Gramsci y el bloque histórico

Los últimos datos de la encuesta de población activa (EPA) del cuarto trimestre de 2012 dan para mucho, pero quédense con un dato: 5.965.400 parados. Y si esa cifra resulta escalofriante aún hay otras, tal como nos explican los compañero de Kaos en la Red en su artículo Las diez cifras más inquietantes de la EPA. Quédense también con las declaraciones el mismo día de la publicación de la EPA del ministro Agricultura, Medio Ambiente y Alucinación (así, como si fuera un miembro del gabinete de La Bruja Averia), Arias Cañete: “la reforma laboral “está empezando a dar sus frutos”. ¡Qué va a decir un mamporrero del capital -miembro del Gobierno con mayor patrimonio-!. Lucha de clases en estado puro.

gramsci-22 (Rough Sketch)Pues bien, para desalojar a tan innobles gobernantes de la poltrona, los que nos consideramos alternativa (que no alternancia) deberemos convencer a muchos, muchísimos más para que se adhieran voluntariamente a las fuerzas del cambio, ¡vamos, conquistar la hegemonía!. ¿Y quién sino que Antonio Gramsci para ilustranos en estas lides?. Como continuación a las anteriores entradas hoy nos centraremos en el concepto de bloque histórico -estrechamente relacionado con la hegemoníala crisis orgánica o los intelectuales– y como en anteriores ocasiones nos apoyamos en Mabel Thwaites Rey (GRAMSCI MIRANDO AL SUR. SOBRE LA HEGEMONIA EN LOS 90, K&ai Editor, Colección Teoría Crítica, Buenos Aires, 1994) por un lado, Daniel Campione por otro, y con la batidora de Marx desde Cero. ¡A por ellos, oé, oé, oé!

_____________________________

Gramsci y el bloque histórico

En las categorías de crisis orgánica y bloque his­tórico se en­cuentran dos de las claves para comprender el sentido de la hegemonía. Estas categorías están ligadas a la forma de encarar la relación base-superestructura como compleja, mediada, contradictoria. Estructura y superestructura componen un “bloque histórico”,

unidad entre la naturaleza y el espíritu (estructura y superestructura), unidad de los contrarios y de los distintos[1]

Pero avancemos un poco más para entender la relación que Gramsci establece entre la base material y los fenómenos “intelectuales y morales”. Aparece otra vez la cuestión de la ideología, que nos lleva a plantearnos la relación entre estructura y superestructura, el carác­ter de la conquista de la hegemonía y el papel de la lucha de clases. Gramsci dice que

“la estructura y la superestructura forman un «bloque his­tórico», o sea que el conjunto complejo, contradic­torio y dis­corde de las superestructuras es el reflejo del con­jun­to de las relaciones sociales de produc­ción. De ello surge: sólo un sis­tema totalitario de ideologías refleja racionalmente la contradicción de la estructura y representa la existencia de las condiciones objetivas para la subversión de la praxis”[2]

En este pasaje la infraestructura material se define como un “con­­junto de relaciones sociales”, que es el que ejerce la deter­minación “en última instancia”. La superestructura se constituye sobre los datos de la estructura, en tanto que lo que determina la historia es la producción y reproducción de la vida real, que opera como “mar­co”, como “límite” que condiciona el ámbito de las alter­nativas que se plantean a la acción política y de la ideología, pero no mediante la imposición mecánica de resultados unívocos. Los hombres piensan, sien­ten, crean, actúan, filosofan en una situación material concreta. Aquí cabe lo planteado por Marx en “La ideología alemana”, cuando dice que

“los hombres son los productores de sus representaciones, de sus ideas, etc., pero los hombres son reales y actuan­tes, tal y como se hallan condicionados por un determinado desar­rollo de sus fuerzas productivas y por el intercambio que a él corresponde, hasta llegar a sus formaciones más amplias. La con­ciencia no puede ser nunca otra cosa que el ser consciente y el ser de los hombres es su proceso de vida real”[3]

