Marx, la crisis y los Grundrisse

domino marx tratado¿Eres de los que se tragan las mentiras del gobierno? ¿Crees que por una mierda de dato de desempleo, estacional, se acaba la crisis? ¿Tienes moral de esclavo y estás resignado? Pues más te valdría espabilarte y despertar porque viene curva. Según leemos por ahí, se avecina un segundo rescate (o como lo quieran denominar esta vez). ¿Para rescatar a las personas?, ¿para devolver la estafa de las preferentes?, dirán. Pues no, para recapitalizar los bancos. ¡Toma ya!. Y claro está, junto al préstamo viajarán contraprestaciones que nos afectarán a todos. Más recortes, más miseria y menos derechos. Es lo que tiene el sistema, que sufre crisis y sus efectos afectan a los probos ciudadanos.

De crisis y de miserias también supo Marx y los suyos. Y no de oídas precisamente. Es archiconocido que el bueno de Engels ayudó, rescató, socorrió más de una vez a los Marx. Lo que quizás no es tan conocido es la situación tan “complicada” que le tocó vivir. Aún así y a diferencia de otros, estudió, teorizó, organizó, participó y se comprometió para cambiar un injusticia permanente, la explotación capitalista. Gracias al trabajo de Marcello Musto, profesor de teoría política en la York University (Toronto), de la revisión epistolar de Marx nos podemos hacer una idea de la realidad “padecida”.

Para saber más…

Un saludo revolucionario (también para todos los espías que escrutan la red).

A. Olivé

__________________________________________

MARX, LA CRISIS Y LOS GRUNDRISSE

Marcello Musto

Marx escribió los Grundrisse durante su exilio en Londres, en uno de los momentos más difíciles de su vida, al tiempo que arreciaba la primera crisis financiera mundial. “Los capitalistas que tanto chillan contra el ‘derecho al trabajo’ exigen ahora por doquier […] el ‘derecho al beneficio’, en detrimento de la comunidad”, escribía Marx a Engels en 1857

En 1848 Europa es sacudida por numerosas insurrecciones populares inspiradas en los principios de libertad política y justicia social. La debilidad de un movimiento obrero que acababa de nacer, el abandono por parte de la burguesía de los ideales que al principio compartía con ella, la represión militar y la vuelta de la prosperidad económica, llevan por todas partes a la derrota de estas insurrecciones, de manera que la reacción vuelve a coger las riendas del poder. Marx apoya los movimientos revolucionarios a través del diario Neue Rheinische Zeitung: Organ der Demokratie [Nueva Gaceta Renana: Órgano de la Democracia], del que él es fundador y redactor en jefe. En las columnas de este periódico, Marx prosigue una labor intensa de agitación apoyando la causa de los insurgentes e incitando al proletariado a proclamar “la revolución social y republicana[1]. Durante este periodo vive entre Bruselas, París y Colonia, pasa por Berlín, Viena, Hamburgo y muchas otras ciudades alemanas, estableciendo por todos estos lugares contactos para desarrollar las luchas en curso. Fue a causa de esta incesante actividad militante por lo que fue detenido primero en Bélgica y después en Prusia y mediante un decreto de expulsión, siendo Luis Napoleón Bonaparte presidente de la República, el gobierno francés le obliga a salir de París. Marx decide trasladarse a Inglaterra cruza el canal de la Mancha en el verano de 1849, con 31 años de edad, y se instala en Londres.

Convencido al principio de que no iba a ser más que una breve estancia, allí se quedará para el resto de sus días, como un apátrida.

CITA CON LA REVOLUCIÓN

Los primeros años de su exilio inglés están marcados por la más negra miseria y las enfermedades que provocaron la muerte de tres de sus hijos. Aunque Marx nunca conoció la abundancia, esta fase representa sin lugar a dudas el peor momento de su existencia. De diciembre de 1850 a septiembre de 1856, vive con su familia en un apartamento de dos habitaciones en el número 28 de Dean Street, en el Soho, uno de los barrios más pobres y más ruinosos de la capital. En otoño de 1856, el matrimonio Marx, sus tres hijas Jenny, Laura y Eleanor, junto con su fiel sirvienta Hélène Demuth considerara parte de la familia, se instalan en la zona norte de Londres, en el número 9 de Grafton Terrace, donde los alquileres eran más baratos. Después de la muerte del tío y de la madre de Jenny von Westphalen, su esposa, la doble herencia le permitió detener el círculo vicioso de la deuda, la recuperación en el monte de piedad de algunos vestidos y efectos personales, así como cambiar de vivienda. El edificio en el que los Marx habitan hasta 1864 se encontraba en una zona de reciente urbanización, sin vías adecentadas que la unieran al centro y sumida por la noche en la plena oscuridad. Sin embargo, la familia vive en una verdadera casa, mínimo requisito para tener “al menos una apariencia de respetabilidad”[2].

Durante el año 1856, Marx abandona completamente sus estudios de economía política, pero el resurgimiento de la crisis financiera internacional cambia completamente la situación. En una atmósfera de gran incertidumbre, que se transforma en pánico general para acabar provocando quiebras por todas partes, Marx siente que hay que pasar a la acción y, en previsión de los desarrollos futuros de la recesión, escribe a Friedrich Engels: “no creo que podamos quedar como espectadores por más tiempo[3] . Éste último, por su parte, está desbordante de optimismo y describe a su amigo el futuro escenario: “Esta vez va a ser un juicio final sin precedentes, toda la industria europea está arruinada, todos los mercados están saturados […], todas las clases acomodadas están siendo arrastrada a la ruina, va a haber una bancarrota completa de la burguesía, guerra y anarquía en grado sumo. Yo también creo que todo se cumplirá a lo largo de 1857” [4].

