciones de producción con el objetivo de elevar las utilidades. Más aún, los cambios inducidos por la crisis en las condiciones de producción implican o presuponen formas más sociales de las relaciones sociales de reproducción de las condiciones de producción, por ejemplo, formas más directas de cooperación dentro de la esfera de las condiciones de producción. Un ejemplo actual de un cambio de las condiciones de producción, y del cambio social de las relaciones sociales de reproducción de las condiciones de producción, es el control integrado de plagas, que no sólo presupone mayor coordinación de los esfuerzos de los agricultores, sino también mayor coordinación de los programas de capacitación y educación.24 Otro ejemplo es la tecnología preventiva de salud en relación con el sida y los cambios asociados de las relaciones comunitarias hacia una mayor cooperación.

La segunda forma de restructuración son los cambios inducidos por la crisis en las relaciones sociales de reproducción de las condiciones de producción, introducidos con el objeto de ejercer mayor control de las condiciones de producción, es decir, mayor planeación. Históricamente la planeación ha adoptado muchas formas; por ejemplo, el transporte urbano y regional, la planeación en materia de salud, la planeación de recursos naturales y así sucesivamente.25 Cualesquiera que sean las fuentes inmediatas de la crisis, también podemos dar por descontada la restructuración de estas relaciones sociales con el fin de desarrollar mayor control de las condiciones de producción. Más aún, los cambios inducidos por la crisis en las relaciones sociales de reproducción de las condiciones de producción implican o presuponen formas más sociales de condiciones de producción definidas como fuerzas productivas. Un ejemplo actual de uno de esos cambios es la “planeación” para hacerle frente al esmog urbano, que presupone coaliciones de asociaciones y grupos (cooperación política) para legitimar medidas de reducción del esmog duras pero cooperativas.26 Otro ejemplo es la propuesta restructuración del U. S. Bureau of Reclamation, que presupone los nuevos cambios técnicos en política del agua.27

En síntesis, la crisis obliga al capital y al estado a ejercer mayor control o planeación sobre las condiciones de producción (así como sobre la producción y circulación del capital mismo). Podemos estar casi seguros de que la primera gran crisis del nuevo sistema de capitalismo global será ocasión para una multitud de nuevos instrumentos internacionales de planeación (como los que ya existen, por ejemplo, en la banca internacional). La crisis da origen a nuevas formas de planeación flexible y de flexibilidad planeada, lo cual aumenta las tensiones entre un capitalismo más flexible y un capitalismo más planeado, más que en la visión marxista tradicional de la restructuración de la producción y la circulación, debido al papel clave de las burocracias del estado (y, cada vez más, internacionales) en la provisión de las condiciones de producción. Las crisis fuerzan al capital y al estado a enfrentar sus propias contradicciones básicas, que subsecuentemente son desplazadas a la esfera política, ideológica y ambiental (más alejadas de la producción y la circulación directas), donde se introducen formas más sociales de condiciones de producción, definidas tanto material como socialmente (por ejemplo el bipartidismo político en relación con el desarrollo urbano, la reforma educativa, la planeación ambiental y otras formas de provisión de las condiciones de producción). Sin embargo, resulta claro que la tecnología y el poder se encarnan mutuamente en el nivel de las condiciones (así como en el de la producción misma), y por eso las nuevas formas de cooperación política sólo ofrecen tenues promesas de socialismo. Una vez más, no se puede decir nada a priori acerca de la “inminencia socialista”, excepto en un elevado nivel de abstracción. El punto clave es que el capitalismo tiende a autodestruirse o a autosubvertirse cuando pasa a formas más sociales de provisión de las condiciones de producción por medio de la política y de la ideología. La premisa de este argumento (tal como ocurre con el argumento de la actual interpretación del marxismo tradicional) es que cualquier conjunto dado de tecnologías y relaciones de trabajo de las condiciones de producción es consistente con más de un conjunto de relaciones sociales de reproducción de esas condiciones, y que cualquier conjunto dado de estas relaciones sociales es consistente con más de un conjunto de tecnologías y relaciones de trabajo de las condiciones de producción. Así se asume que el “ajuste” entre las relaciones sociales y las fuerzas de reproducción de las condiciones de producción es bastante laxo y flexible. En la crisis (en la cual, por definición, es imposible conocer el futuro) hay una especie de lucha de dos lados para hacer encajar nuevas condiciones de producción, definidas como fuerzas productivas, en nuevas condiciones de producción definidas como relaciones de producción, y viceversa, en formas más sociales, sin que se cree, sin embargo, una tendencia “natural” a que el capitalismo se transforme en socialismo. Por ejemplo, los mecanismos de planeación urbana, bajo ciertas condiciones políticas, pero no otras, pueden ser un paso hacia el socialismo; pero sin duda son un paso hacia formas más sociales de provisión de las condiciones de producción.