A ciertas formas de organización de la producción le correspon­den cierto tipo de relaciones que se sustentan, a su vez, en instituciones e ideas. Es en este sentido que Marx dice que

“las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época; o dicho en otros términos, la clase que ejerce el poder MATERIAL dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder ESPIRITUAL dominante. La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual, lo que hace que se le sometan, al propio tiempo, por término medio, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritual­mente”[4]

Siguiendo estas proposiciones básicas de Marx, Gramsci dice que

“no se puede proponer, antes de la conquista del Estado, la completa modificación de la conciencia de toda la clase obrera; eso sería utópico, pues la conciencia de clase como tal no se modifica completamente más que cuando ha sido modificado el modo de vida de la misma clase, lo que implica que el proletariado ha llegado a ser la clase dominante y tiene a su disposición el aparato económico y el poder es­tatal”[5]

Es así que la vida material, en toda su agitación y transfor­mación, no se “refleja” de manera mecánica y automática en el entramado ideológico-cultural, sino que entre ambas hay una relación orgánica en donde la dimensión de lo económico opera como el “material” del que se nutre la dimensión superestructural, que a su vez revierte sobre la primera. La adecuación completa del “momento” superestructural con el estructural requiere tiempos que son variables y azarosos, pero en última instancia susceptible de producirse. De ahí que para que el proletariado llegue a modificar sustancialmente su con­ciencia es preciso que se modifiquen en un sentido radical las con­diciones sociales que le dan sustento. Aclarando aún más este punto, Gramsci dirá que la concep­ción de “bloque histórico” implica que “las fuerzas materiales son el contenido y las ideologías la forma, siendo esta distinción de con­tenido y de forma puramente didas­cálica, puesto que las fuerzas materiales no serían concebibles his­tóricamente sin forma y las ideologías serían caprichos in­dividuales sin la fuerza de lo material”. E, inversamente, para que las condiciones materiales se modifiquen es preciso que las clases subalternas desarrollen una batalla “intelectual y moral” para construir su propia hegemonía. En este último sentido, por otra parte, queda eliminada toda posibilidad de interpretar los plan­teamientos gramscianos acerca de la necesidad de que el proletariado con­quiste la hegemonía AUN ANTES de la toma del poder, como necesidad de una transformación COMPLETA de la superestructura como CONDICION de la transformación estructural, invirtiendo de esta forma las proposiciones de Marx. Así, Gramsci dirá:

“¿Puede haber una reforma cultural, es decir, una elevación civil de los estratos deprimidos de la sociedad, sin una prece­dente reforma económica y un cambio en la posición social y en el mundo económico?. Una reforma intelectual y moral no puede dejar de estar ligada a un programa de reforma económica, o mejor, el programa de reforma económica es precisamente la manera concreta de presentarse la reforma intelectual y moral”[6]

Con la noción de “bloque histórico” Gramsci pone de relieve la relación que existe entre la estructura y la superestructura en una formación económico-social, donde a las condiciones materiales de existencia le corresponden formas organizativas e ideológicas deter­minadas, y donde se realiza la hegemonía de la clase dominante a nivel estructural sobre el conjunto de la sociedad. En la superestructura del bloque histórico se expresa la coerción que ejerce y el consenso que obtiene la clase dominante -sociedad política y sociedad civil -y es allí donde los intelectuales (orgánicos) cumplen un rol fundamen­tal, como ar­ticuladores, como amalgama del bloque. Pero también es en el plano de la superestruc­tura donde se expresan las contradicciones de la estructura y éstas también forman parte del bloque histórico. Por eso Gramsci dice que el bloque histórico se integra no sólo con la ideología dominante, sino que es un “si­stema totalitario de ideologí­as”, que refleja racionalmente las contradicciones de la estructura. De otro modo, no sería posible pensar la posibilidad de transfor­mación radical de la sociedad. Pero hay algo más: la superestructura del bloque histórico, como sis­tema totalitario de ideologías, “representa la existencia de las con­diciones objetivas para la subversión de la praxis”. Ello sig­nifica que es allí donde aparecen los elementos objetivos que per­miten a las clases subalternas tomar conciencia de su situación y luchar para transformar el orden vigente, constituyendo un nuevo blo­que his­tórico.