Al cabo de una década marcada por el reflujo del movimiento revolucionario y en el curso de la cual ellos no pudieron jugar un papel activo en el contexto político europeo, los dos amigos volvieron a intercambiarse mensajes de confianza en el futuro. La cita con la revolución, tanto tiempo esperada, parecía ya muy próxima y ofrece a Marx una prioridad urgente: retomar la redacción de su “Economía” y acabarla lo más pronto posible.

A PESAR DE LAS MISERIAS Y LAS ENFERMEDADES

Para dedicarse a su obra con tal denuedo, Marx tendrá necesidad de un poco de tranquilidad, pero su situación personal, aún extremadamente precaria, no le da tregua. Empleados todos sus recursos en el nuevo alojamiento, se encuentra ya desde el primer momento sin dinero para pagar el alquiler. Entonces le cuenta a Engels, que en ese momento vive y trabaja en Manchester, todas las vejaciones de su nueva situación: “[Estoy] sin perspectivas y con unos gastos familiares en aumento. No sé en absoluto qué debo hacer y, a la verdad, me encuentro en una situación más desesperada que hace cinco años. Pensaba que había superado esta mierda, pero no es verdad[5]. La carta sorprende tan profundamente a Engels, convencido como estaba de que, después del cambio de vivienda, la situación de su amigo estaba ya estabilizada, que ese mismo mes de enero de 1857 le envió el dinero recibido de su padre por Navidad para comprar un caballo destinado a su gran pasión: la caza del zorro. En cualquier caso, durante aquellos años, como durante todo el resto de su vida, Engels no escatimó su ayuda a Marx y a su familia. Preocupado por la situación, además de enviar a Marx cinco libras esterlinas al mes, le ruega que se dirija a él en caso de que surjan nuevas dificultades.

Ahora bien, el papel de Engels no se limita al de donante. En la profunda soledad que abruma a Marx por aquellos años, Engels, por medio de una intensa correspondencia, es el único interlocutor en una confrontación intelectual: “Antes que nada, yo tengo que tener tu opinión[6]; es el único amigo en quien puede confiar en sus momentos de desánimo: “Escríbeme pronto porque tus cartas me van a ser necesarias para devolverme el ánimo. La situación es sórdida[7]. Es también el camarada con el que puede compartir el gusto por el sarcasmo que le inspiran los acontecimientos: “Envidio a esa gente que sabe hacer cabriolas. Tiene que ser un medio magnífico para quitarse de la cabeza la rabia y la basura burguesa[8].

De hecho, la precariedad se hace cada vez más apremiante. El único ingreso en el presupuesto de Marx, aparte de la ayuda que le proporciona Engels, son las remuneraciones que le da el New York Tribune, el diario anglófono más leído por entonces. Pero los acuerdos firmados con el periódico (dos libras esterlinas por artículo) cambian con la crisis económica que ha alcanzado también, de rebote, al periódico americano. Aunque Marx sea, junto con el viajero y escritor americano Bayard Taylor, el único corresponsal en Europa que no fue despedido, su participación se redujo, de dos, a un artículo por semana y –“aunque en la época de prosperidad no me dieron ni un céntimo de más[9] – su retribución quedó reducida a la mitad. Marx comenta el asunto en un tono divertido: “He aquí una ironía del destino, verse uno mezclado personalmente con estas malditas crisis.”[10] De todos modos, asistir al hundimiento financiero  es  para  él  un  espectáculo  incomparable:“¡Qué bonito ver a los capitalistas, que chillan contra  el  ‘derecho  al  trabajo’,  exigir ahora ‘el apoyo público’ de los gobiernos,  y […] hacer valer en realidad ‘el derecho al beneficio’ en detrimento de la comunidad.[11]; y a pesar de su inquietud, comunica a Engels: “Aunque indigente, desde 1849 nunca me he sentido tan a gusto que con este crack.”[12]

El nacimiento de un nuevo proyecto editorial hace que la situación sea menos desesperada. El director del New York Tribune, Charles Dana, le invita a participar en la redacción de la enciclopedia The New American Cyclopedia. La necesidad de dinero le empuja a aceptar pero, para poder dedicar más tiempo a sus investigaciones, le confía a Engels una buena parte de la tarea. En el reparto del trabajo entre los dos amigos, de julio de 1857 a noviembre de 1860, Engels redacta los artículos de carácter militar – la mayoría de los previstos – mientras que Marx recopila varios bocetos biográficos: aunque la remuneración de solo dos dólares por página era muy baja, permite no obstante aliviar el desastroso presupuesto de Marx. Por eso Engels le invita a que le pida a Dana que le encargue el mayor número posible de artículos: “Podemos fácilmente aportar tanto de esta sólida ciencia que en compensación bien podemos ganar un sólido oro californiano[13]; al tiempo que Marx en la redacción de sus artículos, sigue el principio: “ser lo menos conciso posible, mientras podamos hacerlo sin cansarnos[14].

A pesar de todos estos esfuerzos, el estado de las finanzas no mejora nada en absoluto. Se hace incluso tan insostenible que, asaltado por unos acreedores que él compara con “lobos famélicos[15] y faltándole hasta el carbón para protegerse del frío invernal, Marx comunica a Engels en enero de 1858: “Si la situación sigue así , prefiero estar seis pies bajo tierra mejor que continuar vegetando de esta manera. Ser continuamente un genio para los otros y, más aun, estar constantemente atormentado por las más mezquinas miserias, a largo plazo es insostenible[16]. En estas circunstancias, reserva las reflexiones más amargas para la esfera afectiva: “En privado yo me digo que llevo la vida más agitada que se pueda imaginar. […] Para los que tienen aspiraciones más altas, no existe mayor estupidez que casarse y entregarse así a los achaques de la vida doméstica[17].

