ANOTACIONES acerca de los textos de la Tercera Entrega

Después de pensarlo bastante hemos decidido intentar responder a vuestras preguntas con una serie de textos escogidos que nos pueden ayudar a pensar. Creemos que es más honrado hacerlo así. No nos ha parecido correcto dar la impresión de que tenemos una respuesta que dogmáticamente tuviéramos que aceptar para responder a los problemas que nos planteáis, en ocasiones tan difíciles y objeto de tan largas polémicas en la tradición marxista. Proporcionando algunos textos, en cambio, os invitamos a utilizarlos, discutirlos y apoyaros en ellos para pensar por vuestra cuenta. No todos los que organizamos el taller estamos de acuerdo con lo que se dice en esos textos (ni siquiera estamos de acuerdo entre nosotros); los hemos escogido no porque sean la respuesta correcta, sino porque creemos que plantean las cosas lo suficientemente bien para que sea posible comenzar a discutir a partir de ellos.

 

Como muchas de vuestras preguntas se entrelazaban unas con otras, hemos decidido, en primer lugar,  clasificarlas por bloques temáticos y procurar asignarles unos textos De todas formas, y como la forma en la que se preguntan las cosas también tiene su interés,  añadimos al final de la entrega una antología de las cuestiones más relevantes, literalmente transcritas.

La división por bloques es la siguiente:

BLOQUE 1: Concepto de lucha de clases. Clases, funciones, hombres, con la reproducción del capitalismo actual.

BLOQUE 2: La división internacional del, trabajo. Imperialismo, intercambio desigual, subdesarrollo. El FMI y el Banco Mundial.

BOLQUE 3: La cuestión del socialismo real, ¿Capitalismo o capitalismo de estado? Razones históricas de un fracaso anunciado.

BLOQUE 4: Contradicción/Integración entre el marxismo revolucionario y las instituciones democráticas burguesas. ¿Hay una vía parlamentaria al comunismo? ¿Hay, por el contrario, una vía comunista al feminismo, el ecologismo, el pluripartidismo?

BLOQUE 5: El papel transformador (o no) del sindicalismo institucional. ¿Se puede conciliar la defensa circunstancial de los derechos de los asalariados con la abolición del vínculo salarial en una política que se,  al mismo tiempo,  defensiva y revolucionaria?

BLOQUE 6: Breve historia de Ia Internacional Comunista. Principales hitos históricos de la lucha comunista y sindical.

BLOQUE 7: Legitimidad y oportunidad de la violencia revolucionaria. Pacifismo y revolución. Marxismo y lucha armada

BLOQUE 8: Relación marxismo/ estética. ¿Hay una literatura, un arte, una música marxistas? ¿Debería haberlas? El problema de la “cultura proletaria”.

Textos relacionados con el Bloque 1:

Publicamos unos artículos del muy importante historiador marxista I. Wallerstein, sacados de su polémica con E. Balibar en Raza, nación y clase (1988). A quien le interese en especial este autor puede, leer también El capitalismo histórico (Siglo XXI); un libro muy corto e instructivo, resumen de su monumental obra El moderno sistema mundial.

Texto relacionado con el Bloque 2:

Introducimos un articulo muy escueto pero extraordinariamente explicativo -si se lee con paciencia- sobre cómo funciona realmente eso que se llama el nuevo orden mundial, a través de la financiación de la deuda externa de los países del Tercer Mundo por parte del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Recomendarnos al respecto los libros de Susan George La trampa de la deuda y La maquinaria del hambre, en los que, en parte, está basado este artículo que fue publicado por la revista Integral.

Textos relacionados con los bloques 3, 4 y 5:

A modo de texto previo, hemos decidido incluir en la entrega parte del librito Dejar de pensar (de Santiago Alba Rico y Carlos Fernández Liria), aunque sabemos por vuestras cartas que alguno de vosotros lo habéis comprado. Como resulta que lo han puesto a un precio ciertamente desmesurado -teniendo en cuenta que más que un libro es un folletín-, hemos pensado que nada perdíamos fotocopiándolo, y que quizás pueda resultar útil para problematizar el panorama del capitalismo contemporáneo La tesis central del libro es que la sociedad actual (que algunos intelectuales o “filósofos” han considerado postmoderna) es y sigue siendo la sociedad capitalista, la sociedad estudiada por Marx. Ello es así, simplemente, porque las leyes que rigen nuestra sociedad son las mismas que regían la sociedad moderna. En un tono irónico, los autores de ese panfleto pretendían mostrar que Marx no puede estar de más actualidad que hoy en día. Algunas referencias del texto -muy periodísticas y coyunturales- si pueden, en cambio, estar algo pasadas de moda. Hemos decidido, sin embargo, puesto que se trata de un libro publicado, dejarlas como están.