Gramsci también caracteriza el bloque histórico como identificación de contenido económico-social y forma ético-política[7].

Los hombres y las clases toman conciencia de su situación en el terreno de la ideología

Es condición para ello generar una visión propia del mundo, lo que se logra al producir intelectuales orgánicos y alcanzar una visión ético-política propia de la clase, y exceder la percepción meramente económica de los intereses clasistas. Ello le permite conferir universalidad a sus intereses “estratégicos”, que tienden a expandirse hacia otros grupos sociales, dando lugar así a la capacidad “dirigente” de la clase que se sitúa en condiciones de constituirse en “hegemónica”. La toma de conciencia es así un proceso autónomo, que se genera al interior del desarrollo histórico de un grupo social.

No existe una conciencia “espontánea”, derivada linealmente de la posición en el proceso de producción, ni una conciencia “preconstituida” de clase, previa e independiente de la experiencia social concreta, que se pueda enseñar como un “evangelio”. Las clases subalternas llegan a las fases superiores de su desarrollo en tanto que consiguen autonomía frente a las clases dominantes y obtienen la adhesión de otros grupos políticos aliados.

Esa adhesión se alcanza en la medida en que desarrollan una “contrahegemonía” que cuestiona la visión del mundo, los modos de vivir y de pensar que las clases dominantes han logrado expandir entre vastos sectores sociales. Se desarrolla así el espíritu de “distinción” y “escisión” existente en toda sociedad, para convertirlo en crítica activa del “conformismo” imperante. Gramsci valora el objetivo comunista de la transformación contrahegemónica:[8]  

Para formar los dirigentes es fundamental partir de la siguiente premisa: ¿Se quiere que existan siempre gobernados y gobernantes o, por el contrario, se desea crear las condiciones bajo las cuales desaparezca la necesidad de que exista tal división?

Ahora bien, frente al papel hegemónico que cumple el Estado se en­cuentra, en una relación dialéctica, la posibilidad para las clases subalternas de gestar una lucha contra-hegemónica, de impul­sar la construcción de una nueva hegemonía que transforme la relación existente entre estructura y superestructura en el bloque histórico dominante, y conforme un nuevo bloque. La existencia misma de las contradicciones que se plantean en el seno de las superestructuras (sociedad civil + sociedad política), supone la posibilidad de generar una síntesis superadora que las resuelva.

Al llamar la atención sobre el aspecto hegemónico de la dominación estatal, sobre la capacidad de producir consenso, adap­tación, Gramsci pone el acento en la necesidad, para la clase obrera, de librar una batalla política e ideológica en el seno de la sociedad/Estado para lograr la superación del sistema capitalista dominante. Gramsci advierte que para “tomar” el aparato represivo y poder destruirlo es necesario desarticular el bastión ideológico que le da soporte y firmeza, que constituye la verdadera amalgama del sis­tema de dominación.

La cuestión central de la ampliación del concepto de Estado radica en sus consecuencias. Porque si la lucha contra el Estado no se resume en la lucha por la toma y destrucción del aparato de coer­ción, a la manera jacobina, es preciso librar una batalla “intelectual y moral”, que es a la vez profundamente política e ideológica.

En resumen, lo que quiere destacar Gramsci es que la clase dominante ejerce su poder no sólo por medio de la coacción, sino además porque logra imponer su visión del mun­do, una filosofía, una moral, costumbres, un “sentido común” que favorecen el reconocimiento de su dominación por las clases dominadas.

