PSOE: Como el Gato Félix

Por Luis Sepúlveda

Gato FélixEl PSOE convocó a una Conferencia que, dado el drama que se vive en España, tendría que haber tenido las características de un congreso extraordinario, pero no fue así, y no logro entender por qué. Imagino que los militantes convocados a la Conferencia recibieron un lema que debió decir:

“Cómo el Fénix el PSOE renace de las cenizas”, pero algún poco informado redactor de la convocatoria (tal vez un náufrago de la Fundación Ideas) escribió: “Como el Gato Félix el PSOE se cuelga de los signos de interrogación”.

No sé qué esperaban, si es que esperaban algo, los parados, los desahuciados, los afectados por las preferentes, los estafados por la banca, los estudiantes sin beca, los enfermos sin ayuda a la dependencia, los jubilados con sus pensiones jibarizadas, los funcionarios con los salarios reducidos y todos los ciudadanos y ciudadanas que han visto, ven y verán, como cada día un derecho más es conculcado, arrebatado, robado y esquilmado.

No sé si toda esta gente esperaba algo, si es que algo esperaba, pero yo sí que esperaba algo, algo que no se dio, ni se dará.

Esperaba que el PSOE dijera con voz clara y nítida que el sistema ha fracasado, que el capitalismo clásico perdió el control de la economía global, y que también a escala global se ha impuesto una dictadura feroz; la dictadura del mercado, de los especuladores, de los banqueros, de los accionistas de empresas sin bandera ni sede física conocida, y que bajo los preceptos de neoliberalismo la sociedad camina hacia el colapso, hacia un modelo en el que unos pocos lo tendrán todo, y los más no tendrán nada.

Esperaba que el PSOE dijera con voz clara y nítida que a partir de hoy abjuran -tal como abjuraron del análisis marxista para ser protagonistas de una posmodernidad cuya mayor manifestación fue quitarse la boina y remplazar el traje de pana por un modelito de Armani- y rechazan el modelo económico neoliberal al que se lanzaron con entusiasmo desde que Carlos Solchaga dijera que ” España es el mejor país del mundo para hacer dinero”.

Esperaba que reconocieran, mediante una autocrítica nítida y en voz alta, que están sin ideas, que padecen de una dramática falta de imaginario de país y sociedad, que son incapaces de hacer un relato coherente acerca de las posibles medidas urgentes que se deben tomar, no para salir de una crisis que es global, sino para evitar que los trabajadores, especialmente los jóvenes, sigan pagando el precio de los desmanes del mercado, del fracaso del sistema capitalista.

Esperaba que dijeran con voz nítida y a gritos, que el PSOE padece de una falta de liderazgo coherente, tanto a nivel de dirección nacional, como de comunidades autónomas y ayuntamientos. Esperaba que reconocieran que el discurso del PSOE se ha tornado vacío, hueco y carente de representatividad, y que eso se ve en la sociedad, donde las iniciativas ciudadanas han tomado en sus manos las tareas que fueron incapaces de impulsar y mucho menos de cumplir.

Esperaba que reconocieran el mal  hecho por los aparatchniks de todos los pelajes que lo único que han logrado es descrédito, desprestigio, y alejamiento de la ciudadanía . Ese No nos Representan gritado por millones es una bofetada que el PSOE ha recibido, y  que pese a estar sangrando, se niega a aceptar como la más esencial de las verdades.

Esperaba que anunciaran la suspensión imediata de militancia de todos los y las que están siendo investigados por la justicia, acusados o imputados de delitos de corrupción, sin que importe el abolengo de “históricos” o su relevancia sindical. Esperaba limpieza urgente, esa misma que jamás se verá en el Partido Popular, y que por herencia de lucha, el PSOE jamás debió olvidar.

Esperaba del PSOE, no un ejercicio de autoflagelación inservible, sino una autocrítica honesta, que necesariamente debía empezar por la renuncia de todos sus dirigentes, históricos o no, porque todos son responsables de la falta de inteligencia, de ideas, de la obstrucción a las nuevas tendencias de pensamiento progresista, que lanzó al país en manos de la peor derecha europea.

Esperaba un gran acto de honesta humildad manifestado en la convocatoria a primarias urgentes, a un congreso extraordinario de urgencia, que de voz y espacio a nuevos dirigentes, que los hay, jóvenes, y que desean fervientemente que el PSOE sea un partido de izquierdas.

Esperaba mucho de la Conferencia, como tantos, y no he visto absolutamente nada de lo que esperaba. La rosa en el puño es apenas una hilacha seca, y la mano empuñada que la sostenía se convierte rápidamente en la mano extendida de un pordiosero.

Luis Sepúlveda, 9 de noviembre de 2013

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PSOE: Como el Gato Félix

  1. María dijo:

    Esperabas oír muchas cosas de esa conferencia. Yo esperaba que estuvieras tú allí para decirlas. Primero te habrías sorprendido al saber que no eres el único que piensa así y que defiende el marxismo. Y segundo, tu, más otro, más otro, sumáis más, y tal vez podáis un dia contrarrestar a los que se van y nunca se podrán expresar, y enfrentaros a los que nunca se marchan y que no cambiarán de opinión para no perder sus privilegios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s