Recortables

¿Se acuerda usted de aquel pasatiempo infantil, que consistía en separar con unas tijeritas una figura dibujada en un papel? La figura podía ser cualquier cosa: Un castillo, una muñeca, un coche o un misil nuclear intercontinental que apuntaba a La Habana. Pues bueno. Pues bien. Pues ahora resulta que los “recortables” somos nosotros.

¿Qué quiénes somos nosotros? Los trabajadores. Claro. Y ahora puede que usted se ponga en guardia: Ya está aquí otra vez el listo éste, hablando de lucha de clases. De teorías económicas y sociales trasnochadas, que fueron enterradas con la espesa y casposa barba de Carlos Marx. Ahora la clase obrera ya no existe, me dirán. Los que podemos leer por internet somos “clase media”. Hay algunos pobres que lo son porque no les mola nada eso de currar. Y luego están los ricos. Que son pocos, pero seguro que tienen sitio para alguno más. Como por ejemplo usted. Porque usted lo que realmente quiere es ser rico, ¿verdad? Esto de ser “clase media” es un estado accidental. Temporal. Algo que seguro que se arregla en poco tiempo. Y entonces le invitarán a usted a formar parte del Club Bilderberg, con una preciosa cartita ribeteada en filigranas de oro. Pero oro del bueno. Del de veinticuatro kilates. O más.

Pues va a ser que no. Mejor se lo va quitando usted de la cabeza, porque eso no va a pasar, compañero o compañera de clase trabajadora que lo es, a su pesar. Dese usted cuenta de una jodida vez: Para que exista el negro, tiene que haber blanco. Para que existan ladrones, tienen que haber atracados. Para que existan ricos, tienen que haber pobres… Para que existan capitalistas, tienen que haber trabajadores. Y muchos, además. Cuantos más trabajadores haya, más ganancia para el capital. Más robo, más explotación, más beneficio. Más plusvalía. Así que, como comprenderá usted, a los capitalistas no les interesa que su selecto club se amplíe. Porque verían rebajada su tasa de beneficio. Cuantos menos seamos, mejor. Más a repartir. Olvídese usted de ese “golpe de suerte” en forma de cartulina elegantemente decorada que le invitará a codearse con las grandes fortunas mundiales. Porque va a seguir siendo usted un pringao, como todos los de su clase. Su “clase media”, qué paradoja, no es más que clase trabajadora con ingresos por encima de la media.

Pero el frotar se va a acabar. Ahora todos somos “recortables”. Nuestras hipotecadas casas son los castillitos que se doblaban y pegaban, nuestros fondos de armario son los vestidos de muñeca que llevaban aquellas graciosas solapitas blancas que se plegaban y se sujetaban a los hombros de la figura. Y nosotros somos los que, con la implacable tijera del capital, vamos a ser recortados de nuestro papel de trabajadores y reducidos a simples gurruños de material sobrante, que se hace una bola y se tira a la papelera. Mercancía inútil.

Porque usted no es más que eso en una crisis económica como ésta. Mercancía sobrante. Y cara, además. Debe usted ser recortado, o eliminado. Si el problema es que no se vende, es porque se ha producido demasiado. Si se ha producido demasiado, hay que producir menos. Si hay que producir menos, sobra fuerza de trabajo. Si sobra fuerza de trabajo, quien sobra es usted. Así que una de dos: O le tiran a la calle o le reducen la nómina. Lo que sea más barato.

¿Cómo se le llama a eso de tirarle a usted a la calle o bajarle el jornal, en la jerga política actual? Pues eso se llama “Reforma Laboral”. Y ya tenemos más de cincuenta de éstas desde 1975, ejecutadas sobre nuestros derechos a partes iguales a través de las serviles manos del PSOE y, recientemente, la más brutal de la Historia, servida por el PP. A golpe de Real Decreto.