La pobreza no es el único espectro que acosa a Marx. Durante este periodo, como durante gran parte de su existencia atormentada, sufre diferentes males. En marzo de 1857, el excesivo trabajo nocturno le causa una inflamación en los ojos; en abril padece dolores dentales, mientras que en mayo sufre repetidamente ataques de hígado que intenta dominar “atiborrándose de medicamentos”. Muy debilitado, incapaz de trabajar durante tres semanas, escribe a Engels: “Para no perder todo el tiempo, he adquirido, a falta de otra cosa mejor, el dominio del danés”; en cualquier caso “según las promesas del médico, espero volver a ser un hombre la semana que viene. De momento, sigo amarillo como un membrillo y de muy mal humor[18]

Muy pronto, un acontecimiento bastante más grave iba a caer sobre la familia Marx. A principios de julio, Jenny da a luz a su último hijo, pero el bebé, muy frágil, muere inmediatamente después del parto. Afectado por este nuevo duelo, Marx le suelta de golpe a Engels:En sí, esta muerte no es una desgracia. Sin embargo […] las circunstancias que han provocado este final han sido de naturaleza a suscitar aquel otro recuerdo desgarrador [probablemente la muerte de Edgar (1847-1855), el otro hijo anteriormente perdido]. Es imposible hablar de esto por carta[19]. Engels, muy conmovido por estas palabras, responde: “Tienes que estar muy mal para expresarte así. Tú, tú sí puedes aceptar estoicamente la muerte del pequeño, pero tu mujer podrá hacerlo más difícilmente.[20]

El escenario se complica aún más cuando Engels cae enfermo y, afectado por una fiebre glandular, no puede trabajar durante todo el verano. En ese momento, Marx conoce verdaderamente serias dificultades. Como los artículos de su amigo que tenía que enviar a la enciclopedia empiezan a fallar, simula, para ganar tiempo, que había enviado un paquete de manuscritos a Nueva York, pero que el correo los había extraviado. A pesar de lo cual, la presión a la que está sometido no cesa. Cuando los acontecimientos ligados a la revuelta de los Cipayos en India se agravan cada vez más, el New York Tribune espera el análisis de su experto, ignorando que los artículos tocantes a las cuestiones militares en realidad eran escritos por Engels. Marx, obligado por los acontecimientos a asegurar “el ínterin del ministerio de la Guerra[21], aventuró la tesis según la cual los ingleses deberían batirse en retirada al comienzo de la estación de lluvias. Informa a Engels de su elección de este modo: “Es posible que yo dé una mala impresión, pero siempre podré salir airoso con un poco de dialéctica. Por supuesto que he formulado mis palabras con idea de estar en lo cierto, incluso en caso contrario.”[22] De todos modos Marx no subestima este conflicto y, reflexionando sobre los efectos inducidos por el mismo, declara: “Con la sangría de hombres y de lingotes que eso va a costar a los ingleses, India es nuestra mejor aliada[23]

DURANTE LA REDACCION DE LOS GRUNDRISSE

Miseria, problemas de salud y privaciones de todo tipo: los Grundrisse fueron escritos en este contexto trágico. No son el producto de investigaciones de un pensador acomodado, protegido por la tranquilidad burguesa, sino la obra de un autor que vive en condiciones muy difíciles y que, sostenido únicamente por la convicción de que su trabajo se ha hecho necesario en aquel momento ante el estado de avance de la crisis económica, encuentra así la fuerza de sacarlo adelante.

Durante el otoño de 1857, Engels sigue teniendo un discurso optimista sobre el curso de los   acontecimientos: “el crack americano es enorme y  va a durar mucho tiempo.   […] El comercio está de nuevo por tierra por tres o cuatro años, ahora tenemos una posibilidad[24]; y continúa dando ánimos a Marx: “en 1848 decíamos: ha llegado nuestra hora, y en cierto sentido sí había llegado, pero ahora va en serio, en adelante se trata ya de vida o muerte[25]. Por otra parte, sin albergar duda alguna sobre el estallido de la revolución, los dos amigos desean que no estalle antes de que toda Europa esté contaminada por la crisis y los votos por ‘el año del tumulto’[26]fueron trasladados a 1858. Como demuestra una carta de Jenny von Westphalen al amigo de la familia Conrad Schramme, el hundimiento general produjo efectos positivos en Marx: “Imagínese usted lo eufórico que está el Moro*. Su capacidad y su facilidad para el trabajo de antes han vuelto y por ende el buen humor y la serenidad de espíritu” [27].