En el moderno capitalismo mundial la lista de nuevas formas sociales y políticas de reproducción de las condiciones de producción es prácticamente infinita. Resulta muy significativo –y también teóricamente desdeñado dentro del marxismo– que la crisis mundial actual parezca dar por resultado formas más sociales –y requerir muchas más–, no sólo de las fuerzas y relaciones productivas sino también de las condiciones de producción, aunque los aspectos institucionales e ideológicos de estas formas son confusos y muchas veces contradictorios, ya que no debería vérselas como irreversibles (por ejemplo reprivatización, desregulación, etc.). Sin embargo, resulta concebible que estemos entrando en un largo proceso en el cual se presenten vías diferentes pero paralelas al socialismo, por lo cual no se trataría tanto de que Marx estaba equivocado como de que tenía razón a medias. Puede ocurrir que el proceso tradicional de “construcción socialista” le esté cediendo el paso a un nuevo proceso de “reconstrucción socialista”, la reconstrucción de la relación entre los seres humanos y las condiciones de producción, incluyendo el ambiente social… una especie de política de ¡La Preservación es Primero! (véase el capítulo 20). Es por lo menos plausible que en el “primer mundo” la reconstrucción socialista se vea, primero, como algo deseable y, segundo, como necesario; en el viejo “segundo mundo” como algo igualmente deseable y necesario, y en el “tercer mundo” como algo, primero, necesario y, segundo, deseable. Es más plausible aún que el calentamiento atmosférico, la pérdida de ozono, las amenazas a la biodiversidad, la lluvia ácida y la contaminación de los mares vuelvan absolutamente indispensable las formas en extremo sociales de reconstrucción de la vida material y social.

Para profundizar en esto, sabemos que el movimiento sindical “empujó” al capitalismo hacia formas más sociales de fuerzas y relaciones productivas, por ejemplo la negociación colectiva. Tal vez pudiésemos plantear que el feminismo, los movimientos ambientales y otros nuevos movimientos sociales están “empujando” al capital y al estado hacia formas más sociales de la reproducción de las condiciones de producción. La explotación del trabajo (la base de la teoría marxista de la crisis, o la “primera contradicción del capitalismo”, definida tradicionalmente), generó un movimiento sindical que en determinados momentos y lugares se convirtió en una “barrera social” al capital. La explotación de la naturaleza (incluyendo la explotación de la biología humana) engendra un movimiento ambiental (ambientalismo, movimiento de salud pública, movimientos por la salud y la seguridad ocupacionales, movimientos femeninos organizados en torno a la política del cuerpo, etc.), que también pueden constituir una “barrera social” al capital. En Nicaragua, en los ochenta, la combinación de crisis económica y ecológica y dictadura política durante el antiguo régimen engendró tanto movimiento de liberación nacional como una extensa planeación en materia de ecodesarrollo.

Antes de poder decir algo políticamente sensato acerca del ambientalismo definido en su sentido más amplio, así como de las perspectivas a corto y largo plazo para el capital, se requiere el análisis concreto de situaciones concretas. Por ejemplo, la lluvia ácida provoca daños ecológicos y económicos. El movimiento ambiental exige la limpieza y restauración del ambiente y la protección de la naturaleza. Esto, a largo plazo, puede restaurar las utilidades o reducir los gastos gubernamentales en limpieza, lo cual puede ser congruente o no con las necesidades a corto y mediano plazo del capital. En cualquier programa sistemático de ambiente social políticamente regulado hay tipos de planeación que protegen al capital de sus peores excesos, pero que pueden o no ser congruentes con las necesidades del mismo en determinadas coyunturas. Una posibilidad es que “la destrucción del ambiente puede llevar a grandes nuevas industrias destinadas a restaurarlo. Imagínense, equipos para dragar lagos, máquinas para limpiar bosques, revitalizadores para la tierra, restauradores del aire, combatientes de la lluvia ácida.”28 Estos tipos de soluciones supertecnológicas serían una enorme fuga de plusvalor, a menos que redujesen el costo de reproducción de la fuerza de trabajo pero, al mismo tiempo, contribuyesen a “resolver” todos los problemas de realización que surgiesen de la tradicional sobreproducción del capital. Se requerían, sin embargo, inmensas sumas de dinero a crédito para restaurar o reconstruir el ambiente social, lo cual desplazaría la contradicción a las esferas financiera y fiscal, más o menos de los mismos modos en que la contradicción tradicional entre la producción y la circulación del capital se desplaza hoy a las esferas financiera y fiscal.

