La edad del despilfarro. Paro y necesidades sociales

Amiguetes, seguidores, lectores ya estamos de nuevo aquí y con un tema candente, de rabiosa actualidad. ¿La crisis? No, aunque es el resultado de la misma. Hoy toca hablar sobre el paro, sobre el desempleo. El desempleo en España alcanzó al cierre de octubre la cifra de 4.833.521 personas. Nuevo record mal le pese a la ministra de los brotes verdes y recuperación económica a la vuelta de la esquina.

La reforma del mercado de trabajo (la enésima) no ha solucionado el problema. Tampoco cambiar al PSOE por PP ha dado resultado, ni sacar a los santos en procesión para pedir una lluvia de empleos parece lo más indicado. Y es bien sencillo, todo esto no vale. Y no vale porque el problema lo causa el sistema capitalista. Ya hemos dicho otras veces que el capitalismo más que resolver problemas crea otros nuevos (vamos, un bombero pirómano): no resuelve el problema de la escasez y su distribución, padece de cíclicas crisis cada vez peores y para colmo de nuestros males, le interesa que haya un desempleo crónico. Si a eso añadimos gobernantes que no pueden dar solución y que la receta que nos ofrecen es trabajar más (¿cómo?, si precisamente lo que falta es trabajo, no trabajadores), apañados vamos. Aún así existen propuestas y alternativas que palíen el sufrimiento que ocasiona el problema del paro. Propuestas no exentas de problemas y zonas oscuras como la del reparto del empleo, la renta básica o empleos “sociales”. Alternativas al fin y al cabo.

De estas cuestiones reflexionaron muchas personas cuando la propuesta de “las 35 horas por ley” estuvo de moda (después, las más de las seiscientas mil firmas pidiendo una ILP sobre el tema, durmieron el sueño eterno). Esto se plasmó en un libro, El libro de las 35, que fue editado por El Viejo Topo. El trabajo de Giorgio Lunghini recogido en ese volumen es el que compartimos hoy. Esperamos que os haga reflexionar.

A. Olivé

LA EDAD DEL DESPILFARRO. PARO Y NECESIDADES SOCIALES

GIORGIO LUNGHINI

 

Cada nuevo invierno se vuelve a plantear el problema:

¿Qué vamos a hacer con los que están en paro?

 El número de parados aumenta de año en año,

pero no hay nadie que pueda responder a ese problema.

F. Engels

 I. INTRODUCCIÓN

En una conferencia sobre “Perspectivas económicas para nuestros nietos” pronunciada en Madrid en 1930, en los años de la ansiedad, John Maynard Keynes afirmaba que, en el curso de esa misma generación, quedaría demostrado que eran erróneos los dos pesimismos contrapuestos: el pesimismo de los revolucionarios, que piensan que las cosas van tan mal que nada podrá salvarnos a no ser que se opere un cambio radical y violento, y el pesimismo de los reaccionarios, que mantienen que el equilibrio de nuestra vida económica y social es demasiado frágil para permitirnos correr el riesgo de hacer nuevos experimentos. Opinaba Keynes que la enfermedad del paro tecnológico no sería más que una fase de desequilibrio transitorio y que, en un arco de cien años, la humanidad habría resuelto su problema económico. Según esa profecía, antes de treinta y cinco años, y por primera vez en la historia, el hombre debería enfrentarse a su verdadero y permanente problema: cómo emplear su liberación de las preocupaciones económicas inmediatas, cómo emplear el tiempo libre ganado gracias a la ciencia y al interés compuesto, para vivir bien, de forma agradable y con sensatez.

En los sesenta y cinco años que han transcurrido desde entonces, la humanidad no se ha movido en una dirección que le permita quedar libre de lo perentorio, liberarse de la necesidad de venderse a cambio de obtener medios de vida. De la edad de la ansiedad de la que Keynes nos ha intentado liberar hemos pasado a la edad del despilfarro, no a la de la libertad y la sobriedad. La atroz anomalía del paro en un mundo plagado de necesidades es mucho más grave hoy de lo que fue entonces. Pese al constante avance de los conocimientos científicos y técnicos y de la acumulación del capital, y puede que precisamente a causa de tales avances, en los países más ricos del mundo, sin tener en cuenta los otros, hay hoy más de treinta y millones de hombres y mujeres sin trabajo, en su mayoría jóvenes, pero no porque se hayan liberado del trabajo, sino porque carecen de él. La desmedida proliferación de bienes y el aumento del paro se dan junto con viejas y nuevas pobrezas, guerras entre pobres y un generalizado estado de barbarie en las relaciones materiales de la existencia. La teoría económica y el arte de gobernar no saben explicar ni quieren resolver el problema económico-político más grave: demasiados bienes, poco trabajo.

I. UN “HECHO ESCUETO”

En estos últimos años he sostenido en varios trabajos la siguiente tesis: en la esfera capitalista de la economía, entre actividades productivas de excedente vendible en el mercado y empleo de mano de obra se ha establecido, y se va consolidando, una relación de tal suerte que a las variaciones positivas de las primeras no corresponden variaciones positivas en lo segundo, con lo cual el paro constituye un proceso tendencialmente irreversible.

Cuando la producción disminuye también disminuye el empleo; pero no sucede lo contrario: que si la producción se recupera se recupere también el empleo. El paro se cristaliza mediante reestructuraciones tecnológicas y organizativas y se hace tendencialmente irreversible (tendencialmente: a menos que intervengan nuevos factores de estabilidad o causas contrarias a la tendencia). Mientras la economía crece de forma estable, apenas se advierten las consecuencias de las reestructuraciones tecnológicas y organizativas. Cuando la producción disminuye, cada empresario reduce el empleo por su cuenta. Cuando la producción se recupera, pero no se espera que haya nuevos ciclos largos y positivos, cualquier empresario con iniciativa pensará que le conviene aprovecharse de los cambios técnicos y organizativos que le han permitido ahorrar trabajadores para no contratar a nadie más. Éste es el aspecto estructural de la flexibilidad capitalista del empleo: la mano de obra es un bien, y la cantidad que se demanda de tal bien es flexible, pero sólo hacia abajo.