Y en esta instancia también se hace presente la política de alianzas como elemento necesario para la con­formación hegemónica de una clase social.

“El Estado es concebido como un organismo propio de un grupo, destinado a crear las condiciones favorables para la máxima expansión del mismo grupo; pero este desarrollo y esta expansión son concebidos y presentados como la fuerza motriz de una expansión universal, de un desarrollo de todas las energías “nacionales”. El grupo dominante es coordinado concretamente con los intereses generales de los grupos subordinados y la vida estatal es concebida como una for­mación y superación continua de equilibrios inestables (en el ámbito de la ley) entre los intereses del grupo fun­damen­tal y los de los grupos subordinados, equilibrios en donde los intereses del grupo dominante prevalecen hasta cierto punto, o sea, hasta el punto en que chocan con el mezquino interés económico-cor­porativo”

Las contradicciones que se producen en el seno del bloque his­tórico devienen crisis que Gramsci llama orgánicas, y sobre las cuales deben actuar las clases subalternas en forma organizada y consiente, para producir transformaciones estruc­turales favorables a sus intereses.

Cuando las clases dominantes no logran hacer avanzar a la sociedad hacia adelante, desarrollar las fuerzas produc­tivas, se produce una crisis orgánica, una crisis de hegemonía. La crisis or­gánica es una ruptura entre la estructura y las superestructuras en el seno del bloque histórico: es el resultado de contradicciones que se han agravado como consecuencia de la evolución de las estructuras y la ausencia de una evolución simul­tánea de las superestructuras[9]

“Si la clase dominante ha perdido el consentimiento, o sea, ya no es «dirigente», sino sólo «dominante», deten­tadora de la mera fuerza coactiva, ello significa que las grandes masas se han desprendido de las ideologías tradicionales, no creen ya en aquello en lo cual antes creían, etc. La crisis consiste precisamente en que muere lo viejo sin que pueda nacer lo nuevo, y en ese interregno ocurren los más diver­sos fenómenos morbosos[10]

En la medida en que la clase dirigente deja de cumplir con su función de dirección económica y cultural, el bloque ideológico que le da cohesión y hegemonía tiende a disgregarse. Ahora bien, Gramsci des­taca que las crisis orgánicas no son provocadas única e in­mediatamente por las crisis económicas, resaltando una vez más la no mecanicidad de la relación base/superestructura.

“Se puede excluir que las crisis económicas produzcan por sí mismas acontecimientos fundamentales; sólo pueden crear un terreno más favorable a la difusión de ciertas maneras de pensar, de plantear y resolver las cuestiones que hacen a todo el desarrollo ulterior de la vida estatal”[11]

La desaparición del antiguo bloque histórico, entonces, sólo se produce si la crisis de la estructura acarrea una crisis orgánica o crisis de hegemonía. Pero no toda crisis es una crisis orgánica ni toda crisis or­gánica desemboca en una revolución, e identificar la diferencia constituye la esencia del arte político. Justamente el error en esta identificación es lo que acarrea, para Gramsci, graves consecuencias en la estrategia revolucionaria.

En la conocida nota “Análisis de situaciones. Relaciones de fuerza”, haciendo referencia a los movimientos or­gánicos, relativamente permanentes, y a su diferencia con los movimientos coyunturales, que se presentan como ocasionales e inmediatos, Gramsci dice:

“El error en que se cae frecuentemente en el análisis histórico-político consiste en no saber encontrar la relación justa entre lo orgánico y lo ocasional”[12]

Para Gramsci tanto como para Lenin, el “espíritu de escisión” de las clases subalternas, que las lleva a expresarse contra la opresión, debe ir acompañado por la construcción de un sistema hegemónico, para lo cual deberá cumplir un rol central la vanguar­dia, destinada a canalizar la espontaneidad dándole una dirección consciente a la rebelión. Porque, en caso contrario, las consecuen­cias de la crisis orgánica serán la victoria de la clase dominante, el aplastamiento de la dirección de las clases subalternas y la vuelta de éstas a la pasividad política.