Durante el otoño de 1857, Engels sigue teniendo un discurso optimista sobre el curso de los   acontecimientos:   “el crack americano es enorme y va  a durar mucho tiempo.   […]      El comercio está de nuevo por tierra por tres o cuatro años, ahora tenemos una posibilidad”[28]; y continúa dando ánimos a Marx:en 1848 decíamos: ha llegado nuestra hora, y en cierto sentido sí había llegado, pero ahora va en serio, en adelante se trata ya de vida o muerte[29]. Por otra parte, sin albergar duda alguna sobre el estallido de la revolución, los dos amigos desean que no estalle antes de que toda Europa esté contaminada por la crisis y los votos por ‘el año del tumulto’[30]fueron trasladados a 1858. Como demuestra una carta de Jenny von Westphalen al amigo de la familia Conrad Schramme, el hundimiento general produjo efectos positivos en Marx: “Imagínese usted lo eufórico que está el Moro*. Su capacidad y su facilidad para el trabajo de antes han vuelto y por ende el buen humor y la serenidad de espíritu” [31]. Efectivamente, Marx emprende un periodo de intensa actividad intelectual entre los artículos para el New York Tribune, el trabajo para The New American Cyclopedia, el proyecto, inacabado, de escribir un panfleto sobre la crisis en curso y, por supuesto, los Grundrisse. Pero los esfuerzos emprendidos se tornan excesivos incluso para sus renovadas fuerzas y la ayuda de Engels se hace de nuevo indispensable. A principios de 1858, una vez éste restablecido de su enfermedad, Marx le pide que vuelva a escribir los artículos para la Enciclopedia: “A veces pienso que si pudieras enviar cada dos días pequeños trozos, podría servir tal vez de freno a las francachelas que, conociendo como conozco Manchester y para los malos tiempos que corren, me parecen inevitables y no te vienen nada bien […] porque yo tengo que teminar como sea los otros trabajos que me llevan todo el tiempo. ¡Que me caiga la casa encima si miento!”.

Engels acepta la enérgica exhortación de Marx y le informa de que, después de las vacaciones, “siente la necesidad de una vida más tranquila y activa[32]. Pero el principal problema de Marx, es siempre la falta de tiempo. Recurrentemente se queja de ello a su amigo: “Cada vez que estoy en el [British] Museum [que por entonces albergaba también la Biblioteca Nacional], tengo tal  montón de  cosas  que  controlar   que  la  hora  de  cierre  (a  partir de  ahora  sólo dan cuatro horas) se me echa encima antes de poder echar una ojeada. Después, el trayecto de vuelta. Así es como se pierde tanto tiempo.”[33]. A los problemas prácticos se añaden los de naturaleza  teórica:  “Estoy  […]  desgraciadamente  atado  por  errores  en  cálculo,  a  tal  punto  que, desesperado, me puse de nuevo a estudiar álgebra. La aritmética siempre me ha resultado extraña pero, gracias al álgebra, me vuelvo a poneren pie[34]. En fin, que la redacción de los Grundrisse se retrasa debido a los escrúpulos que le impone tener que buscar continuamente nuevas pruebas que den validez a sus tesis. En febrero presenta a Ferdinand Lasalle el estado de sus investigaciones de este modo: “Te quiero decir cómo voy con la economía. El trabajo ya lo tengo redactado. Efectivamente, desde hace unos meses ya tengo el texto definitivo en mis manos. Pero las cosas toman su tiempo ya que hay temas que durante muchos años han sido objeto principal de las pertinentes investigaciones y que, cuando llegas al momento de arreglar cuentas con ellos, muestran constantemente nuevos aspectos y exigen nuevas reflexiones”.

En la misma carta, Marx se queja, una vez más, delas condiciones a las que está condenado. Obligado a emplear una gran parte de su jornada a redactar artículos periodísticos, afirma: “Yo no soy ya el amo sino el esclavo de mi tiempo. No me queda ya más que la noche y, muy a menudo, ataques y racaídas de mi mal de hígado perturban también estos trabajos nocturnos[35]. Efectivamente, la enfermedad vuelve a golpearle violentamente. En enero de 1858 previene a Engels de que va a cuidarse durante tres semanas: “Abusé demasiado del trabajo de noche, en realidad manteniéndome a base de limonadas, por un lado, y de inmensas cantidades de tabaco, por otro[36]. En marzo, “tiene de nuevo problemas” con su hígado: “El trabajo nocturno continuado y las innumerables pequeñas preocupaciones durante el día, debidas a mi situación fianciera y doméstica, me arrastran muy a menudo, estos últimos tiempos, a continuas recaídas[37]. En abril, de nuevo declara: “Me encuentro tan mal a causa de mi problema de bilis, que esta semana no he podido ni pensar, ni leer, ni escribir, ni hacer nada salvo los artículos para el Tribune. Por supuesto, no puedo dejarlos porque, en lo que pueda, tengo que cumplir con mis deudas para evitar la ruina” [38].

Durante todo este tiempo, Marx ha renunciado completamente a sus relaciones políticas organizadas y a las relaciones privadas: a los pocos amigos que le quedan les cuenta que vive “como un ermitaño[39], o que “las pocas amistades que tengo las veo raramente lo que, a fin de cuentas, no es una gran pérdida[40]. Lo que estimula sus esperanzas y le empuja a proseguir en su trabajo es, aparte los ánimos continuos de Engels, la recesión económica y su difusión a escala mundial: “Al fin y al cabo, la crisis ha horadado como un viejo topo[41]. La correspondencia con Engels manifiesta los entusiasmos suscitados por el desarrollo de los acontecimientos. En enero, después de haber leído en el Manchester Guardian las noticias llegadas de París, exclama: “Parece que todo va mejor de lo esperado[42], y a finales de marzo, comentando la evolución de los hechos, añade: “En Francia el caos progresa de lo mejor del mundo. Es poco probable que la calma dure más allá del verano[43]. Y es que unos meses antes había afirmado con pesimismo: “Después de las experiencias de estos últimos años, el desprecio por las masas como por los individuos debe de haberse enraizado en todo ser pensante de manera que el odi profanum vulgus et arceo ha llegado a ser una regla de vida casi impuesta. A pesar de ello, se trata de estados de ánimo de filisteos, que serán barridos a la primera tempestad[44]; sin embargo en mayo sostiene con satisfacción: “En su conjunto, este tiempo es agradable. Parece que la historia está tomando un nuevo empuje y los signos de la disolución completa son deliciosos para cualquier espíritu poco inclinado a la conservación del actual estado de cosas[45].