Esta clase de restructuración de las condiciones de producción guiada por la tecnología (incluyendo la restructuración guiada por la tecnología de las condiciones de oferta de fuerza de trabajo) puede o no ser funcional para el capital en su conjunto o para capitales individuales en el corto o en el largo plazo. Los resultados dependerían de otras medidas de prevención y solución de crisis, de su coyuntura exacta, y de la manera en que se articulasen con la crisis de la naturaleza, definida de manera amplia. En última instancia, los resultados dependerían del grado de unidad y diversidad de los movimientos sindicales, ambientales, solidarios y demás. Y éstas son cuestiones políticas, ideológicas y organizacionales.

En todo caso, los cambios de las condiciones de producción inducidos por la crisis llevan necesariamente a más controles estatales, mayor planeación dentro del bloque del capital en gran escala, un capitalismo administrado o regulado más social y políticamente, y por lo tanto un capitalismo menos parecido a la naturaleza, en el cual los cambios de las condiciones de producción tendrían que ser legitimados porque estarían más politizados, y en el cual la reificación capitalista sería menos opaca. La combinación de capitales golpeados por la crisis que externalizan más costos, el uso desatinado de la tecnología y la naturaleza para la realización del valor en la esfera de la circulación, y cosas semejantes, tiene que llevar, más pronto o más tarde, a una “rebelión de la naturaleza”, es decir, a poderosos movimientos sociales que exijan el fin de la explotación ecológica. Sobre todo en la crisis actual, sin importar cómo se teorice su origen, los intentos del capital por reducir el tiempo de producción y de circulación tienen por lo general el efecto de empeorar las prácticas ambientales, sobre salud y seguridad, etc. Por eso la restructuración del capital puede profundizar los problemas ecológicos, y no resolverlos. Así como el capital arruina sus propios mercados (es decir utilidades realizadas) cuanto mayor es la producción de plusvalor, arruina también sus propios beneficios producidos (es decir eleva los costos y reduce la flexibilidad del capital) cuanto mayor es la producción de plusvalor basada en la apropiación destructiva de la naturaleza, en sentido amplio. Y así como las crisis de sobreproducción implican una restructuración tanto de las fuerzas como de las relaciones productivas, las crisis de subproducción implican una restructuración de las condiciones de producción. Y así como la restructuración de las fuerzas productivas implica formas más sociales de relaciones de producción, y viceversa, la restructuración de las condiciones de producción implica un efecto doble: más formas sociales de condiciones de producción definidas como fuerzas productivas y más formas sociales de las relaciones de producción en las cuales se reproducen las condiciones de producción. En síntesis, formas más sociales de relaciones de producción, fuerzas productivas y condiciones de producción, contienen en conjunto, dentro de sí mismas, posibilidades de forma socialistas. Estas, en efecto, son inducidas por la crisis, no sólo por la contradicción tradicional entre fuerzas y relaciones, sino también por la contradicción entre fuerzas/relaciones y sus condiciones. Así, al capitalismo son inherentes dos –no una– contradicciones y crisis; dos –no uno– conjuntos de reorganizaciones y restructuraciones inducidas por la crisis en la dirección de más formas sociales (véase la figura 8.1).

ADDENDA SOBRE LAS DOS CONTRADICCIONES DEL CAPITALISMO

En conversaciones con colegas de Estados Unidos y del extranjero ha surgido una pregunta: ¿cuál es la relación entre la primera y la segunda contradicción del capitalismo? ¿Combinan o cancelan sus respectivos efectos sobre los beneficios?