Con todas estas “reformas” y “recortes”, que no son otra cosa que supresión de derechos sociales a favor de las cuentas de los grandes banqueros y especuladores, ya puede usted ir preparando su viaje. El viaje que, de un decretazo, le van a forzar a realizar desde su acomodada “clase media” a la dura realidad de la clase trabajadora. Y olvídese de la “business class”. Que el trayecto lo hará en clase turista. Sin paradas. Ni para mear.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Recortables

  1. amelia dijo:

    hola Antonio,
    Gracias por tu atención y tanta consideración.
    Entiendo que no me entiendas, suelo explicarme muy mal, estoy tratando de aprender. Y he descubierto la diferencia de cuando escribo para mi y cuando escribo acá y lo leo al cabo de las horas o los días, se crea una distancia que me ayuda a ver diferente, es una gran ayuda.

    tratando de contestar
    ¿Qué escritos como éste de M.Sonoro no son buenos para la lucha?, ¿quién lleva a la conciencia de clase?.

    El trato ¿ud. trataría así a un niño? Un niño empobrecido por la misería del dinero, engañado por las ilusiones que parecen hermosas porque nadie le enseñó a mirar y ver.
    ¿Los de la izquierda, que han echo hasta ahora? izquierda del capital, nada mas, mantener.

    Y dicho trato, lleva a esas respuestas, solo que por no saber lo llevé a un plano personal desde donde mejor me manejo, por ahora.

    No soy “recortable” no entré en el círculo vicioso por tener conciencia, pero si conozco a gente que lo es, y no le empujo a base de hostias, ahora a joderse….

    ¿quien lleva a la conciencia de clase? pues uno mismo, cuando puede reconocerse en los diferentes planos de la realidad y por lo tanto deja de hacerse ilusiones. Sin ilusiones, las clases no existen. Pero seguro que esto es una simpleza mia, por aquello que dices:

    “..Pero también conflictivo. Se entremezclan conceptos diferentes como estratificación social, análisis de clase, estrategia de clase, consciencia de clase…”

    “El cómo se gana o se consigue es la piedra angular.”

    ¿recomiendame algún escrito, libro que trate el tema.

    Seguiré leyendo y estudiando, contrastando ideas y…. abusando lo menos posible.

    • Rafa dijo:

      Hola, Amelia. No acabo de aclararme con tu comentario. ¿Quieres decir que mi artículo es demasiado duro?

      Salud.

      • amelia dijo:

        hola Rafa,

        Trataré de explicarme, vamos a ver si lo logro.

        No, no hablo de dureza, hablo de injusticia.
        Verás, no comprendo el comportamiento de las izquierdas, sean mas de centro o de izquierda, desde que se terminó la dictadura franquista. ¿como alguién pensó que se podía pasar de una dictadura a una democracia así como si fuera cambiarse de camisa?
        Bien, había miedo y se hizo lo que se hizo, pero…y después, qué.
        ¿Que planfetos, periodicos salieron para los pueblos, por todos lados, dando información, impartiendo herramientas que permitieran salir del ataud? ¿como hasta el día de hoy, no han llevado a los jóvenes siguientes a pedir otra constitución?¿cuantas generacioens han pasado desde entonces…2? Sí por internet se consigue mucho, pero también mucha basura.
        Vuelvo a preguntar¿donde está la izquierda? solo para aprovechar las circustancias y pillar a la “masa” perdida y utilizarla para?…. Por que eso de tomar el poder…, no deja nada claro, por lo que se puede ver.Y ya no vamos hablar de la bandera ¿que me dices del himno? cuando mi hija me dice que no tiene letra…, es que caigo en la cuenta, al escucharlo luego(no veo tv).
        Los que tienen conocimiento dentro de la izquierda, si no es ese conocí-miento, deberian tomar otra posición para ver al pueblo, que todavía existe. ¿cual? tomar conciencia de la verdadera realidad y si hay que buscar culpables no hacerlo donde no estan.
        Me ha costado mucho aprender a tomar posiciones antes la remetida del sistema y por lo tanto conozco las dificultades. Con las ventajas de tener un papá antifranquista y anticuras, salir del país al casarme con un extranjero(si, tuve que casarme) Tratando de buscar una forma de vivir diferente, sin conciencia política, eso vino después, casi, casi estoy comenzando. Y hay mucha rabia por el tiempo perdido y la actitud de los que saben, o mejor dicho, de los que dicen saber.