Engels no le va a la zaga a su amigo en el entusiamo. Cuenta, con gran fervor, a Marx que el día de la ejecución de Felice Orsini, el demócrata italiano autor del atentado fallido contra Napoleón III, se produjo en París una gran manifestación obrera de protesta: “En tanto que se aproxima la gran convulsión, es hermoso acud ir a una llamada de este género y oír a centenares de miles de hombres responder: ¡presente![46]. Además en función de los posibles desarrollos revolucionarios, estudia la importancia numérica de las tropas francesas y advierte a Marx que, para vencer, será necesario formar sociedades secretas en el ejército o bien, que hará falta, como en 1848, una toma de posición antibonapartista de la burguesía. Finalmente predice que la secesión de Hungría y de Italia, así como las insurrecciones eslavas, golpearán duramente a Austria, viejo bastión reaccionario, a lo que se añadirá un contragolpe generalizado de la crisis en todas las grandes ciudades y regiones industriales. En suma, que está convencido de que “después de la crisis habrá una convulsión violenta[47]. Guiado por este optimismo, Engels retoma sus ejercicios de equitación, pero esta vez con un objetivo suplementario; efectivamente, escribe a Marx: “Ayer salté con mi caballo un terraplén y una valla de cinco pies y unas pulgadas: el salto más grande de mi vida […] Cuando volvamos a Alemania ya tenemos algo que demostrar a la caballería prusiana. Les va a ser difícil a esos caballeros seguirme[48]. Marx le responde con unas felicitaciones irónicas: “Bravo por tus proezas ecuestres. Pero cuidado no hagas saltos demasiado peligrosos, porque vas a tener pronto una ocasión más importante para romperte el cuello. No creo que sea la equitación la especialidad en la que tú seas más necesario en Alemania[49].

matrimonioLa vida de Marx se complica. En marzo, Lassalle le comunica que el editor Franz Duncker de Berlín ha aceptado publicar la obra en fascículos pero, paradójicamente, esta buena noticia se transforma en un nuevo factor desestabilizador. Una nueva fuente de fastidios se añade a otra: la ansiedad. Como informa el enésimo informe médico dirigido a Engels, escrito en  esta  ocasión  por  Jenny  von  Westphalen:  “La  bilis y  el  hígado  le  causan  nuevos  problemas […].  La  inquietud  moral  y  la  agitación  contribuyen en  mucho  a  la  degradación  de  su  estado. Después de firmar  el  contrato  con  el  editor, esta  agitación se  vuelve  por  supuesto cada  vez más fuerte y crece de día en día, porque cada vez tiene más dificultad para terminar su trabajo[50].

Durante todo el mes de abril, Marx sufre el ataque de hígado más violento que jamás ha tenido y no puede trabajar. Sólo se centra en los artículos que tiene que enviar al New York Tribune, indispensables para sobrevivir, y está obligado, por añadidura, a dictarlos a su mujer que se presta “como secretaria[51]. Cuando logra volver a tomar la pluma, informa a Engels que la causa de su silencio se debía simplemente a su “incapacidad para escribir”, que se manifiesta “no sólo en sentido literario, sino en sentido literal de la palabra”. Y añade que “la angustia continua de ponerse a trabajar e, inmediatamente, de nuevo la incapacidad de hacerlo, han contribuido a agravar el mal”. Su estado de todos modos es crítico: “No estoy en disposición de trabajar. Si me pongo a escribir durante dos horas, tengo que meterme el la cama durante dos días muerto de dolor. Espero, por todos los diablos, que esta situación termine en dos semanas. No ha podido caerme en peor momento. Evidentemente, durante el invierno, abusé en mi trabajo de noche. Hinc illae lacrimae” [52].

Intenta entonces rebelarse contra la enfermedad, pero después de haber tomado grandes dosis de medicación, y sin haber experimentado la mínima mejoría, vuelve al médico y éste le prescribe   un   cambio   de   aires   durante   una   semana   y   “ dejar   durante   un   tiempo   el   trabajo intelectual[53]. Decide entonces reunirse con Engels anunciándole: “colgué mi deber[54]. Por supuesto que, acto seguido, durante los veinte días que pasó en Manchester, retoma la redacción del “Capítulo sobre el capital” y escribe las últimas páginas de los Grundrisse.

EN LUCHA CONTRA LA SOCIEDAD BURGUESA

De vuelta en Londres, tiene que redactar el texto para la prensa. Sin embargo, aunque ya está en retraso con el editor, demora aun más la redacción. Su exigencia crítica se impone, incluso en esta ocasión, a las exigencias prácticas. Cuenta, efectivamente, a Engels: “Durante mi ausencia, apareció en Londres un libro de Maclaren sobre la historia del  dinero circulante que, según los resúmenes del Economist, es de suma importancia. El   libro aún no está en la Biblioteca  […]  Evidentemente tengo que leerlo antes de escribir el  mío. Por eso envié a mi mujer a la City, a la editorial, y constatamos con horror que costaba 9 chelines y 6 peniques, es decir, más de lo que había en nuestra cartera. Me harías un gran favor si pudieras enviarme un giro para completar esa suma. Es probable que no haya nada nuevo para mí en ese libro, pero vista la importancia que le da el Economist, y según los comentarios que yo mismo he leído, mi conciencia teórica no me permite continuar sin haber tenido conocimiento de él[55]

La “peligrosidad” de los comentarios del Economist sobre la tranquilidad tan puesta a prueba en su familia, Jenny enviada al centro de la ciudad para procurarse el origen de las nuevas dudas teóricas, las economías que no llegan ni para poder comprar un libro y las continuas demandas de ayuda al amigo de Manchester regurlamente atendidas: ¿cómo describir mejor la vida de Marx durante estos años y, particularmente, cómo mostrar mejor de qué era capaz su “conciencia teórica”?