Este “hecho escueto”, que en un primer momento parecía aleatorio, se ve respaldado por la econometría y se ha convertido ya en un tópico periodístico.

II. EL “PARO CAPITALISTA”: TRES POSTURAS

Las tesis que más se barajan sobre las causas y posibles remedios del paro pueden quedar reducidas a tres, una ortodoxa y dos heréticas. Primera tesis: el paro es un problema, pero se puede solucionar con los métodos tradicionales. Segunda tesis: el paro no es un problema sino, por el contrario, una liberación. La tercera tesis, la que aquí se mantiene, es que el paro es un problema y que no se puede solucionar con los métodos tradicionales.

La primera tesis, ortodoxa, optimista y formulada de diversas formas, no niega que el paro sea un problema, pero da por hecho que es un problema que se puede solucionar con mayor o menor facilidad. Para algunos se trata de un fenómeno puramente cíclico, que se ajusta por sí mismo. Otros llegan a sostener que un eventual aumento del empleo en las fases de expansión del ciclo económico debe ser contrarrestado, pues temen más a la inflación que al paro. Hay quienes mantienen, los de formación neoclásica, que si hay paro éste es voluntario o, si es involuntario, se debe a que hay un tipo de salario real superior al de equilibrio, o a la rigidez del mercado de trabajo. Razonando como si el paro y el salario real se formaran en el mercado de trabajo en vez de en la esfera de la producción y en el mercado de bienes, se indican como medidas necesarias y suficientes los recortes salariales y la mayor flexibilidad del mercado de trabajo. La tesis keynesiana niega que tales medidas basten para reducir el paro, puesto que, por el contrario, el paro involuntario se produciría al ser la demanda real inferior a la que podría satisfacer la capacidad productiva. Si con las adecuadas inversiones privadas o públicas se consiguiera un aumento de la demanda, éste permitiría llegar al pleno empleo gracias a su papel multiplicador. Hay otros, por último, que achacan a las condiciones técnicas de la producción la causa principal del paro. Al paro tecnológico, sin embargo, se le podría poner remedio con mecanismos endógenos de compensación. El mercado se ocuparía, mediante ajustes de los precios impuestos por la perfecta competencia, de provocar un aumento de la producción y, por tanto, de reabsorber a los trabajadores que hubieran quedado de más con el cambio técnico; o bien éstos encontrarán trabajo fabricando los robots que los habían sustituido. Pero, por desgracia para los parados, el mercado no es tan eficiente y, como ya se ha dicho en alguna ocasión, los caballos que han dejado de utilizarse no se van a emplear en la producción de tranvías de tracción eléctrica.

La segunda tesis, herética y optimista, parte de un hecho evidente e importante: el trabajo socialmente necesario para la producción de bienes está disminuyendo progresivamente. Ahora bien, no considera sus regresivas consecuencias económicas, sociales y políticas, leyéndolo como signo de una ya inveterada liberación del trabajo. Se razona como si ya se hubieran cumplido las “Perspectivas económicas para nuestros nietos” de John Maynard Keynes (y ya antes de Paul Lafargue): gracias a la ciencia y al interés compuesto, “a la vuelta de poquísimos años -escribe Keynes en 1930- podremos estar en condiciones de llevar a cabo todas las operaciones de los sectores agrícola, minero y fabril con la cuarta parte de la energía humana que acostumbrábamos a reservarles [ … ]. Tres horas de trabajo diarias son más que suficientes para satisfacer al viejo Adán que llevamos dentro”. Ahora bien, sólo podría ser así si los bienes producidos en forma de mercancías pudieran cubrir todas las necesidades de los individuos y de la sociedad, y si no hubiera necesidades sociales que quedaran sin cubrir.

En la configuración actual del proceso capitalista de producción y reproducción se da una paradoja muy peligrosa políticamente: una mezcla de superproducción de bienes, de falso bienestar, de paro laboral y de necesidades sociales no cubiertas en los campos de la educación y de la cultura, del cuidado de los individuos y el tejido social, de la conservación del medioambiente y de la naturaleza. El paro, que ya alcanza niveles elevadísimos, tiende a crecer. Por otra parte, el bienestar material es relativamente alto y llega a muchas personas, pero incluso en los países ricos aumentan las bolsas de pobreza. Por esta razón, hay muchos que, dejándose engañar por el hecho de que todos consumimos bienes, niegan que el paro sea un problema serio y grave y argumentan que, si no es preciso que todos trabajen para que todos puedan comprar los bienes que ofrece el mercado, esto es señal de la eficiencia productiva del capitalismo y no de que ha llegado a su límite.

Pese a lo que es evidente, se sigue razonando según viejos esquemas y proponiendo viejos remedios, puramente ideológicos. Se sigue razonando como si el aumento de la producción de bienes supusiera el aumento del empleo, confiando así en providenciales shocks exógenos o en la eficacia de compaginar políticas neoclásicas de reducción del salario real y políticas pseudokeynesianas de expansión de la demanda efectiva. Estas políticas también pueden ser dolorosamente útiles para mantener el actual nivel de empleo en el sector mercantil de la economía (siempre a condición de que persigan antes la regularidad de la tendencia prevista que la intensidad de las fases de recuperación). No harían, sin embargo, que disminuyera el paro y dejarían sin cubrir las necesidades que no satisface el mercado. La economía capitalista es irracional (según Max Weber) porque no cubre las necesidades en cuanto tales, sino sólo las necesidades dotadas de capacidad adquisitiva. Es curioso que todos los ortodoxos, marxistas y no marxistas, piensen que el problema incumbe sólo a los trabajadores. Si se adaptan al mercado, estarán salvados, predican los ortodoxos neoclásicos. No se puede hacer nada por los trabajadores, predican los marxistas ortodoxos: a menos que haya una superación del modo de producción capitalista, están condenados.

