Cuestión de Clase

¿Tiene usted clase? Usted, trabajador asalariado que se pasa el día pringando para que otros ganen dinero, y cuya máxima aspiración consiste en poder llegar a fin de mes, pagar la hipoteca y tener una jubilación decente cuando se haga mayor. Usted, trabajadora autónoma, puteada por la competencia de las grandes empresas, viendo cómo mengua constantemente su facturación, aumentan los intereses de sus préstamos y corre serio peligro de caer en el paro sin subsidio. Usted, trabajador funcionario, cuyos ya escasos ingresos han entrado en barrena hacia el recorte de presupuestos, que se va a quedar sin paga extra, sin seguro médico y sin trabajo como a los que usted sabe se les vaya un poco más la mano con la tijera, como en Alemania se les ha ido. Usted, trabajadora en desempleo, que ve cómo llega rápidamente la fatídica fecha en la que se le acaba el subsidio o los cuatrocientos y pico cochinos euros que le dan después de pasarse años currando como una enana. Usted, jubilado con la mínima, o un poquito más, o la no contributiva, que ve cómo mes tras mes su ya escasa pensión no le da ni para cenarse un paquete de pipas con sal y está pensando seriamente en sustituir las bombillas por cirios pascuales, a ver si así, de paso que reduce la factura de la luz, algún santo intercede por su ajustadísima situación económica…

Usted tiene clase. Y aunque la de cada uno sea la de cada cual, todas sus clases tienen, al menos, un rasgo en común. Ese rasgo es el derecho y la imperiosa necesidad de una adecuada cobertura social para poder vivir dignamente. Una buena nómina a fin de mes, un contrato indefinido, una asistencia sanitaria de calidad, un buen seguro de desempleo, una enseñanza pública y adecuada para sus hijos, una pensión que compense las décadas de vida gastadas trabajando en lugar de disfrutando, y que le permita pasar la que le queda en este valle de lágrimas sin sufrir las dentelladas de la miseria… Usted es, en el todo o en la parte, Clase Trabajadora. La necesidad y el derecho a la cobertura social es el rasgo común que le une al resto. Como el pegamento a los cromos de un álbum.

Y es, precisamente, esa cobertura social la que está en juego en estos momentos. En juego y en gravísimo riesgo de perderse con el infausto Tijeretazo.

¿Pero es que ese porrón de millones del presupuesto del Estado va a desaparecer, por arte de birlibirloque, de la circulación? No, la pasta no se esfuma. Va a alguna parte. ¿A dónde? Recuerde usted ahora la indecente cantidad de préstamos a bajo interés que el estado ha concedido graciosamente a los bancos, las subvenciones públicas a grandes industrias como la del automóvil, las emisiones de deuda pública a óptimo interés que son acaparadas por especuladores de talla internacional… Ahí, ahí. Ahí es donde va a ir a para nuestra cobertura social: A la gran Banca y a la Clase Capitalista.

Tras años de pasividad, los grandes sindicatos están tocando a rebato. Llaman a la Huelga General contra ese desvío del presupuesto público desde la cobertura social a manos del negocio privado. Y usted (no lo niegue) se está planteando seriamente secundarla o no. Para usted, la posibilidad de no ir a la huelga es un método de justo castigo a unas organizaciones que deberían haber defendido mejor sus derechos y no lo han hecho. Como si ahora su lucha, sus intereses y su mismísima subsistencia estuviesen contra los sindicatos.

Pero no es así. La lucha, el conflicto, siguen siendo los mismos: Las Clases Trabajadoras contra la Banca y el gran Capital especulativo. Haya o no haya sindicatos de por medio, lo hayan hecho bien, regular, mal o como el culo, las hostias se continúan repartiendo entre estas dos Clases Sociales antagonistas: La Clase que tiene derecho y necesidad de cobertura social (usted, asalariado; usted, autónoma; usted, funcionario; usted, parada y usted, jubilado) y la Clase que quiere acaparar para su propio y privado provecho esa cobertura social ante las vacas flacas que ella misma ha provocado (los banqueros y grandes capitalistas, a los que no llamaremos de usted porque no es probable que sigan este blog).

La Huelga General es uno de los cada vez más escasos métodos de lucha y presión que le queda a la Clase Trabajadora. Usted puede perder un día de trabajo, pero ellos, la Clase Antagonista, pierden el rendimiento de trabajo y el correspondiente beneficio de todas y todos los que hagan huelga. Y ahí es donde más les duele. Por ahí podemos hacerles daño. Por las pérdidas enormes que puede suponerles una Huelga General masiva.

Puede usted estar en desacuerdo con la trayectoria derrotista y gris que han seguido los sindicatos mayoritarios hasta ahora. Probablemente tenga usted razón. Pero dese cuenta de que, si no secunda usted esta Huelga General, quien va a sufrir las consecuencias es toda su Clase Social, la Clase Trabajadora. Como las lleva sufriendo desde hace años, perdiendo posiciones y derechos sin siquiera plantear batalla. Y la convocatoria de Huelga General (venga de quien venga) es el punto perfecto para afianzar posiciones y contraatacar. Para reconquistar la Cobertura Social. Para reconquistar la vida digna que usted, y usted, y usted, merecen por derecho.

Esta entrada fue publicada en Actualidad y Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Cuestión de Clase

  1. amparo dijo:

    Maese Sonoro: A este artículo no le falta ni una coma. Una mayoría de trabajadores no tienen claro que el que es asalariado adquiere la condición de clase obrera, por desgracia muchos tienen un pie dentro y otro fuera y se confunden de clase. Los trabajadores que no hagan huelga esperan recibir los beneficios que se puedan sacar de ella, lo que quiere decir que esperan que les hagamos la cama… Pero aún así, todos los demás tenemos que empujar para ganar esos derechos perdidos.