Además de su delicada naturaleza, los dos “enemigos” de siempre, la enfermedad y la miseria, contribuyen a retrasar aun más el cumplimiento de su trabajo. Las condiciones de su salud, como atestiguan los relatos que le hace a Engels, empeoran de nuevo: “Los males que he sufrido antes de irme a Manchester fueron, durante todo el verano, crónicos, de tal manera que escribir  un  poco  me  costaba  un  esfuerzo  enorme[56].  Por  si  fuera  poco,  estos meses estuvieron marcados por insoportables inestabilidades económicas que obligan a los Marx a vivir, constantemente, ante el “espectro inevitable de la catástrofe final”. De  nuevo presa de la deseperación, Marx envía en julio una carta a Engels en la que le informa con crudeza de la realidad en que vive: “Tendríamos que ver juntos si , de alguna manera, podemos salir de la actual situación, porque es ya absolutamente insostenible. El primer resultado es ya mi incapacidad para trabajar; mientras que por una parte pierdo la mayoría de mi tiempo en ir de acá para allá haciendo inútiles esfuerzos para pillar algo de dinero, por otra parte mi fuerza de concentración, sin duda a causa de mi gran descalabro físico, no aguanta más los suplicios de la casa. Mi mujer con los nervios a punto de estallar por culpa de esta miseria […] Toda la historia se resumen en esto: Las entradas no se destinan ya al mes siguiente, sólo sirven para pagar las deudas […] así que esta miseria se va dilatando otras cuatro semanas, durante las cuales, sea como sea, hay que seguir adelante […] incluso vendiendo en la subasta mis muebles no sería suficiente para apaciguar a mis acreedores de aquí y para asegurarme un retiro sin obstáculos en un rincón cualquiera. El espectáculo de respetabilidad mantenido hasta aquí ha sido el único medio de evitar un hundimiento. Por mi parte, no me importaría vivir en Whitechapel [el barrio de Londres donde por aquel tiempo vivía una buena parte de la población obrera], con tal de que pudiera encontrar una hora de tranquilidad y consagrarme a mis trabajos. Pero para mi mujer, teniendo en cuenta su estado de salud, un cambio de este tipo podría tener consecuencias peligrosas, y lo mismo a mis hijas, en la edad de adolescencia, no les vendría bien […] No desearía ni a mis mayores enemigos atravesar el barrizal en el que yo estoy desde hace ocho semanas, y encima rabiando porque mis capacidades intelectuales, con todas estas preocupaciones, se debilitan y mi capacidad de trabajo está quebrantada”.

A pesar de este estado de indigencia extrema, Marx no se deja aplastar por la precariedad de su condición y, refiriéndose a su intención de completar su obra, declara a su amigo Josep Weydemeyer: “Tengo que conseguir mi objetivo cueste lo que cueste y no permitir a la sociedad burguesa que me convierta en una máquina de hacer dinero”[57].

Sin embargo, a lo largo de los meses, la crisis económica amaina y pronto los mercados vuelven a funcionar regularmente. Y así, en agosto, Marx se dirige desanimado a Engels: “Estas últimas semanas el mundo se ha vuelto horriblemente optimista[58]; y reflexionando sobre el modo  cómo  la  superproducción  de  mercancías  ha  sido     reabsorbida,  piensa:  “Nunca  se  había visto un reflujo tan rápido de una ola tan violenta[59]. La certeza de una revolución próxima que había animado a los dos amigos desde el otoño de 1856 y empujó a Marx a escribir los Grundrisse, da lugar a la desilusión más cruda: “No hay guerra. Todo es burgués[59]. Y si Engels ataca contra el “aburguesamiento cada vez mayor del proletariado inglés”, fenómeno que, en su opinión, llevaría a la nación explotadora del mundo entero a tener un “proletariado burgués al lado de la burguesía”[60], Marx se aferraba, hasta el final, a cualquier episodio significativo, por pequeño que fuese: “A pesar del viraje optimista del comercio mundial .[…] uno se puede consolar con el hecho de que en Rusia la revolución ha comenzado, porque yo considero la convocatoria general de los “notables” en San Petersburgo como su principio”. Sus expectativas alcanzan también a Alemania: “En Prusia, las cosas están peor que en 1847”, por no hablar de la revuelta de la burguesía checa por la independencia nacional: “Hay extraordinarios movimientos entre los Eslavos, sobre todo en Bohemia, que en realidad son contrarrevolución, pero que proporcionan un fermento al movimiento”. En fin, de manera cáustica, como si se sintiera traicionado, afirma: “Esto no hará nada mal a los franceses cuando vean que el mundo se ha puesto en movimiento sin ellos[61].