Ahora bien, si dinámica de la producción de bienes y dinámica del empleo son asimétricas, las políticas pensadas para favorecer la acumulación capitalista podrán como máximo mantener el empleo existente (a condición de que reduzcan las desviaciones del ciclo económico de la línea de tendencia prevista). Por sí mismas no generarán un aumento del número de personas empleadas. Un nivel relativamente alto de empleo no es ya rentable. Han cambiado los términos de la relación entre capital y trabajo asalariado, sea ésta de conflicto o de compromiso, y han cambiado los términos del pacto entre capital y clase política nacional en lo que respecta a la configuración del Estado social. Cabría decir, empleando una ambigua expresión de los años treinta, que se trata de una forma de “racionalización errónea”, una racionalización que a la vez que hace bajar los costes de producción de una empresa concreta eleva los costes de producción social, “enriqueciendo así al individuo y empobreciendo a la sociedad”. Los costes económicos y sociales del paro de masa son, a largo plazo, mayores que los de una inflación moderada. Sin embargo, al acortarse los horizontes temporales del capital, de la política y hasta del buen padre de familia, las perspectivas a largo plazo pasan a ser irrelevantes. Es en este aspecto en el que la cuestión económica se manifiesta como cuestión social y política. El ejército industrial de reserva cada vez asume más las funciones de ejército político de reserva, que es la forma de coerción más funcional en esta fase. Mediante el ejército industrial de reserva el capital controla a la sociedad en el mercado de trabajo,- mediante el ejército político de reserva la controla en el mercado político. Si se teme la salida que da la derecha al paro de masa y el fordismo es irrepetible, será preciso buscar otras soluciones.

IV. LA SEPARACION ENTRE CAPITALY TRABAJO: TRES PROBLEMAS

Los problemas derivados de la separación entre capital y trabajo, del hecho de que sus suertes se hayan disociado, son como mínimo tres:

¿Cuáles son las causas de este hecho?

¿Cómo se puede mantener el nivel de empleo existente?

¿Qué se puede hacer con los que no encuentran trabajo?

V. ¿CUALES SON LAS CAUSAS DE ESTE HECHO?

Respecto al primer problema, cabe decir que los cambios operados en la esfera de la producción, la distribución y la acumulación marcan el fin del paradigma fordista-keynesiano.

Este régimen de crecimiento, que caracterizó la dinámica de las economías industriales desde la postguerra hasta mediados de los años sesenta, tenía como rasgos distintivos:

a) producción masiva de bienes de consumo duraderos estandarizados;

b) proceso de acumulación del capital de tipo extensivo;

c) compromiso social sobre el reparto del aumento de productividad entre capitalistas y trabajadores;

d) políticas de estabilización de la demanda agregada y del orden social.

Ninguna de estas condiciones, ni, mucho menos, todas ellas juntas, se puede repetir o reproducir. El cambio operado en la relación entre producción de bienes y empleo coincide con la consumación del modelo taylorista-fordista-keynesiano y con la afirmación de nuevos modelos de producción, consumo y control de la sociedad, en un ámbito siempre dominado por el unívoco objetivo de conseguir beneficios. El mercado de bienes de consumo duraderos se ha ido saturando progresivamente, es más importante la innovación de proceso que la innovación de producto, se han acortado los horizontes temporales de las decisiones de inversión y los geográficos se han ampliado. La introducción de las nuevas tecnologías en los procesos productivos no se traduce en grandes proyectos de inversión capaces de generar efectos multiplicadores que compensen, al menos en parte, el ahorro de mano de obra, sino, por el contrario, en una disminución generalizada de los coeficientes técnicos. El tiempo de recuperación de las nuevas inversiones es menor que el de las tradicionales. En una situación de incertidumbre creciente, esto hace que no se contrate regularmente mano de obra estable y que sea beneficioso para los capitalistas que la fábrica, el mercado de trabajo y la sociedad en su conjunto se configuren de forma “flexible”. Esto significa que hoy no cabe sostener ninguna teoría de la compensación y que el paro capitalista es tendencial y amenazadoramente irreversible. En vez de contratar a nuevos trabajadores, se prefiere intensificar y prolongar los tiempos de trabajo y las horas de trabajo extraordinarias en la fábrica, y descentralizar en la sociedad los gastos generales. En la fábrica, la flexibilidad viene dada por nuevos modelos organizativos de las relaciones entre los trabajadores y entre trabajadores y máquinas, nuevos modelos organizativos que incorporan la coerción en forma de autoimposición y autocontrol, por parte de los trabajadores, de los ritmos de trabajo. En la sociedad, la flexibilidad se introduce mediante el uso ideológico del principio de eficiencia y mediante el uso político del paro. El capital, por otra parte, suele preferir las inversiones especulativas a las inversiones productivas de excedente. La renta obstaculiza, en sentido ricardianokeynesiano, la acumulación de capital productivo, y se opone a ella políticamente, con eficacia, al preferir el paro a la inflación de costes. El mercado de bienes no tiene límites y no tiene límites la demanda de trabajo. El capital no tiene patria y busca la mano de obra donde sea más barata, pero la oferta de trabajo sigue quedando básicamente dentro de los límites del mercado nacional. El salarlo se contabiliza sólo como coste de producción.

VI. ¿CÓMO SE PUEDE MANTENER EL EMPLEO EXISTENTE?

El segundo problema va estrechamente unido al de la vitalidad de la industria nacional y de las actividades relacionadas con ella. Hoy, una política de trabajo y empleo debe ser, ante todo, una política industrial real y debe proponerse objetivos que consideren más importante la estabilización del ciclo económico que la intensidad de las fases de recuperación (lo que está implícito en la dinámica del “hecho escueto”). Una política industrial real es justo lo opuesto a una política de devaluación “competitiva”. Los comercios importantes no hacen rebajas después de las fiestas. En una economía abierta a las exportaciones y a las importaciones, el problema del empleo es automáticamente un problema de competitividad en los mercados internacionales. El aumento de la competitividad no pasa por una disminución del coste del trabajo.