La primera contradicción del capitalismo puede plantearse simplemente: la tasa de explotación es una categoría tanto sociológica como económica. Expresa el poder social y político del capital sobre el trabajo, y también la tendencia inherente del capitalismo hacia una crisis de realización, o crisis de sobreproducción del capital. Si el capital ejerce mucho poder sobre el trabajo, la tasa de explotación será alta y el riesgo de una crisis de realización será grande; por ende será mayor la necesidad de una gran estructura de crédito, una mercadotecnia agresiva, una innovación constante del producto y una competencia intensificada. La primera contradicción del capitalismo es interna del sistema; no tiene nada que ver con las condiciones de producción, ya sea que se las interprete económicamente o en términos sociopolíticos.

OConnor

FIGURA 8.1. Primera y segunda contradicciones del capitalismo. Diagrama de Yaacov Garb, basado en O’Connor, “Capitalism, nature, socialism: A theoretical introduction”, Capitalism, Nature, Socialism, 1.

La segunda contradicción del capitalismo requiere una terminología más compleja acuñada en términos de valor de uso:29 el tamaño y contenido en valor de la canasta de consumo y la “canasta” de capital fijo, los “costos de los elementos naturales que intervienen en el capital constante y variable”, la renta de la tierra como una deducción del plusvalor, y “externalidades negativas” de todas clases (por ejemplo los costos de congestionamiento en las ciudades, en la medida en que intervienen en los costos de los capitales individuales).

En la segunda contradicción no hay un término único que tenga la misma importancia teórica que la tasa de explotación tiene en la primera.30 (Ésta es una de las razones por las que hoy hay una pluralidad de movimientos sociales.) Sin embargo, todos los términos anteriores son categorías tanto sociopolíticas como económicas (por ejemplo, la renta absoluta refleja el poder del capital terrateniente sobre el capital industrial; el costo de congestionamiento refleja las luchas en torno a los sistemas de transporte urbano regional; el costo del agua refleja el poder de los movimientos ecológicos frente al capital, etc.). Enumerar estos ejemplos sirve para sugerir que una teoría de tipo economicista de la segunda contradicción tiene aún menos justificación que la tradicional teoría marxista de la primera.

La primera contradicción le pega al capital desde el lado de la demanda. Cuando los capitales individuales bajan los costos con el fin de defender o restaurar los beneficios, el efecto involuntario es reducir la demanda de mercancías en el mercado y, de esta manera, hacer descender las utilidades realizadas. La segunda contradicción golpea desde el lado del costo. Afirma que cuando los capitales individuales bajan sus costos –por ejemplo cuando externalizan costos en las condiciones de producción (la naturaleza, la fuerza de trabajo o lo urbano)– con el objetivo de defender o restaurar los beneficios, el efecto no previsto es elevar los costos de otros capitales (y, en el caso extremo, del capital en su conjunto), reduciendo así los beneficios producidos. La primera se manifiesta en su forma pura como crisis de realización, la segunda como crisis de liquidez. En el primer caso no hay problema para producir plusvalor, y por esa razón hay un problema para realizar valor y plusvalor. En el segundo no hay problema para realizar valor y plusvalor, y por esa razón hay problema para producir plusvalor.

La causa básica de la segunda contradicción es la apropiación y el uso económicamente autodestructivos, por parte del capital, de la fuerza de trabajo, la infraestructura y el espacio urbano, y la naturaleza externa o ambiente… “autodestructivos” porque los costos de salud y educación, transporte urbano y rentas domésticas y comerciales, así como los costos para extraer de la naturaleza los elementos del capital, se elevarán cuando los costos privados se conviertan en “costos sociales”.31 En esta visión el capital y el estado, hoy, pueden interpretarse como totalmente confundidos frente a la nueva forma de regulación que pueda proporcionar un marco de referencia coherente para la futura acumulación capitalista. Los capitales individuales siguen reduciendo los costos de todas las maneras imaginables; al hacerlo tienden, sin darse cuenta, a elevar los costos del capital en su conjunto, poniendo al mismo tiempo en peligro sus propios mercados, como nos lleva a creer la primera contradicción. Hoy el capital se enfrenta tanto a costos en aumento como a una débil demanda del mercado, es decir, tanto con la primera como con la segunda contradicción. ¿Tiene algo de raro que el capital esté obsesionado tanto con la innovación del producto como con la innovación del producto y la expansión del mercado? ¿Que se produzca tanto un deterioro de las condiciones de producción como estructuras de ingresos equitativos por jornales y salarios, así como estructuras crediticias peligrosamente infladas? ¿Que parezcan estar en bancarrota la regulación tanto de tipo keynesiano como la política neoclásica del laissez-faire.