Sin embargo Marx tiene que rendirse a la evidencia: la crisis no provocó las consecuencias sociales y políticas previstas con tanta seguridad. Sin embargo, aun sigue firmemente persuadido de que la revolución en Europa es más que una cuestión de tiempo y que el problema se plantearía en relación a los nuevos escenarios mundiales abiertos por las transformaciones económicas. Así, en una especie de balance político de los acontecimientos más recientes y de reflexión sobre las perspectivas futuras, escribe a Engels: “No podemos negar el hecho de que la sociedad burguesa ha vivido, por segunda vez, su siglo XVI, un siglo XVI que, así lo espero, anunciará su muerte como el primero celebró su nacimiento. La verdadera tarea de la sociedad burguesa consiste en crear un mercado mundial, al menos en sus grandes líneas, y una producción asentada en estas bases. Desde que la tierra es redonda, me parece que la colonización de California y de Australia y con la cobertura de China y del Japón, este proceso se ha cumplido. Para nosotros la cuestión difícil es la siguiente: en el continente la revolución es inminente y tomará enseguida un carácter socialista. Pero ¿no será inevitablemente aplastada en esta pequeña parte del mundo, teniendo en cuenta que el movimiento de la sociedad burguesa está aún en fasede ascenso en un área mucho más grande?”[62]. Estos pensamientos traducen dos de las más significativas previsiones de Marx: una cierta, que le lleva a adivinar, antes que ningún otro de sus contemporáneos, el desarrollo del capitalismo a escala mundial, y otra errónea, basada en la convicción del advenimiento inlectuable de la revolución proletaria en Europa.

Finalmente, las cartas a Engels contienen críticas mordaces que Marx dirige contra aquellos que, aunque militan en el campo progresista, siguen siendo sus adversarios políticos. Al lado de una de sus dianas preferidas, Pierre-Joseph Proudhon, principal teórico del socialismo, por entonces hegemónico en Francia, a quien Marx considera el ”falso hermano[63], de cuyo comunismo debe desembarazarse, hay muchos otros. Con Lasalle, por ejemplo, Marx mantiene relaciones de rivalidad, y cuando recibe su último libro, La Filosofía de Heráclito, no se desmiente y lo liquida tildándolo de “paté insípido[64]. En septiembre de 1858, Giuseppe Mazzini publica su nuevo manifiesto en la revista Pensiero e Azione, pero Marx que no tenía ninguna duda sobre él, profiere: “Otra vez la misma ‘burra vieja[65]: en lugar de analizar las causas de la derrota de 1848-1849, se mata anunciando panaceas para curar […] la parálisis política[66], la emigración revolucionaria. Dirigiéndose a Julius Fröbel, diputado de la asamblea de Francfort en 1848-49 y típico representante de los demócratas alemanes refugiados en el extranjero y que pronto se alejaron de la vida política, le lanza: “Desde que estos sujetos encontraron su pan y su queso, no buscan más que un pretexto cualquiera para decir adiós a la lucha[67]. Y más irónico que nunca, se burla de la “actividad revolucionaria” de Karl Blind, uno de los jefes de la emigración alemana en Londres: “Por medio de algunos conocidos en Hamburgo, hace enviar a los periódicos ingleses cartas (redactadas por él mismo), en las que se habla del efecto que tienen sus obras anónimas. Inmediatamente, sus amigos escriben de nuevo en los periódicos alemanes sobre la gran repercusión de que se hacen eco los periódicos ingleses. ¿Ves? Ese es un hombre de acción[68].

El compromiso político de Marx fue de una naturaleza totalmente diferente. Si nunca dejó de luchar contra la sociedad burguesa, con una constancia similar conservó la conciencia del hecho de que, en esta batalla, su tarea principal consistía en forjar la crítica de ese mundo de producción capitalista y de que eso le sería posible solamente por medio de un estudio de lo más riguroso de la economía política y del análisis constante de los acontecimientos económicos. Por eso, en los periodos en que la lucha de clases experimenta un reflujo, decide utilizar sus fuerzas de la mejor manera posible y se mantiene por largo tiempo fuera de los pueriles complots y de las intrigas personales a las que se reducían los conflictos políticos de la época: “Desde el proceso de Colonia [el proceso contra los comunistas de 1853], me he mantenido completamente recluido en mi cuarto de estudio. Mi tiempo me era demasiado precioso para dilapidarlo en inútiles fatigas y mezquinos litigios[69]. Efectivamente, después de la sarta de tantos problemas como tiene, Marx avanza en su trabajo y en junio de 1859, publica Contribución a la crítica de la economía política. Primer Tomo, libro del que los Grundrisse fueron un laboratorio más amplio.

Aquel año se terminaba para Marx igual que los precedentes; como resume su esposa Jenny: “1858 para nosotros no fue ni bueno ni malo; fue un año en que los días se sucedían, completamente igual el uno al otro. Comer y beber, escribir artículos, leer periódicos, pasearse: esa fue toda nuestra vida[70]. Día tras día, mes tras mes y año tras año, Marx continuó trabajando en su obra hasta el final de sus días. Para guiarlo en esa pesada tarea de la redacción de los Grundrisse y de, tantos otros, voluminosos manuscritos preparatorios del El Capital, además de su firme determinación, añadía la certeza de que su existencia pertenecía al socialismo, a la causa de la emancipación de millones de hombres y mujeres.

NOTAS

1. Karl Marx, La burguesía y la contrarrevolución.

2. Jenny Marx, Umrisse eines bewegten Lebens. Según la esposa de Marx, este cambio se hizo absolutamente necesario “ya que todos se iban haciendo filisteos, nosotros ya no podíamos vivir como bohemios”.

3. Karl Marx a Friedrich Engels, 26 de septiembre de 1856.

4. Friedrich Engels a Karl Marx, después del 26 de septiembre de 1856.

5. Karl Marx a Friedrich Engels, 20 de enero de 1857.

6. Karl Marx a Friedrich Engels, 2 de abril de 1858.

7. Karl Marx a Friedrich Engels, 18 de marzo de 1857.

8. Karl Marx a Friedrich Engels, 23 de enero de 1857

9. Karl Marx a Joseph Weydemeyer, 1 de febrero de 1859

10. Karl Marx a Friedrich Engels, 31 de octubre de 1857

11. Karl Marx a Friedrich Engels, 8 de diciembre de 1857.

12. Karl Marx a Friedrich Engels, 13 de noviembre de 1857.

13. Karl Marx a Friedrich Engels, 22 de abril de 1857.

14. Karl Marx a Friedrich Engels, 22 de febrero de 1858. Aunque contienen algunas reflexiones interesantes, los artículos para la Enciclopedia fueron rechazados por Engels como “trabajos puramente alimentarios […] que se pueden enterrar sin remordimientos”; carta de Engels a Hermenn Schlüter de 28 de enero de 1891.