        Me recuerdan a los testigos, esos que dicen, “metete eso en la cabeza” eso es así, el fin está cerca o vienes con nosotros o a joderse al fuego eterno.

        esto lo aclara?

      • tonyoolive dijo:

        Hola de nuevo Amelia, he leído con interés tu comentario. No obstante, sigo sin entender algunas cosas que planteas. Francamente, no sé si estás enfadada con este blog y el Taller, con la izquierda en general o con ambos. Voy a intentar contestarte a algunas cuestiones tal como entiendo yo, desde mi experiencia y vivencias personales.

        En primer lugar te diré que no creo en “salvadores” de ningún tipo que se formen por “generación espontánea” y vengan a liberarnos de nuestras cadenas. Para mí, eso es más propio de la religión judeo-cristiana que ofrece un salvador al final de los tiempos. Al contrario, creo en la responsabilidad de cada uno (sí, creo en las siguientes máximas: “el movimiento se demuestra andando” y “por sus hechos los conoceréis”). Y me explico: muchas veces he escuchado a compañeros de tajo, a vecinos…etc. lanzar críticas feroces a los sindicatos, a algunas fuerzas de izquierda transformadora en plan “los sindicatos son una mier…, no hacen nada…”, “IU y el PCE son unos vendidos al sistema” y cosas así. Y no digo yo que no tengan razón, pero automáticamente les pregunto: ¿qué has hecho tú para transformar la realidad?, ¿qué acciones has realizado a lo largo del día que nos acerquen al socialismo cotidiano?, ¿estás organizado?., ¿luchas contra las injusticias, y cómo?. Créeme, muchas veces los más feroces críticos con las organizaciones transformadoras suelen ser gentes que nunca han participado en nada, en ninguna manifestación, en ninguna reivindicación, no han repartido ni un papel.

        ¿Por qué todo este rollo?. Porque me parece que eres injusta. ¿Qué panfletos, qué papeles salieron?, preguntas. Pues salieron muchos, unos mejores, otros peores; unos publicando textos de clásicos, otros que analizaban la realidad social del momento otros que daban espacio a las gentes. Mundo Obrero, Utopías-Nuestra Bandera, Mientras Tanto, Sistema, Cuadernos de Ruedo Ibérico…son tan sólo una pequeña muestra. Lo que ha ocurrido no hace falta que te lo cuente. Es Historia Contemporánea. Pero te lo recuerdo: el socialismo como proyecto alternativo a la sociedad realmente existente ha sido derrotado y el retroceso ideológico ha sido brutal. La estrategia de las clases dominantes de crear un discurso desprestigiando la política ha ayudado, junto a otros factores, a un alejamiento de la política, de la militancia no sólo de los jóvenes, sino de amplias capas de la población. Pero el conocimiento cuesta, aprender supone esforzarse y esos valores no predominan en la sociedad.

        En otras partes te refieres a “las izquierdas” y a la “izquierda”. ¿Qué entiendes tú qué son?. Por ejemplo, para mí, la socialdemocracia europea no es izquierda. El Partido Demócrata de EEUU y Obama no es izquierda. Para mí, actualmente, la izquierda en este país se encuentra (y valga la reiteración) a la izquierda del PSOE, en algunas bases de los sindicatos, en el movimiento altermundista y en los movimientos sociales. ¿Dónde están? Dónde pueden. La sociedad ha girado a la derecha, ha asumido muchos valores neoliberales y no son cientos de miles, millones las personas que militan en la izquierda transformadora. Y desde luego su objetivo no es “pillar a la “masa” perdida y utilizarla”, como planteas.