Planificar un modelo competitivo significa planificar al mismo tiempo un modelo de desarrollo y un modelo de orden social que sean coherentes entre sí. Definir un modelo de desarrollo significa decidir cuál debe ser el salario de los trabajadores directa o indirectamente productivos, cuál debe ser el excedente, cuál el peso y la estructura de los consumos y cuál la imposición fiscal. Definir el orden social significa definir los gastos asignados al cuidado de las personas y de la naturaleza, sobre todo los de educación e investigación: el futuro de un país es el de sus centros de enseñanza. Esto quiere decir fijar qué parte de nuestra renta destinamos a nuestros hijos y nietos, quiere decir establecer hasta qué punto los débiles pagan por su debilidad y los fuertes disfrutan las ventajas que les proporciona su prepotencia.

La capacidad de producir excedente es esencial, tanto para conservar el empleo existente en el sector que produce bienes vendibles como para proveer a cuantos no están ocupados en él y para cubrir las necesidades que el mercado no puede satisfacer. Tal capacidad, a su vez, depende enteramente de la voluntad de construir una sociedad en la cual no falte el conflicto, pero en la que existan reglas democráticas para gobernarlo, y de la habilidad para hacerlo así.

VII. ¿QUÉ SE PUEDE HACER CON LAS PERSONAS QUE NO ENCUENTRAN TRABAJO?

El hecho escueto mencionado al principio implica que la producción de un excedente que se pueda vender es condición necesaria, aunque no suficiente; para reducir el paro. Incluso ante una enérgica recuperación de la producción de bienes, quedaría este tercer problema sin resolver. Se podría argumentar que un excedente elevado haría tolerable el paro, dado que se podría transferir a los parados el poder adquisitivo que necesitan para cubrir su demanda de bienes.

La argumentación es correcta desde el punto de vista contable, pero le falta visión desde el económico-político. No tiene en cuenta el hecho de que la otra cara del paro masivo es la masa de las necesidades sociales no cubiertas, aquellas necesidades que el mercado no cubre ni puede cubrir.

Las dos soluciones que hoy se discuten con más frecuencia, entre los que no creen en la panacea ortodoxa (recortes salariales y relanzamiento de la demanda), son la reducción de la jornada laboral con carácter general y una especie de renta de ciudadanía o de existencia.

VII. “TRABAJAR TODOS, TRABAJAR MENOS”

La idea de la reducción del tiempo de trabajo para todos tiene, a su vez, dos significados que se confunden a menudo. Ambos parten de la observación de que el trabajo socialmente necesario para producir una determinada cantidad de bienes ha disminuido y continúa disminuyendo: así lo prueba el aumento del paro. Partiendo de esto, se plantean dos posibilidades. La primera consiste en explotar la tecnología disponible para ahorrar trabajo en lugar de trabajadores, en explotar el desarrollo de las fuerzas productivas en lugar de ser explotados por él, en invertir la relación entre máquinas y trabajo vivo. La segunda consiste en redistribuir el tiempo de trabajo con el fin de reabsorber el paro. Estas dos posibilidades no podrían coincidir ni siquiera a pleno funcionamiento, es decir, al acabar el largo período de transición que ambas precisarían, y, por consiguiente, vamos a considerarlas por separado.

Respecto a la primera posibilidad (que es la de Lafargue y Keynes) baste con observar aquí que sin duda éste es el camino que deben seguir sin vacilar todos los que se preocupan por la propia libertad y por la ajena. Ahora bien, es un camino largo y difícil por muchas razones, algunas de las cuales fueron ya apuntadas por Keynes. Tendrá que haber una tasa elevada de acumulación de capital. No se podrán producir conflictos civiles, guerras ni incrementos demográficos de carácter excepcional. No deben aumentar de forma desmesurada las necesidades relativas, aquellas necesidades que sólo existen en la medida en que su satisfacción nos hace sentir superiores a nuestros semejantes. Hay que saber cantar y querer participar en el canto, desear hacer cosas distintas a las que suelen hacer los ricos de hoy, estar dispuestos a compartir el pan, considerar despreciable el amor por el dinero. En otras palabras, se debe esperar a que se haya resuelto ya el “problema económico”.

La segunda forma de contemplar la reducción de la jornada laboral ve en la disminución de la cuota de trabajo asalariado y en el mismo paro una ya inveterada, aunque parcial, liberación del trabajo; y en la reducción del horario una solución del paro en sí. “Trabajar todos, trabajar menos” es, sin duda, una posibilidad a contemplar incluso de forma inmediata, pero tiene sus limitaciones, y hay impedimentos que deben ser tenidos en cuenta si se quiere que esta solución sirva de algo y no se oponga a la solución a largo plazo. Una política de reducción de la jornada laboral (manteniendo el salario) provoca hoy la obvia, y posiblemente insuperable, oposición de los capitalistas, pero, ante todo, da por hecho que los bienes pueden cubrir todas las necesidades. La reducción de la jornada laboral para todos debe, por el contrario, servir para reducir el trabajo que se dedica a la producción de bienes, no para aumentar el número de trabajadores empleados en ello.

En la actual situación mundial, la redistribución del trabajo es una posibilidad que hay que plantearse decididamente, pero es extremadamente difícil que se pueda llevar a cabo únicamente en un país, entre otros motivos por los vínculos de competitividad establecidos en el sector que produce excedente. En las condiciones actuales, la reducción de la jornada laboral (y del salario) corre el riesgo de ser una forma de respetable compromiso empresarial entre capital y trabajadores en activo que, sin embargo, no haga disminuir el paro y que siga confinado a la lógica de la producción de bienes. (Es lo que ocurre en la Volkswagen.) Las políticas de reducción de la jornada laboral (manteniendo el salario) se justifican con la idea del reparto de las mejoras de productividad entre empresas y trabajadores, en términos, para estos últimos, de menor tiempo de trabajo en lugar de mayor salario. Supone, por tanto, que los salarios de partida sean relativamente altos y que la situación económica y social sea próspera, con tendencia al pleno empleo, justo lo contrario de lo que está ocurriendo ahora. De no ser así, habría que acudir a los despidos parciales, aceptados a cambio de expectativas de estabilidad en el puesto de trabajo, con la posterior división entre personas con trabajo o sin él, y con una mayor *flexibilidad dentro de la fábrica y en el mercado de trabajo. Convendría ahora, en primer lugar, hacer una puntualización sobre la reducción de los horarios de hecho.

