ARISTÓTELES, ÉTICA A NICÓMACO

ARISTOTELES: Texto clave en la historia de la filosofía porque pone el dedo en la llaga. Lo divino debemos tomarlo como aquello que se opone a lo humano. Establece una premisa necesaria para el conocimiento, la descontaminación de todo lo que no sea conocimiento. Etica a Nicómaco, 1, X, c 7.

ARISTÓTELES, ÉTICA A NICÓMACO, 1.X,c.7.

<< Si la felicidad es una actividad ejercida conforme a una capacidad, es razonable que se trate de la capacidad más perfecta de la parte mejor del hombre. Ahora bien, la parte mejor del hombre es la Razón o como quiera que llamemos a aquella parte de nosotros que por naturaleza parece ser la más excelente y principal y poseer la intelección de las cosas bellas y divinas; pues la Razón es o algo divino o, ciertamente, lo más divino que hay en nosotros. Por tanto, su actividad –según la capacidad que le es propia- será la felicidad completa.

>>… Más aún, parece que solamente esta actividad se busca por sí misma pues no tiene ningún resultado fuera del conocimiento mismo, mientras que con otras actividades buscamos más o menos algo aparte de la actividad en sí.

>>… pero tal vida sería superior a la condición humana: en efecto, no vivirá así en cuanto hombre, sino en cuanto reside en él algo divino; y cuanto difiere esto del compuesto, otro tanto excede esta actividad de las que se realizan conforme a las demás capacidades. Ahora bien, si la Razón es algo divino en relación con el hombre, también la vida conforme a ella es divina en relación con la humana. No hay que tener, como algunos aconsejan, sentimientos humanos puesto que somos hombres, ni sentimientos mortales puesto que mortales somos, sino inmortalizarse en cuanto sea posible e intentarlo todo para vivir de acuerdo con lo más excelente que hay en nosotros mismos… Y parecería que cada uno de nosotros consiste precisamente en esto, que lo principal es también lo mejor. Sería, por tanto, absurdo no escoger la vida propia sino la de algún otro ser. Y esto está de acuerdo con lo que dijimos anteriormente, pues lo propio de cada cosa es, por naturaleza, lo más excelente y agradable para cada cosa; para el hombre, por tanto, la vida según la inteligencia, si es que el hombre es primariamente esto. Y esta vida es, además, la más feliz.>>

Esta entrada fue publicada en Textos "Filosóficos" y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s