Intervenid@s

Así estamos. Lo niegue Zapatero, el consejo de ministros o Ana Pastor. Díganme si no es parecido a lo que le sucedió a Alemania tras perder la I Guerra Mundial. Exceptuando “la mutilación” territorial (y ya veremos si en un futuro los mercados no exigen gestionar las Baleares o Canarias a través de una joint venture), a Alemania se le impuso unas indemnizaciones y se dirigió (por los vencedores) su economía al pago de las mismas. Aquí y ahora, algo parecido. El Estado se endeuda para rescatar el sistema financiero (y por extensión, al sistema) y posteriormente, se le exige que “se desendeude” mediante una polítca concreta (reformas, recortes y privatizaciones).

Pero no solo eso, lo peor es que esas recetas impuestas generan un agravamiento de la enfermedad. El parlamento griego (tras haber aplicado ampliamente el tratamiento dictado) avisa de que no solo no disminuye el déficit sino que anda desbocado, que no podrá cumplir con los compromisos adquiridos y que no va a profundizar las reformas. Y el resto de países (España e Italia) no van demasiado desencaminados.

Digo yo que para este viaje no hacían falta alforjas. Es decir, ¿para qué tanta prisa por reformar la Constitución (que hasta hace poco era prácticamente intocable)?, ¿para qué hurtar el debate y violentar a la ciudadanía?, ¿para qué explicitar aún más la verdadera pinza existente que conforman PPSOE?. Total, los mercados se lo han pasado por la pìedra y la prima de riesgo ha continuado subiendo. ¿Y por qué lo ha hecho un presidente socialdemócrata a dos meses antes de finalizar su mandato?.

A todo esto, la infantita doña Leonor pensará preocupada:  y de lo mío, ¿qué?.

A. Olivé

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Intervenid@s

  1. Tácito dijo:

    .
    Estoy de acuerdo contigo, Antonio, pero el problema actual viene desde muy lejos. Reagan fue su impulsor a partir de los ocheta, acompañado de Margarita. Pero lo más sorprendente en todo esto es que todos han olvidado las lecciones de la historia, y ésta cuando pasa factura, es bastante cruel con sus víctimas, generalmente personas inocentes. Reagan junto a Freeman, su mentor económico, fueron los que edificaron la estructura de la economia actual, e incluso tuvieron la osadía de interpretarla aplicándole el concepto de libre mercado, a ultranza, una deformación del capitalismo, puesto que en él imperaba la presencia de las multinacionales, distorsionando sus leyes. Que hubiera dicho David, cuando sistematiza el capitalismo, descomponiendo con sus propustas teóricas toda la estructura feudal, para implantar la libre competencia junto a su mano invisible, la cual, junto a Rircardo sirvieron como base para elaborar Marx toda su teoría, aunque tomando de éste el factor trabajo como elemento más impòrtante, para contraponerla al factor capital, demostrando con ello la explotación de la clase trabajadora.

    Con esta economía de casino, es difícil que nada prospere, ni incluso en su fase reformista. La economía actualemente es una entelequia, puesto que se ha pueto al servicio del capital, esclavizando al pueblo. Lo importante es cambiar la fórmula, haciendo que el capital se ponga al servicio de la economía, y ésta, al servicio del pueblo. Pero ¿ es esto posible cuando es el juego de la bolsa lo que impera, por medio de inversiones especulativas, olvidándose lo que son las inversiones productivas? Observa lo que hacen los bancos, ninguno de sus recursos están destinados a invertirlos en la economía real, su obsesión está fijada en el mercado secundario, derivados y futuros. Ya no tinen obstáculos legales para moverse por el mundo, buscando mercados baratos, materias primas a precio de saldo y mano de obra esclavizada, todo hecho bajo el dogma del mercado, lugar bastante más adecuado para que los factores productivos sean remunerados de acuerdo con su rentabilidad, a corto plazo. Si no es así, se marchan a otra parte.

    A mi modo de ver, para modoficar todo esto sólo existe una sola posiblidad: Cuestionar con teorías sólidas y alternativas la propia naturaleza económica del sistema, pero sin entrar en el juego de su oclocracia, rechazando cualquier propuesta reformista de las viejas oligarquías, una vez que la correlación de fuerza sea favorable a las nuevas corrientes políticas, compitiendo por el poder y el control del Estado, pero esta vez ya no será para entrar el falsas componendas, sino para destruirlo definitivamente. La plutocrtacia actualmente ha puesto de manifiesto la falacia del progresismo, poniendo en evidencia el sofisma de un progreso sin fin. Su lugar ha sido ocupado por la crudeza del poder a secas, un fenómeno cuya naturaleza conocemos teniendo presente todos los fatores que ha intervenido en la crisis del 2007, en donde el pueblo es el pechero que hace frente con su sacrificio a las orgías del capitalismo, luego enmascarado por medio de todos los medios de manipulación de masas del capital, para atribuirselo a los ciclos inevitables del capitalismo. Pero para conseguir esto primero tenemos que crear un pueblo, cuidado no me refiero a las clases medias altas y a la ologarquía, y concienciarlo, tarea difícil al estar alienado y embrutecido y dividido bajo el estigma de los regionalismo locales alentado por las oligarquía de esa regiones bajo la idea del nacionalismo, claro, el de lo ricos. Bueno, ya seguiremos.