15. Karl Marx a Friedrich Engels, 8 de diciembre de 1857.

16. Karl Marx a Friedrich Engels, 28 de enero de 1858.

17. Karl Marx a Friedrich Engels, 22 de febrero de 1858.

18. Karl Marx a Friedrich Engels, 22 de mayo de 1857.

19. Karl Marx a Friedrich Engels, 18 de julio 1857.

20. Friedrich Engels a Karl Marx, 11 de Julio de 1857.

21. Karl Marx a Friedrich Engels, 14 de enero de 1858.

22. Karl Marx a Friedrich Engels, 15 de agosto de 1857.

23. Karl Marx a Friedrich Engels, 14 de enero 1858.

24. Friedrich Engels a Karl Marx, 29 de octubre de 1857.

25. Friedrich Engels a Karl Marx, 15 de noviembre de 1857.

26. Friedrich Engels a Karl Marx, 31 de diciembre de 1857.

27. Jenny Marx a Conrad Schramme, 8 de diciembre de 1857. [*‘Moro’: Sus hijas lo consideraban un amigo y lo trataban como un compañero; no lo llamaban “padre” sino “Mohr” (‘moro’ en alemán) debido a su tez morena y su cabello y barbas negros como el azabache. N.del T.].

28. Karl Marx a Friedrich Engels, 5 de enero de 1858.

29. Friedrich Engels a Karl Marx, 6 de enero de 1858.

30. Karl Marx a Friedrich Engels, 1 de febrero de 1858.

31. Karl Marx a Friedrich Engels, 11 de enero de 1858.

32. Karl Marx a Ferdinand Lasalle, 22 de febrero de 1858.

33. Karl Marx a Friedrich Engels, 14 de enero de 1858.

34. Karl Marx a Friedrich Engels, 29 de marzo de 1858.

35. Karl Marx a Friedrich Engels, 2 de abril de 1858.

36. Karl Marx a Ferdinand Lasalle, 21 de diciembre de 1857.

37. Karl Marx a Conrad Schramm, 8 de diciembre de 1857.

38. Karl Marx a Friedrich Engels, 22 de febrero de 1858.

39. Karl Marx a Friedrich Engels, 23 de enero de 1858.

40. Karl Marx a Friedrich Engels, 29 de marzo de 1858.

41. Karl Marx a Ferdinand Lasalle, 22 de febrero de 1858. La cita “odio al vulgo ignorante y me protejo de él” es del poeta latino Horacio; Odas, libro III, 1.

42. Karl Marx a Ferdinand Lasalle, 31 de mayo de 1858.

43. Karl Marx a Friedrich Engels, 17 de marzo de 1858.

44. Friedrich Engels a Karl Marx, 17 de marzo de 1958.

45. Friedrich Engels a Karl Marx, 11 de febrero de 1858.

46. Karl Marx a Friedrich Engels, 14 de febrero de 1858.

47. Jenny Marx a Freidrich Engels, 9 de abril de 1858.

48. Karl Marx a Friedrich Engels, 2il de 18573 de ab.

49. Karl Marx a Friedrich Engels, 29 de abril de 1858. La cita ‘de ahí estas lágrimas’ es de la obra Andrya (166 a. C.) , acto I, escena 1, del dramaturgo latino Terencio.

50. Karl Marx a Ferdinand Lasalle, 31 de mayo de 1858.

51. Karl Marx a Friedrich Engels, 1 de mayo de 1858.

52. Karl Marx a Friedrich Engels, 31 de mayo de 1858.

53. Karl Marx a Friedrich Engels, 21 de septiembre de 1858.

54. Karl Marx a Friedrich Engels, 15 de julio de 1858.

55. Karl Marx a Friedrich Engels, 15 de julio de 1858.

56. Karl Marx a Joseph Weydemeyer, 1 de febrero de 1859.

57. Karl Marx a Friedrich Engels, 13 de agosto de 1858.

58. Karl Marx a Friedrich Engels, 7 de octubre de 1858.

59. Karl Marx a Friedrich Engels, 11 de diciembre de 1858.

60. Friedrich Engels a Karl Marx, 7 de octubre de 1858.

61. Karl Marx a Friedrich Engels, 8 de octubre de 1858.

62. Karl Marx a Friedrich Engels, 8 de octubre de 1858.

63. Karl Marx a Joseph Weydemeyer, 1 de febrero de 1859.

64. Karl Marx a Friedrich Engels, 1 de febrero de 1858.

65. Karl Marx a Friedrich Engels, 8 de octubre de 1858.

66. Karl Marx, El nuevo manifiesto de Mazzini, 21 de septiembre de 1858 (publicado el 13 de oct. 1858).

67. Karl Marx a Friedrich Engels, 24 de noviembre de 1858.

68. Karl Marx a Friedrich Engels, 2 de noviembre de 1858.

69. Karl Marx a Joseph Weydemeyer, 1 de febrero de 1859.

70. Jenny Marx, Umrisse eines Bewegten Lenes,

Esta entrada fue publicada en Temas marxistas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s