La reducción de la jornada laboral implica una reorganización radical del proceso productivo con el fin de hacerlo compatible con un proceso distinto de reproducción social y, por tanto, implica un control social del cambio técnico, lo que, hoy por hoy, no se puede poner en práctica únicamente en un país o sólo en una región capitalista. La reducción de la jornada laboral igual para todos implica que haya pleno empleo, no es una forma de conseguirlo.

IX. LA RENTA DE CIUDADANIA. O DE EXISTENCIA

La segunda solución no es una solución, sino una operación de cosmética. Recuerda una práctica triste y vejatoria impuesta a los pensionistas italianos, que deben demostrar que siguen vivos para cobrar la pensión, y se reduciría a un reconocimiento burocrático de lo que está ocurriendo, puesto que seguiría tratándose de transferencias de los que tienen trabajo a los que no lo tienen. Si el producto social se distribuye a partes iguales entre rentiers (rentistas), capitalistas y trabajadores, la renta de la que disponen en su conjunto los trabajadores, con trabajo o sin él, es la adquirida por los trabajadores que tienen empleo.

La renta de la que disponen los trabajadores que no tienen trabajo es el resultado de una transferencia por parte de los trabajadores que sí lo tienen, a través del Estado o directamente en el seno de la familia. Dicha renta es simplemente el exceso del salarlo percibido por los trabajadores ocupados respecto al coste de reproducción de éstos. El paliativo que representaría una renta de ciudadanía o de existencia no resolvería el problema de la autonomía económica y política de los que están en paro y probablemente aumentaría su número, certificaría su marginación, favorecería el voto interesado y dejaría in resolver el problema de las necesidades sociales no cubiertas. La autonomía económica y política no se da sin una renta de trabajo.

X. PARO Y NECESIDADES SOCIALES

En la sociedad capitalista hay una doble contradicción:

Necesidades sociales / Trajadores en paro

Producción de bienes / Trabajadores asalariados

A la producción de bienes corresponde el trabajo asalariado, y por lo general sólo prestamos atención a esta relación. La otra cara del paro la constituyen las necesidades sociales no cubiertas. El lado negativo, dual, de la relación entre producción de valores de cambio y trabajo abstracto es la relación entre necesidades que el capital no cubre y trabajo que el capital no emplea. A la racionalidad del mercado, que esconde la contradicción entre capital y trabajo asalariado, corresponde, fuera del mercado, la contradicción entre penuria y despilfarro. Esta doble contradicción es intrínseca al modo de producción capitalista.

Pero si se hace menor la correspondencia entre dinámica de la producción de bienes y dinámica del empleo, la doble contradicción llega a ser económica y políticamente desastrosa. Crecen al mismo tiempo el trabajo desperdiciado y las necesidades sociales no cubiertas.

Como el bien producido tiende a ser unívocamente valor de cambio, para producir valores de uso hay que salir de la esfera mercantil. Lo que impide darse cuenta de ello es la convicción, ingenua o culpable, de que los bienes pueden cubrir todas las necesidades, es decir, que existe equivalencia o proporción entre valores de cambio y valores de uso, entre precio de los bienes y su capacidad de cubrir las necesidades perentorias de los individuos y de la sociedad. El valor de cambio implica cierto valor de uso, pues de no ser así los bienes no serían vendidos. En la producción capitalista, sin embargo, la producción de valores de uso es accesoria. (Observo aquí, entre paréntesis, que las llamadas paradojas a la Salimos -un cuarteto de Mozart requiere siempre el mismo tiempo de ejecución, más o menos- parecen tales porque se olvida que se trata de producciones para el uso.)

La producción capitalista no es tanto producción de bienes por medio de otros bienes como producción de dinero por medio de dinero. Si fuese posible, se preferiría la transformación inmediata de D en D’ (como hace la especulación, que de hecho es un juego de suma cero). Los bienes podrían cubrir todas las necesidades solamente en caso de que hubiera siempre coincidencia entre valores de cambio y valores de uso. El problema sería puramente redistributivo, en el sentido de que bastaría con dotar a todos los individuos, tuvieran o no empleo, de una suma de dinero suficiente. La irracionalidad concreta del mercado, que sólo tiene en cuenta y cubre las necesidades dotadas de poder adquisitivo, y especialmente las necesidades relativas, sería menor. Con el dinero, en cambio, se puede comprar sólo bienes y los bienes que el capital decide producir son únicamente los que prometen y permiten obtener beneficios. En el proceso capitalista, la satisfacción de las necesidades no es más que un momento del proceso en sí, no su fin. Lo expresa de forma clara, y autorizada, Luigi Einaudi:

“Hay que prestar atención al hecho de que, afirmando que el mercado es el instrumento adecuado para encaminar la producción en el sentido de producir bienes y servicios, precisamente en la cantidad y de la calidad que corresponde a la demanda de los hombres, no se afirma que el mercado además encamine a la producción a producir bienes y servicios en la cantidad y de la calidad que esos mismos hombres desearían. Estos hacen la demanda que pueden, con los medios, con el dinero de que disponen. Si tuvieran otros medios, y mayores, harían otra demanda: de los mismos bienes en mayor cantidad o de otros bienes de distinta calidad. En el mercado se satisfacen demandas, no necesidades”.