        Este párrafo no lo termino de comprender: Los que tienen conocimiento dentro de la izquierda, si no es ese conocí-miento, deberían tomar otra posición para ver al pueblo, que todavía existe. ¿cual? tomar conciencia de la verdadera realidad y si hay que buscar culpables no hacerlo donde no estan.

        Por último, quisiera expresarte una observación. De la lectura de todos los comentarios que has realizado en el blog, denoto cierta rabia, cierto rencor hacia la incompetente izquierda que no ha sabido transformar el mundo. Tan solo te recordaré que el adversario al que nos enfrentamos es enorme, poderoso y nos ha derrotado. Pero lo que no consigamos por nostros/as mismos/as nadie lo va a hacer por ti. Y para ello, mejor estar organizado.

        Salud
        A. Olivé

      • amelia dijo:

        Hola tonyoolive

        Sí, tienes razón, hay una rabia contra la izquierda, pero no contra el blog, al que vengo casi a diario,cuando puedo, para leer algún artículo. La verdad es que me ha ido saliendo, me consideraba indiferente al tema del pasado.
        Se puede pensar que no participo en nada y no es asi,pero eso es lo demenos. Empiezo a perder interés en las huelgas y la situación amerita tomar posiciones cada vez mas claras.
        Por eso debe ser que se mezcló todo.
        Solo me resta pedirles disculpas, no por lo que pienso, por ir a la carga con todo lo que llevaba sin conciencia de ello.
        Gracias por permitirme, con este dialogo, conocer lo que me ocultaba. Para mi no ha sido ningún rollo, pues intento no ser injusta, pero se que a veces lo somos por lo que llevamos, por eso el 1er. escrito, que por el sentir no me permitio hacer una critica justa.
        un abrazo.

  2. amelia dijo:

    Posibles contestaciones a eso y por supuesto, giro de cabeza para hablar con otr@.
    No puedes hacer eso…., no puedes tratar de quitarme las ilusiones, no puedes ser tan pesimista y dejarme sin ilusiones….no puedes….
    Cuando era niña me dijeron que si estudiaba no tendría que fregar suelos… es verdad que no estudié, pero mira a rokefeler, a ese de los programas del ordenador a..ellos, llegaron muy arriba lavando platos, vendiendo periodicos. ¿que me dices de la periodista que llegó a ser princesa?.Y que generosos y buenos que son, como tienen conciencia, no se olvidan y donan millones para…
    No hay que perder la esperanza. Fíjate, hace unos dias que me dijeron que el hijo de fulano, hoy está en la real academia, ese, que parecia tonto de niño, llegó……y sino llegará mi hijo que se hizo ingeniero…médico, abogado…

    Eres envidiosa y como no has llegado hablas así….. O has llegado y no quieres que otros lo hagan….

    De esto solo hará caso otra como tu, envidiosa, o que no quiere esforzarse y si no porqué te quedaste de maruja? porque es mas cómodo ¿NO?
    y se acabó, porque no se escucha mas, ni las razones por las cuales has tomado esa posición. De la que extraes muchos beneficios personales de estudio, libertad para la acción por disponer del tiempo… y das momentos de reposo a los tuyos cuando vienen agotados de la lucha diaria. Eso en mi caso, que pago un buen precio; En el del trabajador…los ascensos, empecé de , ahora soy… Mi jefe me tiene consideración, estoy muy bien…Y si no, la lotería, la once, el bingo….Si estoy mal, ya conseguiré otro puesto, soy joven y no pierdo la esperanza…

    No me parece la forma para estimular la lucha, la conciencia real. Y que pueda llevar a una verdadera revolución, que sea duradera por la conciencia del ser ¿ es el que lleva a la conciencia de clase?