NOTAS

1 Karl Polanyi, The great transformation, Boston, Beacon, 1957. Polany se concentró esencialmente en los mercados capitalistas, no en la explotación del trabajo.

2 Por ejemplo World Comission on Environment and Development, Our common future, Nueva York, Oxford University Press, 1987.

3 Quien más cerca ha llegado de una visión “marxista” del problema es Alan Schnaiberg, en su The environment: From surplus to scarcity, Nueva York, Oxford University Press, 1980. Es una obra pionera y útil. Otra cuestión, estrechamente vinculada, es la relación entre la capitalización de la naturaleza y el conflicto político entre estados (véase Lloyd Timberlake y Jon Tinker, “The environmental origin of political conflict”, Socialist Review, 15, 6, noviembre-diciembre de 1985).

4 En caso de malas cosechas “el valor de la materia prima […] asciende; su volumen se reduce […] Es necesario gastar más en materia prima, queda menos para el trabajo, y no es posible absorber la misma cantidad de mano de obra que antes. En primer lugar esto es físicamente imposible […] En segundo, es imposible porque una parte mayor del valor del producto tiene que ser convertida en materia prima […] La reproducción no puede repetirse en la misma escala. Una parte del capital fijo permanece ociosa y una parte de los trabajadores es arrojada a la calle. La tasa de utilidad cae, porque el valor del capital constante se ha elevado en relación con el del variable […] Los cargos fijos –interés, renta–, que se basaban en una previsión de una tasa constante de utilidad y explotación del trabajo, siguen siendo los mismos, y en parte no es posible pagarlos. Por ende se da la crisis [y] hay un aumento del precio del producto. Si este producto entra en las demás esferas de reproducción como un medio de producción, su aumento de precio dará por resultado la misma perturbación en la reproducción de esas esferas”, Karl Marx, Theories of surplus value, 2, Moscú, Progreso, 1968, pp. 515-516.

5 “Aparte del mayor o menor grado de desarrollo en forma de producción social, la productividad del trabajo está restringida por condiciones físicas”, Capital, 1, Nueva York, Random House Modera Library Edition, 1936. En Theories of surplus value, op. cit., parte 3, p. 449, Marx afirma que la precondición para la existencia del plusvalor absoluto es la “fertilidad natural de la tierra”.

6 Michael Lebowitz, “The general and the specific in Marx’s theory of crisis”, Studies in Political Economy, 7, invierno de 1982. Lebowitz incluye como barreras “generales” el abasto de mano de obra y la disponibilidad de tierra y recursos naturales. No obstante, no distingue entre el abasto de mano de obra per se y el abasto de trabajo asalariado disciplinado. En cuanto a los recursos naturales, no diferencia entre las escaseces “naturales” y las que crea por sí mismo el capital en el proceso de capitalizar la naturaleza, o las creadas políticamente por movimientos ecologistas.

7 El capital, op. cit., vols. 6 y 8.

8 Por lo tanto podemos distinguir dos tipos de escasez: primero, la escasez que surge de la crisis económica basada en la sobreproducción tradicional del capital, es decir, una escasez puramente social; segundo, la escasez debida a la crisis económica basada en una escasez –producida de manera capitalista– de condiciones naturales o, en general, de condiciones de producción. Ambos tipos de escasez pueden atribuirse, en última instancia, a las relaciones de producción capitalistas. Sin embargo el segundo tipo no se debe a “malas cosechas”, por ejemplo, sino a “malas cosechas” producidas en forma capitalista debido a la tierra dedicada a la minería, no a la agricultura, a la contaminación de los mantos freáticos, etcétera.

9 Hay dos razones por las que Marx se alejó de cualquier teoría del capitalismo y el socialismo que privilegiara algún aspecto de la reproducción social, aparte de la contradicción entre producción y circulación del capital. Una es su oposición a toda teoría que pueda “naturalizar”, y por lo tanto reificar, las contradicciones económicas del capital. Su polémica con Malthus, y especialmente su rechazo de todas las explicaciones naturalistas de los fenómenos sociales, le impidieron “sumar dos más dos”. Segundo, en el tercer cuarto del siglo XIX hubiese sido difícil sostener plausiblemente que el perjuicio de las condiciones de producción y las consiguientes luchas sociales son barreras autoimpuestas del capital, porque la naturaleza histórica no estaba capitalizada hasta el punto en el que lo está hoy; es decir, lo que hacen posible en la actualidad un “marxismo ecológico” son las condiciones históricas de la producción y reproducción de las condiciones de producción.