    La esperanza es lo último que debemos perder; hay que ser positivos. Toda la clase obrera A LA HUELGA PUES LA UNION HACE LA FUERZA.
    ARRIBA PARIAS DE LA TIERRA, VENCEREMOS TODOS JUNTOS.

    UN ABRAZO MAESE SONORO

  2. El Perillas dijo:

    Yo la secundo. Pero primero…. tenemos que despertar a la clase obrera, tan dormida ella desde hace 20 años. Los sindicatos en este pais están más que integrados en la rueda del poder y el necio capitalismo, no hay más que ver al antiguo secretario General de CCOO José María Fidalgo. Esto es muy gordo, nos han desarmado y no lo arreglaremos en nuestras vidas, muchos años han de pasar hasta que los obreros volvamos a levantar la cabeza y de paso descabezar a más de uno.

    • Rafa dijo:

      El problema de la falta de conciencia de clase en España viene de lejos, compañero. Y, si tenemos en cuenta las influencias de los pactos que se empezaron a llevar a cabo en Europa tras la Segunda Guerra Mundial entre patronal y sindicatos, en pro del cacareado “estado del bienestar”, tírale setenta años. Ahí es nada.

      Nuestro trabajo ahora es recuperar esa conciencia de clase, a veces perdida y a veces jamás tenida. Pero no debemos desesperar. No debemos arrojar la toalla ni perder toda esperanza. Estos durísimos momentos de crisis que golpean casi exclusivamente a las clases trabajadoras son un caldo de cultivo muy apto para recuperar nuestra conciencia y, también, nuestra solidaridad y nuestro proyecto emancipador. Hemos de aprovecharlo. Como ves, las condiciones socioeconómicas del capitalismo cambian a un ritmo cada vez más acelerado y caótico. Podría decirse que estamos en un momento óptimo para hacer historia. Vamos a intentarlo.

      Salud y Huelga General.

    • amelia dijo:

      yo no lo tengo claro, me parece hacer lo mismo para conseguir, nada, o quizá un poco para unos pocos.
      No tengo claro quien ganará con ella, porque me parece que el trabajador,no. Es repetir la historia, ya esto de las huelgas sirve de poco o nada ¿no lo hemos visto?
      ¿Porque tenemos que llegar a tropezar en la misma piedra y darnos de bruces si se puede hacer con mas inteligencia? o no se puede y porqué?
      Y no se enfaden, no defiendo al capital, soy acapitalista(por definirme según la conciencia que hoy tengo). No voy en contra porque considero que ir encontra, si no es con todas, no sirve de nada.
      ¿que es conciencia de clase? Llevo tiempo pensando esto y, no veo clara la respuesta.
      Podría ser, reivindicar mejoras para mantener la estructura?
      Unas preguntas: ¿porque la clase obrera se ha dormido? ¿Porque los sindicatos se han integrado en la rueda de
      poder? ¿Porqué nos han podido desarmar?

      Considero que lo que nos han pisado, no es la condición obrera, es la humana, la obrera solo es dentro de la estructura de poder, si vivieramos en una estructura sin clases no habría esta definición de esa manera, digo yo, que sueño con un sistema estructurado sin clases.

  3. maria dijo:

    Me encanta este articulo.Me convence me convence..ellos se lo guisan ellos se lo comen…o sino,dentro de nada acabaran privatizando hasta la atencion medica.algo tiene que cambiar.
    espartanos!!a manifestarse!

    • Rafa dijo:

      Me alegra que te guste el artículo, María. Ahora lo que nos toca es dar la brasa a nuestro alrededor por si acaso hay algún despistao que no asuma que la próxima huelga general es EN BENEFICIO DE TODOS. ¿De todos, quiénes todos? De todos LOS TRABAJADORES.

      ¡A LA HUELGA GENERAL!

  4. Rosa dijo:

    No lo entiendo del todo pero me convence. Yo lo tengo claro, huelga voy a hacer para que no nos quiten nada más.
    Puestos a ahorrar que traigan a los soldados y guardias civiles que están por ahí, quiten asesores de los políticos o yo que sé.
    Me gusta este blog

    • Maese Sonoro dijo:

      Hola, Rosa. Efectivamente, nos guste o no nos guste la actuación de los sindicatos mayoritarios en todo esto, la única salida que nos queda es ir a la Huelga General. No tenemos más método que ése para intentar frenar la salvaje oleada de recortes que este gobierno “socialista” nos está imponiendo.

      Aquí también estamos para hablar, así que ¿quieres decirnos cuáles son los puntos del artículo que no entiendes del todo? Será un placer aclararte nuestros puntos de vista y, si se tercia, entrar en debate sobre ellos. Salud.

  5. Antón dijo:

    Estupendo análisis, pero ¿ habrá agallas para conseguir una huelga general masiva y contundente ? lo veremos el 29 de septiembre. ¡ Salud, fuerza y conciencia de clase obrera. Antón

    • Maese Sonoro dijo:

      Hola, Antón. En tu comentario das la clave para conseguir que la Huelga del 29 sea como debe ser: masiva y contundente. Se trata de conciencia de clase. Ni más ni menos. Pero, ¿qué deberían hacer los sindicatos mayoritarios para recuperar esa conciencia de clase que tanto el sistema como ellos mismos se han encargado de domesticar y casi hacer desaparecer? Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s