 En concreto, hay que tener en cuenta que las referencias a la URSS están fechadas en 1986, cuando Gorbachov llevaba la perestroika a su apogeo. Las hemos dejado intactas intencionadamente para intentar colaborar en la respuesta a muchas de las cuestiones que nos planteáis sobre el problema del  socialismo real. Así es como los autores veían la situación entonces. Hoy, la URSS ya no existe y tendríamos que hablar en pasado en lugar de en presente, pero los autores no dirían nada sustancialmente distinto.

En resumen, con la introducción de este librito, pretendemos dar que pensar sobre dos tipos de cuestiones:

 1. Las que preguntan si tiene sentido para la izquierda -y en concreto para la izquierda comunista- colaborar en las, instituciones democráticas burguesas. En concreto el grupo de discusión de La Solana y Argamasilla de Alba planteaba lo siguiente:

“Si la filosofía marxista se contrapone radicalmente al sistema capitalista, ¿un marxista no confunde a los trabajadores al participar en los órganos capitalistas como Congreso, Senado, etc. ?.

 Pretendemos mostrar hasta que punto una izquierda que olvida contraponerse “radicalmente al sistema capitalista” tiene sus manos atadas. En concreto, el texto toma como ejemplo al PSOE, procurando explicar por qué, una vez que se han aceptado las condiciones de la economía privada: cualquier discurso político de izquierdas o derechas se convierte en indiferente. Es por eso por lo que se producen paradojas como la que plantea este mismo Taller de Argamasilla:

 “Si como todos sabemos,  con los medios técnicos actuales se podría reducir la esclavitud que supone la pérdida de tiempo y vida trabajando, ¿por qué algunas organizaciones de izquierdas pseudomarxistas defienden y alinean a los trabajadores de esta sociedad capitalista a defender la idea de reducción de la jornada laboral igual a reducción de salario, cuando siempre se ha defendido trabajar lo menos posible manteniendo unos niveles de vida lo más aceptables posibles?”.

 El texto de Dejar de pensar consiste precisamente en platear este tipo de preguntas y es por eso por lo que hemos considerado relevante darlo a conocer en nuestro Taller.

 También acerca de estas cuestiones, en concreto dentro del Bloque 5, hemos introducido en la entrega el artículo La cuenta pendiente del sindicalismo, de Carlos Fernández Liria, publicado en el diario YA el 15 de marzo de 1988. No es un texto fácil; el enfoque filosófico del artículo, con las dificultades que esto añade a la lectura, no debe ser excusa para eludir los muy terrenales razonamientos que contiene.

 2.  Pretendemos también sacar a colación algunas ideas que pueden damos que pensar sobre lo que ocurrió con la URSS y la “supuesta debacle de este gran pueblo ” Taller de Argamasilla). Para discutir este tema introducimos también el artículo de Felipe Martínez Marzoa Leninismo, stalinismo y maoísmo (1976). Es utilísimo para entender que es lo que pasó en la URSS desde 1917 y también para aclararse respecto a lo que realmente se estaba jugando en las distintas corrientes – leninista, stalinista, maoísta, trotskista – de la tradición marxista de este siglo. Este autor en cierta firma representa la posición que considera que el supuesto “socialismo real” soviético encubría un “capitalismo de Estado”. Es una postura que, como cualquier otra, hay que repensar y continuar discutiendo. Por otro, lado – y aunque no sea enteramente contradictorio con lo anterior-, en Dejar de pensar se plantea que, una vez entendido en qué consiste la economía-mundo capitalista, se comprende mucho mejor por qué la URSS tuvo sus cartas echadas desde el principio. De acuerdo con este opúsculo, lo que hubo en los países del socialismo real fue una permanente economía. de guerra que obligó a estos países a competir ininterrumpidamente con la economía-mundo capitalista que los amenazaba. La cosa podría resumirse así:

 Hay que seguir repitiendo algo que en esta década parece que ya no está de moda repetir: la economía libre de mercado es un régimen del terror como jamás ha conocido la humanidad. Incluso el terrorismo de Estado sin precedentes que sufrieron los países del Este, prueba más que nada el terrorismo generalizado en que consistía la economía mundial. En el seno de una economía-mundo terrorista, aquellos países que conquistaron el socialismo tuvieron que ponerse a la altura del terrorismo de la producción internacional. Al no tener más remedio que seguir existiendo en una economía-mundo capitalista, los países socialistas se vieron obligados a conseguir los mismos resultados terroristas allí donde ya no había terrorismo estructural nacional que los obligara por sí mismo. La espontaneidad de nuestro terrorismo tuvo que ser ahí trabajosamente construida a fuerza de medidas estatales. A nosotros nos basta con ser libres para que nuestra sociedad sea terrorista, pero ellos tuvieron que esforzarse mucho en conseguirlo. Tuvieron que recurrir al terrorismo político y estatal en masa para competir con nuestro ritmo de crecimiento criminal y genocida. Y a pesar de todos sus esfuerzos, nuestro terrorismo espontáneo de libre mercado se ha mostrado finalmente más eficaz, es decir, más terrorista, que su trabajoso, burocrático, pesado e insostenible terrorismo estatal.