10 Las mejores visiones de las categorías problemáticas de las fuerzas productivas y las relaciones de producción son Derek Sayer, The violence of abstraction: The analytical foundations of historical materialism, Oxford, Basil Blackwell, 1987, y Robert Marotto, Forces and relations of production, tesis doctoral, Universidad de California en Santa Cruz, 1984.

11 Hasta donde sé, la frase “marxismo ecológico” fue acuñada por Ben Agger, Western Marxism, An introduction: Classical and contemporary sources, Santa Mónica, Goodyear, 1987, pp. 316-339. Agger se concentra en el “consumo”, no en la “producción”. Su tesis es que el consumo en constante expansión requerido para mantener la estabilidad económica y social perjudica el ambiente, y que la crisis ecológica ha remplazado a la económica como principal problema del capitalismo. Este capítulo puede verse, entre otras cosas, como una crítica de la visión, muchas veces penetrante, de Agger.

12 Carlo Carboni también usa la expresión “condiciones sociales reproductivas”. Yo empleo “condiciones de producción” porque quiero reconstruir el problema usando la terminología propia de Marx y también porque quiero restringir esencialmente mi discurso a las tendencias a la crisis en el proceso de producción y circulación del capital, más que al proceso de reproducción social, es decir, reproducción de la formación social en su conjunto. Esto significa que seguiré la senda de Marx e interpretaré “condiciones de producción” en términos “objetivos”.

13 Las condiciones físicas externas incluyen la “riqueza natural en medios de subsistencia” y la “riqueza natural en los instrumentos de trabajo” (El capital, vol. 2, op. cit., pp. 534-535).

14 Karl Marx, Grundrisse, Harmondsworth, Penguin, 1973, p. 533 [Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (Grundrisse), México, Siglo XXI, 1971-1976].Véase también Marino Folin, “Public enterprise, public works, social fixed capital: Capitalist production of the ‘communal, general conditions of social production’”, Internacional Journal of Urban and Regional Research, 3, 3, septiembre de 1979.

15 En una conversación con David Harvey, pionero de la teoría de las configuraciones y barreras espaciales al capital (Limits to capital, Oxford, Basil Blackwell, 1982), al autor se le concedió un “permiso” tentativo para interpretar el espacio urbano y de otras formas como una “condición de producción”.

16 La que sigue es una deliberada simplificación “smithiana” de la contradicción económica tradicionalmente definida del capitalismo, que deja de lado la crítica de Marx a Smith, a saber, que lo que hace que baje la tasa de utilidad es la creciente composición orgánica del capital, no una menor tasa de explotación, aunque el capitalismo “se presente a sí mismo” de otra forma. Para ser absolutamente claro, la descripción siguiente no pretende revisar la crítica de Marx al fetichismo del capital ni a Adam Smith el al. Planteé en sus términos más simples la contradicción del capitalismo con el doble propósito de: al preparar una discusión de la reestructuración inducida por la crisis de las fuerzas productivas y las relaciones de producción y b] establecer un criterio para poder comparar la contradicción “tradicional” del capitalismo con la “segunda” o “no tradicional”, con base en el proceso de escaseces creadas por el capitalismo, de naturaleza externa y humana.

17 La “cooperación” (por ejemplo las “relaciones de trabajo”) es tanto una fuerza productiva como relaciones de producción, es decir, está determinada de manera ambigua por la “cultura”, la “necesidad tecnológica” y el “poder” (véase el capítulo 1).

18 David Knight, The age of science, Oxford, Basil Blackwell, 1986.

19 Esta clase de formulación del problema evita el funcionalismo de la “escuela de derivación del estado” del marxismo, así como las teorías weberianas del estado que no se basan en las relaciones y la existencia materiales.

20 Las llamadas barreras externas pueden ser interpretadas como barreras externas si asumimos que: a] la naturaleza externa está totalmente convertida en mercancía o capitalizada, y b] las nuevas luchas sociales organizadas bajo el signo de la “ecología” o el “ambientalismo” tienen sus raíces en la estructura y las relaciones de clase del capitalismo moderno, por ejemplo la aparición de la nueva clase media asalariada, columna vertebral del ambientalismo tradicional en Estados Unidos.