    ¿Que se ha conseguido hasta ahora, aparte de, APARENTES mejoras económicas? que solo han llevado a un temor, por perder lo ganado. ¿No ha ganado el miedo? Los luchadores terminan quemados.
    El capitalista se siente seguro, porque sabe muy bien de que pie se cojea, cual es el talon de aquiles del currante que muestra tanta malestar.
    ¿que significa, como, qué se gana, teniendo conciencia de clase?

    • tonyoolive dijo:

      Hola Amelia,
      En primer lugar me gustaría agradecerte tu participación en el blog. Y no sólo eso, también el hecho de que hayas compartido con nosotras tus pensamientos, ideas y reflexiones a través de los diferentes posts (entradas) realizadas, especialmente el “diálogo” mantenido con Amparo (gracias a ti también, Amparo).

      En segundo lugar, no obstante, me gustaría saber cuáles son tus necesidades y en lo que te podemos ayudar, ya que hay momentos que no lo tengo muy claro. Como ejemplo, tu aportación al escrito de Maese Sonoro. Entiendo que lo que tú nos escribes es lo que la mayoría de la gente suele objetar al escuchar o leer los argumentos que plantea Sonoro. Y tienes toda la razón. Esas mismas respuestas las hemos escuchado muchas, demasiadas veces (y otras del estilo: “para qué hacer nada si nada va a cambiar”, “no pierdas el tiempo con la política, todos son iguales”…etc).

      Por último, quiero llamar la atención a algo concreto que has escrito:

      “No me parece la forma para estimular la lucha, la conciencia real. Y que pueda llevar a una verdadera revolución, que sea duradera por la conciencia del ser ¿es el que lleva a la conciencia de clase?.”

      No entiendo muy bien lo que quieres decir. ¿Qué escritos como éste de M.Sonoro no son buenos para la lucha?, ¿quién lleva a la conciencia de clase?.

      Y también has escrito:

      ¿Que se ha conseguido hasta ahora, aparte de, APARENTES mejoras económicas? que solo han llevado a un temor, por perder lo ganado. ¿No ha ganado el miedo? Los luchadores terminan quemados.

      Estoy completamente de acuerdo. Creo que aquí Marx (como en otras cosas) se equivocó. En las sociedades opulentas (el primer mundo, occidente o como queramos denominarlo –pero pocos países en comparación con el tercer mundo-), los trabajadores -o parte importante de la clase trabajadora- tiene algo más que perder “que sus cadenas”: miedo a perder la segunda residencia, las vacaciones, los viajes, el poder de consumo…etc. Ha ganado el miedo. De momento.

      Y también:

      El capitalista se siente seguro, porque sabe muy bien de que pie se cojea, cual es el talon de aquiles del currante que muestra tanta malestar. ¿que significa, como, qué se gana, teniendo conciencia de clase?

      Bueno, Amelia, no diría yo que el capitalista se sienta seguro (vive en una constante competencia por sobrevivir en unas reglas que le transcienden a él y a nostras; por conseguir más y más plusvalor), pero sí que saben manejar bastante bien a los currantes (claro, el miedo al desempleo y a la exclusión “del paraíso consumista de todo a un euro”, también ayudan). En cuanto a la última interrogante, pues que decirte, es la interrogante con mayúsculas. El tema de la “clase” es vital en el marxismo y para otras disciplinas de estudio. Pero también conflictivo. Se entremezclan conceptos diferentes como estratificación social, análisis de clase, estrategia de clase, consciencia de clase…

      El cómo se gana o se consigue es la piedra angular.

      Bueno, voy acabando ya este largo post, no sin reiterar mi agradecimiento a tu participación y recordando que muchas Amelias, muchas Amparos son necesarias no solo para este Taller, sino para la lucha por el socialismo de cada día.

      Salud
      Antonio Olivé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s