El nivel de la producción capitalista no se decide de acuerdo con la relación entre producción y necesidades sociales, las necesidades de una humanidad socialmente desarrollada, sino de acuerdo con la tasa de beneficios. La producción de bienes no se detiene cuando las necesidades están cubiertas, sino cuando la obtención del beneficio impone esa detención. Aun cuando la producción de bienes tomara un nuevo impulso, no habría cambios significativos en el empleo, salvo en trabajos serviles, precarios o poco pagados. Las políticas planificadas con la idea de favorecer una mayor acumulación de capital podrán generar mayor excedente, pero no resolverán esta contradicción. La solución de este problema -demasiados bienes, poco trabajo- hay que buscarla en otra parte, fuera de la dimensión capitalista y mercantil de la sociedad. Hoy se da una coincidencia entre una situación de crisis gravísima y perspectivas de nuevos espacios políticos. No se trata de salir del capitalismo, sino de ocupar esa tierra de nadie de la economía y de la sociedad en la cual los bienes no pagan. Esta tierra existe, como lo demuestran, por un lado, las muchas necesidades sociales que quedan sin cubrir y, por otro, las muchas actividades que no se promueven con el fin de obtener beneficios. Voluntariado, asociacionismo, movimientos en pro del medioambiente, cooperativas o centros sociales, actividades todas ellas sospechosas dado que no se pliegan al criterio del cálculo y el lucro, son, todas, indicios no sospechosos de esta realidad (hasta tal punto que se asigna a estas actividades una función subrogatoria).

XI. TRABAJO ABSTRACTO Y TRABAJOS CONCRETOS

Creo que ésta es la solución que hay que buscar: promover y organizar trabajos concretos (en contraposición al trabajo abstracto dedicado a la producción de bienes), trabajos destinados de forma inmediata a la producción de valores de uso, trabajos socialmente útiles que no sean meros amortizadores sociales, sino trabajos capaces de cubrir las necesidades sociales que la producción de bienes deja sin cubrir. Lo mismo que hay necesidades absolutas y necesidades relativas, hay servicios técnicamente individuales y servicios técnicamente sociales. La acción más importante del Estado, a través de instituciones creadas al efecto que están por inventar pero por supuesto no han de ser estatalistas, no se dirige a aquellas actividades que los individuos privados despliegan ya en el mercado, sino a aquellas funciones que quedan fuera del radio de acción de los individuos y del mercado, a aquellas decisiones que, de no ser así, no tomaría nadie; a lo que, de no ser así, no se haría en modo alguno.

Se trata de asignar parte del excedente realizado en la producción de bienes a la promoción de trabajos destinados a cubrir, con carácter inmediato, necesidades sociales absolutas, y no a la puesta en marcha de trabajo improductivo (en el sentido smithista-marxista del término) destinado a cubrir necesidades relativas. Trabajos que no se desempeñan en la esfera de la producción de bienes sino en la esfera de la reproducción social y de la conservación, como mínimo, del medioambiente. Sobre todo, trabajos prestados al cuidado, en sentido amplio, de las personas y de la naturaleza. Trabajos de los que hay una necesidad que no tienen en cuenta ni el mercado de trabajo ni el de los bienes.

Entre los muchos sectores en los que se podrían poner en marcha trabajos concretos figuran los siguientes: asistencia a ancianos, asistencia e inserción de personas con minusvalías, cuidado de enfermos crónicos; rehabilitación y reinserción de toxicómanos; reinserción de grupos de población marginados o discriminados; servicios a las familias, que sustituyan la actividad reproductiva doméstica en un contexto de aumento de las tasas de participación en el mercado de trabajo; seguridad en el trabajo (en cumplimiento así de las nuevas directivas comunitarias); enseñanza, tanto en la fase de formación y puesta al día de los profesionales cuya tarea consiste en elevar el nivel de escolarización de la población, corno en la fase de producción y mejora del capital humano, fase ésta que debe prolongarse durante todo el ciclo vital de los individuos; por último, protección del territorio, tutela del medio ambiente, restauración y mantenimiento de las ciudades, conservación y valorización del patrimonio artístico y cultural.

Por definición, y a diferencia del trabajo abstracto, los trabajos concretos son de un alto contenido de trabajo. No por ello requieren tecnologías primitivas. Por el contrario, pueden requerir tecnologías e innovaciones elaboradas. No son trabajos serviles, son más bien trabajos que precisan capacidad, profesionalidad y sensibilidad para saber solucionar los problemas y, por lo general, las funciones y tareas a desempeñar no tienden a la repetitividad. Mientras que el trabajo abstracto socialmente necesario depende de las técnicas de producción adoptadas en la producción de bienes y se intercambia en el mercado de trabajo, los trabajos concretos dependen de las necesidades sociales, éstas sí inagotables, y no se intercambian en un mercado sino en la sociedad. Máquinas y trabajadores no están ineludiblemente destinados a sustituirse unos a otros a lo largo de una isocuanta dada.

Como están concebidos para cubrir necesidades sociales, los trabajos concretos tienen necesariamente una dimensión territorial bien determinada y requieren e imponen formas democráticas de selección y control local de la demanda y de organización no centralizada de la oferta. Los trabajos concretos no están expuestos a sufrir la competencia internacional y deben responder más a criterios de eficacia que de eficiencia competitiva. En igualdad de condiciones salariales que permiten la coyuntura capitalista y las relaciones entre capital y trabajo asalariado, los valores de uso producidos por los trabajos concretos supondrían un aumento de los salarios reales sin que fuera a costa de los beneficios y sin tener efectos inflacionistas.

No tendría por qué haber obstáculos insuperables, como los indicados por Kalecki: la aversión de los “dirigentes industriales” por la injerencia pública en el campo laboral, la aversión por el gasto público en inversiones públicas o subvenciones al consumo, la aversión por los cambios sociales y políticos que seguirían al pleno empleo. Para el trabajo abstracto, los trabajos concretos no serían una carga, sino un enriquecimiento, ya que, al producir valores de uso, sirven directamente para cubrir necesidades sociales, pero indirectamente sirven también para mejorar las condiciones y la misma productividad de los valores de cambio producidos por el trabajo abstracto. Los filósofos sirven también a los agricultores, los joyeros, en cambio, no les sirven de nada. (“Agricultores” podríamos llamar, para abreviar, a cuantos producen los bienes que se llevan al mercado nacional o internacional para sacar beneficio. Los “filósofos” son los que reflexionan sobre las cosas que se hacen o sobre el modo de hacerlas, o los que se preocupan de los demás. Los “joyeros” son los que transforman el grano en consumos inútiles).