21“La naturaleza externa y universal puede considerarse como diferencias dentro de una unidad, desde el punto de vista de la acumulación de capital y de las acciones estatales necesarias para garantizar que el capital pueda acumular. Sin embargo la diferencia no es menos significativa que la unidad, desde el punto de vista de la acción social y ecológica y del conflicto político. La razón es que la fuerza de trabajo es un sujeto que lucha por las condiciones de salud y las condiciones (naturales) de salud social en su definición más amplia, mientras que los ‘elementos naturales que intervienen en el capital variable y constante’ son objetos de lucha” (Robert Marotto, correspondencia, octubre de 1992).

22 “Economistas y dirigentes empresariales dicen que las áreas urbanas de California enfrentan congestionamientos de tránsito tan intensos que se ve amenazada la vitalidad económica del estado”, New York Times, 5 de abril de 1988.

23 “Si a las escuelas no se les ocurre cómo educar mejor a esas poblaciones en crecimiento y convertirlas en trabajadores y ciudadanos productivos, podría estar en peligro la estabilidad de la economía”, Edward B. Fiske, “U. S. business turns attention to workers of the future”, International Herald Tribune, 20-21 de febrero de 1988. Fiske se refiere a las minorías que constituyen hoy el 17% de la población de Estados Unidos, cifra que se espera aumentará una tercera parte para el año 2020. En ese país los costos de atención ala salud, como porcentaje del PIB, eran de alrededor del 6% en 1965; se espera que en 2000 sean del 15%, “Healt care has become an economic cancer in this country”, San Francisco Chronicle, 14 de marzo de 1988.

24 Según se informa, en Indonesia el conocido programa IPM elevó las utilidades reduciendo los costos y aumentando también los rendimientos. Depende de nuevos programas de adiestramiento y educación, coordinación de la planeación agrícola, etc. Sandra Postel, “Indonesia steps off the pesticide treadmill”, World Watch, enero-febrero de 1988, p. 4.

25 Por ejemplo, en Alemania la industria organizada y la coordinación entre la industria y el estado logra internalizar muchas externalidades o costos sociales. Esto se lleva a cabo sin daños graves a las utilidades porque la República Federal Alemana produce bienes de tan alta calidad y tan deseables para el mercado mundial que los costos de proteger o restaurar las condiciones de producción se pueden absorber y la industria sigue siendo competitiva.

26 Christopher, J. Dagget, “Smog, more smog, and still more smog”, New York Times, 23 de enero de 1988.

27 La idea de que la crisis inducida por condiciones de producción inadecuadas da por resultado formas más sociales de producción y relaciones de producción no es nueva en los círculos no marxistas. Schnaiberg vinculó la rápida expansión económica con la creciente explotación de los recursos y el aumento de los problemas ambientales, lo cual a su vez planteaba restricciones al crecimiento económico, volviendo así esencial algún tipo de planeación del uso de recursos, niveles de contaminación, etc. Interpretó la legislación ambiental y las políticas de control de los setenta como el inicio de la planeación ambiental. Schnaiberg, op. cit. La idea de que la crisis inducida por condiciones de producción (es decir, costos) desfavorables da por resultado fuerzas productivas más sociales, así como relaciones de producción, se puede encontrar, en forma embrionaria, en obras como R. G. Wilkinson, Poverty and progress: An ecological perspective on economic development, Nueva York, Praeger, 1973, que sostiene que los cambios tecnológicos que hicieron época fueron consecuencia, muchas veces, de escaseces ecológicas, y corno O. Sunkel y J. Leal, “Economics and environment in a developmental perspective”, International Social Science Journal, 109, 1986, p. 413, donde se sostiene que el agotamiento de recursos y la escasez elevan los costos del crecimiento económico debido a declinaciones de la productividad natural de los recursos, y que a ello se debe que se requieran nuevos subsidios a los recursos energéticos y a la tecnología (lo que implica mayor planeación).

28 Saul Landau, correspondencia con el autor, noviembre de 1994.

29 James O’Connor, “Capitalism, nature, socialism: A theoretical introduction”, Capitalism, Nature, Socialism, 1, otoño de 1988.

30 O, en un modelo más complejo, la composición orgánica del capital y la tasa de utilidad.

31 Frank Beckenbach, “Social costs in modern capitalism”, Capitalism, Nature, Socialism, 3, noviembre de 1989.

Esta entrada fue publicada en Temas marxistas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s