 La lección que podemos aprender de la historia del Este es la siguiente: si los hombres tuviéramos que volvemos obreros por nuestra propia voluntad, tendríamos que gobernarnos con un terror de Estado generalizado que fuera capaz de convertirnos en obreros. Nosotros podemos ahorrarnos ese trabajo: nacemos obreros. No hace falta que nos convenzan de serlo a golpes de porra. En las sociedades democráticas podemos ahorramos esa forma de terror capaz de convertir en obreros a los que no eran más que hombres. Pues nuestras sociedades democráticas están levantadas sobre un terror mucho más eficaz: el terror por el que un hombre nace obrero -hombre desprovisto de condiciones de trabajo, que tiene que ir a buscarlas al mercado- en lugar de nacer sencillamente hombre.

 A quien le interese especialmente el tema de historia de la Unión Soviética, le  recomendamos un clásico que no hemos podido incluir en la entrega por falta de espacio: de Rosa Luxemburgo, La revolución rusa (Castellote Editor).

 Textos relacionados con el Bloque 6:

 Hemos optado por responder a esta cuestión con tres extractos de Las Internacionales obreras, de Annie Kriegel (Ediciones Martínez Roca, Barcelona, 1985). Cada uno de ellos se refiere a una de las tres primeras internacionales, de modo que podemos comenzar a tener una visión de conjunto de las enormes diferencias que existieron entre ellas.

 Textos relacionados con el Bloque 7:

 Santiago Alba, colaborador teórico del Taller, ha traducido de una edición italiana algunos extractos del Me-Ti,  de Bertolt Brech, que vienen muy al caso. Se explica por qué en la introducción del propio Santiago.

 Acerca del Bloque 8:

 No nos quedan espacio en la entrega ni imaginación en la cabeza para responder como quisiéramos a quienes han preguntado y sugerido cuestiones relacionadas con este apartado. Mejor no hacerlo que hacerlo mal: esperamos vuestras sugerencias de textos concretos, asequibles y no muy largos para iniciar la discusión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Taller "Marx desde cero" y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ANOTACIONES acerca de los textos de la Tercera Entrega

  1. Juan j. aguirre dijo:

    Bloque 3

    Vivo en un país ex-república populer desde 1990 y os puedo asegurar que la violencia capitalista para someter a la economía privada a la población mediante el hambre, la delincuencia (mafias imbricadas con el aparato represor estatal) parecen calcadas de las circunstancias en que Marx y demás clásicos desarrollaron su pensamiento.
    El tráfico de personas (prostitución y trabajo ilegal) son solo las formas más visibles de la expropiación que han sufrido los pueblos de Europa Central y Oriental.

    Otra curiosidad es como los inversores extranjeros lo primero que hicieron fue suprimir los descansos de los trabajadores durante la jornada laboral, salvo claro está el almuerzo, como se expropiaron las casas de descanso, y se arruinaron las casas de cultura, guarderías y casas cunas, clubes deportivos y demás insiottuciones de ocio. No hablamos de la destrucción de los sistemas educativo y sanitario.

    Habría que reflexionar sobre el hecho de que la violencia del Estado en los estados socialistas es probablemente la violencia revolucionaria que, una vez sometido el enemigo interior – la burguesía colaboracionista del nazismo – se autoperpetua para contrarestar la violencia que el capitalismo mundial ejerció hasta derrotar a las repúblicas populares.

    No olvidemos que esos estados ahora llamados totalitarios, sin que tengan nada en común con el fascismo (autodeniminado totalitario) fueron el único soporte real y neceario para el triunfo del proceso descolonizador y de revoluciones embelmáticas como la cubana o la vietnamita.

    Lanzo esto como una reflexión. Saludos

    • tonyoolive dijo:

      Muchas gracias Juan j., gracias por visitar nuestro blog y gracias por tu aportación.

      El tema nos es muy interesante. Con el tiempo que ha pasado desde la derrota del modelo de los países del Este de Europa y sus consecuencias, deberíamos ser capaces de interpretar ese momento histórico. Desde el blog estamos trabajando para ofrecer un monográfico.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s