Los dos sectores representados aquí simbólicamente, el sector que produce bienes y, por tanto, excedente de capital y el sector de los trabajos concretos destinados a cubrir necesidades sociales, se conciben como dos sectores distintos, aunque no separados. Ambos sectores se entrecruzan y mantienen relaciones de interdependencia no jerárquica, sino complementaria. Se podría hablar de producción de bienes y de valores de uso por medio de valores de uso y de bienes (ambos “productos básicos”). Este esquema es conceptualmente simple, pero no lo es, en cambio, su realización. Se plantean como mínimo dos problemas: cómo financiar los trabajos concretos y cómo administrar las relaciones entre los dos sectores.

XII. LA FINANCIACION DE LOS TRABAJOS CONCRETOS

Respecto al primer problema, la única vía es, al menos en una primera fase, la de la transferencia fiscal. No cabe pensar en aumentar la presión fiscal media mediante el aumento de la cuota, pero sí en términos de lucha contra la evasión y el fraude fiscal. Hay que elegir entre los tres grandes tipos de renta: salarlos, beneficios y renta, que hoy es básicamente renta financiera. Y la elección sólo puede recaer sobre ésta última, que frena la acumulación de capital, obstaculiza el posible aumento de empleo, se apropia de las ganancias de productividad y falsea los modelos de consumo. Beneficio y renta están íntimamente relacionados, pero, aunque el beneficio puede sobrevivir sin renta, no sucede lo contrario. Esto es, en cierto sentido, un problema político interno al capital.

XIII. EL MERCADO, EL DICTADOR, LA COMUNIDAD

La creación de un sector no mercantil, en el cual se dé ocupación a los que no encuentran trabajo en el sector que produce bienes, que producirán en cambio valores de uso, plantea un difícil problema de redistribución del trabajo y de los bienes entre ambos sectores. Las dos formas extremas de gestión de la economía son el Mercado, encarnado por un diligente promotor que grita en pública subasta precios sugerentes, y el plan impuesto por decreto por un Dictador omnipotente. Para decidir cuál preferir, o para excluir ambas, parece razonable seguir el criterio de preguntarse qué forma de reproducción social permite o impone cada una de estas dos formas de administrar la economía y la sociedad. El resultado, en realidad, es el mismo. En ambos casos, dejar hacer al mercado o confiarse al Dictador, -equivalentes desde el punto de vista de la teoría económica-, las relaciones entre hombres quedan reducidas autoritariamente a relaciones entre cosas.

Respecto al primero, el que cree en el segundo objetaría que los que trabajan en el sector mercantil difícilmente renunciarían a una parte importante de la satisfacción que obtienen con el consumo de bienes a cambio de los servicios suministrados por los trabajos concretos. Respecto al segundo, objetarán siempre, quienes creen en el mercado como mecanismo de colocación racional de los recursos y de los productos, que no se entiende por qué los servicios concretos nunca son producidos a su vez como bienes, es decir, por el propio sector mercantil. La primera es una objeción política, que se resume en aquel difícilmente. Se trata de hecho de un enconado problema político: de planificar, en contra del espíritu de los tiempos, un modelo de desarrollo económico y de orden social de bienestar en la sobriedad.

La segunda objeción es analítica, y cabe resumirla en un axioma: todo puede ser producido en forma de mercancía. Si los consumidores están en la ignorancia, si desconocen los beneficios que podrían sacar de bienes y servicios que aún no conocen, o cuyo consumo no ha sido suficientemente promocionado porque no existen empresas que los produzcan con beneficios, bastaría entonces con hacer surgir como necesidades evidentes las necesidades potenciales y asegurar después su satisfacción mediante la transformación de aquellos bienes y servicios en bienes para la venta. Aquí hay un problema real: cómo hacer que surjan las necesidades insatisfechas si no existe previamente conciencia de ellas y, en consecuencia, la correspondiente demanda. Habría que saber si la soberanía del consumidor es tal. Cabe dudar de esta soberanía, puesto que la opción de los consumidores queda siempre, y necesariamente, limitada a las alternativas que ofrece el mercado. Es muy posible que la gran mayoría de las opciones que se hacen en el mercado fueran, en realidad, preferencias de segundo orden si se pudieran comparar con las opciones que harían los consumidores si dispusieran de las suficientes alternativas. Dar por hecho que la estructura de las preferencias de los consumidores es algo dado y estático demuestra falta de visión política, pero es infantil desde el punto de vista analítico ignorar que si el capital lo considerara conveniente no habría ni paro ni necesidades sociales que quedaran sin cubrir.

XIV. LOS FALLOS DEL MERCADO

Un partido de izquierda debería ser intérprete de las necesidades de la sociedad. Debería incluso ser artífice escéptico y mayéutico de un proyecto que incluyera estas necesidades y las indicara como legítimas. Si no es así, ni representación ni gobernabilidad quedan garantizadas. Hay que demostrar que una política de sobriedad puede ser conveniente, incluso ventajosa materialmente, para la mayoría de los ciudadanos, y hay que convencer de ello. No es una alternativa entre bienestar y austeridad, sino entre las dos posibles formas de austeridad: o la miseria que nos aguarda si se deja hacer, revestida de nuevas formas de fascismo, o bien una sobriedad vital. El mercado puede ser incluso condición necesaria para la democracia, pero, por supuesto, no es condición suficiente. Se podría también decir, por citar a un autor no sospechoso de obrerismo, que la imposición de límites del sistema económico capitalista a la democracia es indudable, aunque sólo fuera porque la democracia se para a las puertas de la fábrica. Debido precisamente a esta razón se querría que todo el país fuese administrado como una “empresa”. La apología del mercado, que seduce a la propia izquierda, oculta el propósito de acabar con la política, reduciéndola a administración de lo existente. El trabajo de poner estas cosas en claro y de convencer de ello es tarea de la política, de la política en cuanto crítica, dirección y gobierno del proceso económico social de producción y reproducción.