Y eso ya lo conocemos y sabemos lo que significa.

NOTAS


[1] NOTAS SOBRE MAQUIAVELO, SOBRE POLITICA Y SOBRE EL ESTADO MODER­NO…, p. 18, Nueva Visión, 1998

[2] EL MATERIALISMO HISTORICO Y LA FILOSOFIA DE B.CROCE, p.48, Juan Pablos Editor, México, 1986.

[3]LA IDEOLOGIA ALEMANA, p.48. Editorial Pueblos Unidos, Buenos Aires, 1986., p.26

[4] ob.cit., p.50.

[5] “Necessitá di una preparazione ideológica di mass”, citado por Piotte (1973), p.117. PIOTTE, Jean M. (1973) EL PENSAMIENTO POLITICO DE ANTONIO GRAMSCI, Cuadernos de Cultura Revolucionaria, Buenos Aires.

[6] “Apuntes sobre la política de Maquiavelo”, en NOTAS SOBRE MAQUIAVELO…, p.31.

[7] Cuadernos, IV, p. 137

[8] Los intelectuales y la organización de la cultura, p. 17, traducción de Raúl Sciarreta, Nueva Visión, 1984.

[9] PORTELLI, Hugues (1972) GRAMSCI Y EL BLOQUE HISTORICO, , p.121. Siglo XXI, México, 1985.

[10] Gramsci, “Oleada de materialismo y crisis de autoridad” en ANTOLOGIA, p. 313.

[11] NOTAS SOBRE MAQUIAVELO, p.74.

[12] Ob.cit., p.68.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gramsci, Temas marxistas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Gramsci y el bloque histórico

  1. Ruben Romero dijo:

    Excelente trabajo, explica de forma sencilla y pedagogica un tema algo complicado, lo cierto es que pude aclarar muchas dudas sobre lo que es un Bloque Historico, las Clases Subalternas, la verdad que lo felicito.

  2. paisero dijo:

    Hola…
    Empiezo a leer este articulo… y a mosquearme… (de mentirita…;-)
    Pero… sí creo que hay que tener MUY en cuenta esto que les voy a decir…
    porque omitiendolo… es como se mantiene censurada a la ciudadania…
    a la manera en que la censuran los medios: el discurso de los medios…
    cuida mucho de disimular lo que le interesa que ‘la gente’ no tenga claro…
    y así… ‘se la desactiva’…
    Bien… SI ES VERDAD QUE LA REFORMA LABORAL HA DADO SUS FRUTOS. No que esta empezando… sino que YA LOS HA DADO… ¡Y AMPLIAMENTE…!!!
    ¿Cuanto se han ahorrado las patronales en la enorme cantidad de despidos que han hecho a la luz de la reforma laboral…?
    ¿O no se creo para eso…?
    ¡PUES ESOS SON LOS FRUTOS…!!! Y esos son los frutos que hay que contabilizar lo mas clarito que se pueda y transmitirlos:
    – Cuando habria tenido que pagar X sin la reforma… por los despidos que realizó
    – Cuanto pago ‘gracias’ a la reforma
    – cuanto GANO X EN DESPIDOS GRCIA A LA REFORMA QUE LE DIO EL PP.
    ¡Hombre…! Que si uno dice que esto se hace para la patronal… lo que hay que hacer… es CONTAR para que la gente VEA… CON CLARIDAD MERIDIANA… COMO SE BENEFICIA LA PATRONAL…

    Otra pregunta: Se va a seguir usando Facebook
    cuando su creador dice que va a apoyar al candidato republicano…???
    Gracias (eso de verdad) por este espacio…que nos ayuda a los burritos que intentamos dejar de serlo… 🙂

    • Antonio Olivé dijo:

      Gracias a ti, por visitarnos y por participar. Y además, participar con una forma tan clara y sencilla, explicando lo que hay que explicar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s