    Saludos.

    • Antonio Olivé dijo:

      Muy buenas Tácito,

      la verdad es que hay poco que añadir a lo que has escrito. El sistema económico imperante no es capaz de dar soluciones (p. ej.: la distribución de la riqueza, la gestión de la escasez, las externalidades…etc.), a la par que crea innumerables problemas. Se basa en “principios científicos” tan racionales como la maximización de beneficios. ¿Alguien que no sea un cínico y esté en su sano juicio piensa que se puede crecer ilimitadamente?. Eso unido a la obsolescencia programada, la presión de la publicidad que difunde un modelo de usar y tirar, y un largo etcétera conducen irremediablemente a un oscuro abismo.

      Si a esta absolutización del mercado, esta mercantilización de cualquier espacio de los mundos de la vida (incluso los espacios privados, más íntimos no escapan a esta mercantilización) le unimos la desregulación como la que no existido nunca a lo largo de la Historia, no es que adosemos una bomba de relojería al sistema, sino que convertimos en una bomba misma al propio sistema. Las diferentes crisis que se han venido dando periódicamente (la crisis de los tigres asiáticos, el “tequilazo”, la crisis de las punto com…etc.) no son más que pequeños avisos del gran cataclismo que está por venir.

      Y ahora, la cuestión tan leninista y tan reiterada: ¿qué hacer?, ¿qué hacemos?. Yo creo que es mucho más sencillo escribirlo que ponerlo en marcha. Condiciones existen y están tan maduras que peligran con pudrirse. De ahí a conseguir que la gente tome consciencia y tome partido, media un abismo.

      Salud.

  2. Rafa Garzó dijo:

    Y es que no son recetas en realidad: Son condenas. Condenas que el Capital especulativo dicta, a través de mamporreros políticos como Zapatero o Rajoy, sobre las Clases Trabajadoras: Hemos de pagar su crisis con nuestras ya escasísimas rentas del Trabajo. De algún modo hay que reequilibrar el balance de la tasa de ganancia, y desde luego no será con plusvalía porque a la Clase Dominante ya se le ha olvidado cómo se hacía eso. Aquel Von Hayek, aquel Friedman y aquellos polvos neoliberales trajeron estos lodos de crisis.

    Esas recetas, que son condenas, no reconstruirán en Capitalismo clásico -el de la explotación- que es la única salida no revolucionaria a esta crisis, porque también son medidas especulativas: Simplemente arrebatan a las Clases Trabajadoras una parte más del ya escaso dinero que reciben por la venta de su fuerza de trabajo, sin devolver nada a cambio.

    Y, ya que están, siguen con la táctica especulativa a un galope tan desbocado como el de Othar, el caballo de Atila en el primer Saco de Roma: Pisan la ya rala hierba de las economías estatales de forma que jamás vuelvan a crecer, asegurándose su pan para hoy y nuestra hambre para ya mismo a golpe de provocadas subidas de la prima de riesgo.

    El modo de producción dominante capitalista está llegando, a grandes zancadas, al final del callejón sin salida de la especulación: Veremos qué ocurre cuando se encuentre con el fondo de saco y se dé la vuelta. ¿Se encontrará con nosotros, tendrá vía libre para desandar lo andado, o simplemente derribará la pared?

    • Antonio Olivé dijo:

      Condenas, píldoras amargas, rotura económico-anal…llamémoslo como queramos (que tampoco es cuestión de nominalismos), el caso es que el esquema funciona tal cual lo cuentas. Mamporreros, cipayos del capital aplican sin chistar todo lo que se les ordene. Y el caso es que como indicaba Tácito, aquí no recuerda nadie. ¡Señoritos, señoritas mandamases! que sus recetas se han aplicado anteriormente con consecuencias devastadoras para los de abajo. Y no se equivoquen, muerta la gallina se acabaron los huevos de oro. Con el añadido de que apretando, apretando van a conseguir que mucha gente tome consciencia a gorrazos (mejor decir a porrazos de la democrática polícia dirigida por el PSOE).

      Lo más curioso es que este sistema le ha visto los huevos al toro (esto es, se ha asomado al abismo) más de una vez. Y la última, aún estamos pagando las consecuencias. Todo buenas promesas del tipo “hemos entendido el mensaje”, “vamos a refundar el capitalismo”, “juntos podemos”, “viva la roja”… y a las primeras de cambio, zás, todo al rojo par. A fin de cuentas quienes pagan son siempre los mismos: usted, yo, aquel, el otro, sus familias, el de más allá. Y no aprendemos.

      Salud camarada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s