Los dos grandes fallos del mercado, los auténticos, son el paro masivo y la masa de las necesidades sociales no cubiertas. Fallos cuyo remedio no puede quedar en manos del mercado: la homeopatía es de dudosa eficacia. El sector mercantil de la economía es hoy esencial para la producción del excedente que precisa el modo de producción capitalista. Es, sin embargo, incapaz de conciliar la contradicción entre necesidades sociales no cubiertas y paro, cosa que tampoco puede conciliar ningún dictador. La puesta en marcha de trabajos concretos requiere niveles de gobierno intermedios entre el Mercado y el Dictador, y formas distintas, “comunitarias”, de vida asociativa. Ya Keynes, en El fin del laissez faire, indica algo de esto:

“Creo que en muchos casos la dimensión ideal de las unidades de organización y control está en un punto intermedio entre el individuo y el Estado moderno. Pienso que el progreso está en la creación y en el reconocimiento de entidades semiautónomas dentro del Estado, entidades cuyo criterio de actuación sea únicamente el bien público tal como lo conciben. Deben quedar excluidos de sus propósitos los fines de lucro privado, aunque puede que siga siendo necesario, hasta que haya una mayor solidaridad, dejar un margen de acción al beneficio de determinados grupos, clases o intereses. Entidades que en el curso de su acción tengan la mayor autonomía dentro de las limitaciones que se hayan prescrito, pero que estén sujetas en última instancia a la soberanía de la democracia tal como se expresa a través del parlamento.”

La definición del nivel intermedio de gobierno conveniente evoca la noción de comunidad. En la actualidad el término comunidad ha caído en desuso, repudiado en nombre de una nunca bien definida modernización. Se considera que la idea de comunidad es premoderna, negación de la presunta soberanía del consumidor, residuo arcaico que se opondría al despliegue de relaciones totalmente libres entre hombres solos. La historia, la experiencia común, la memoria compartida serían obstáculos a la satisfacción instantánea de necesidades que se renuevan constantemente, que, en realidad, están siendo continuamente inventadas y artificialmente inducidas. El concepto de comunidad ha quedado reducido, en nombre de la modernidad, a su acepción reaccionaria. Existe en cambio una larga tradición comunitaria de izquierda, con vigencia en los valores y en las prácticas del movimiento obrero; y existe una acepción libertaria del término comunidad como instancia de emancipación del individuo en cuanto persona y no como concepto abstracto e indiferente. La comunidad es lo opuesto al mercado. No cabe en ella la dimensión abstracta de las relaciones mercantiles, de las relaciones sociales mediadas exclusivamente por los bienes, puesto que en ella se busca y constituye un sistema de relaciones más auténticas y concretas, relaciones que no se expresan en el intercambio y en el uso recíproco, sino en el estar juntos. La comunidad no es necesariamente incompatible con el mercado, a veces lo presupone, pero no es el mercado. Constituye un medio regido por formas de comunicación diversas y por valores opuestos: reciprocidad, duración, gratuidad, cultura. La forma actual del fascismo, o su próxima suerte, hunde sus raíces en la disolución de la forma comunitaria, en la disolución de aquellos cuerpos intermedios esenciales para el funcionamiento de toda democracia, en la transformación de los sujetos colectivos en muchedumbre solitaria, en la plena manipulabilidad de las soledades intelectuales, de hombres sin raíces, sin puntos de referencia, sin identidad compartida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Temas marxistas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La edad del despilfarro. Paro y necesidades sociales

  1. andrés concepción chile dijo:

    oye viejo, desde aquí de chile , aún no comprendo porque la gente protesta y protesta contra el sistema político cuando la alternativa a eso es el facismo, porque el pueblo no puede tener un candidato que convoque sería bueno que Europa viese los casos de Da Silva en Brasil, Bachelet en Chile y Mujica en Uruguay

    • Antonio Olivé dijo:

      Buenas tardes Andrés, gracias por visitar en el blog y participar. Un saludo a Chile.

      Veamos tu comentario sobre las protestas contra el sistema político. Como no nos especificas mucho no sabemos si te refieres a los marxistas, a las protestas en España o a las protestas en general. Vamos a ver, yo creo que es bastante sencillo: el actual sistema político-económico, la democracia y el sistema de mercado –alias capitalismo- no resuelve los problemas y genera nuevos; es un sistema creador de injusticia y explotación; su ineficiencia e irracionalidad están al orden del día. Ahora bien, me podrás decir que ese discurso está muy bien y bla, bla, bla pero que es muy abstracto. Pues bien, a un nivel más concreto, en España las gentes están protestando por la existencia de una tasa de desempleo del 25% (más de 6 millones de desempleados); la gente protesta porque cuando no puedes pagar la hipoteca de tu casa, el banco se la queda y tú te quedas sin casa y con la deuda; la gente protesta porque se ha entregado a un negocio privado (la banca) miles de millones de euros para pagar sus deudas privadas y lo han convertido en deuda pública…y así podríamos continuar. No se, algo parecido a las protestas estudiantiles en tu país.

      Estamos en desacuerdo contigo en que la única alternativa a lo realmente existente sea el fascismo. El riesgo existe, está ahí pero existen alternativas y son realizables aquí y ahora.

      Lamentablemente no conozco la realidad socio-política de los diferentes países “de allá”, pero si, Europa debería mirar no solo a Da Silva, Bachelet y Mujica; también Chávez, Morales y algunos más.

  2. fran dijo:

    Camarada, felicidades por este espacio de marxismo crítico.
    Sólo darte las gracias por la cantidad ingente de socialismo científico que divulgas.
    Un abrazo fraternal!

    • Antonio Olivé dijo:

      Muy buenas camarada,

      gracias a ti por visitar este blog y por tu refuerzo positivo. Y gracias sobre todo a los autores y autoras de los trabajos que divulgamos.
      Si te parece útil este espacio te pedimos el pequeño favor de que nos hagas propaganda.

      Saludos fraternales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s